Sal­vi­ni lu­ce múscu­lo en Ro­ma

La Li­ga reúne en el cen­tro de la ca­pi­tal a 80.000 per­so­nas en apo­yo a su gestión y pro­me­te que no ha­rá caer al Gobierno

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - DA­NIEL VER­DÚ,

Ca­no­va y Ro­sa­ti, dos vie­jos ca­fés a un la­do y otro de la piaz­za del Po­po­lo, vie­ron ce­nar a Fe­de­ri­co Fe­lli­ni y Pier Pao­lo Pa­so­li­ni en tiem­pos de la Dol­ce Vi­ta ro­ma­na. Ayer por la ma­ña­na es­ta­ban lle­nos de ban­de­ri­tas re­gio­na­les de Lom­bar­día y Vé­ne­to con es­ló­ga­nes xe­nó­fo­bos. “Pri­me­ro los ita­lia­nos”. “¡Qué ho­rror!”, suel­ta de la­do una ve­ci­na de la ca­lle Ri­pet­ta. No ha­ce tan­to, las hues­tes de la vie­ja Li­ga Nor­te, los bár­ba­ros, co­mo les co­no­cían aquí por sus mo­dos ta­ber­na­rios en el Par­la­men­to, so­lo via­ja­ban a Ro­ma cuan­do es­ta­ban de pa­so. Pe­ro ayer, a la fal­da de la ele­gan­te Vi­lla Borg­he­se, lle­ga­ron hor­das de mi­li­tan­tes de la Li­ga en au­to­ca­res pa­ra ce­le­brar a su lí­der, Mat­teo Sal­vi­ni. “¡So­lo un Ca­pi­tano!”, gri­ta­ban pro­fa­nan­do el úl­ti­mo gran mi­to fut­bo­lís­ti­co de la ciu­dad. Una pues­ta en es­ce­na pa­ra mos­trar el múscu­lo del par­ti­do que go­bier­na Ita­lia con el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5S) y que, se­gún las en­cues­tas, hoy ya po­dría ha­cer­lo en so­li­ta­rio. Sal­vi­ni, sin em­bar­go, pro­me­tió que no ha­rá caer al Gobierno.

La mis­ma pla­za fue es­ce­na­rio ha­ce un año de una ma­ni­fes­ta­ción de la iz­quier­da con­tra el fas­cis­mo. No lle­ga­ron ni de le­jos a las 80.000 per­so­nas de ayer. La ca­lle es­tá con Sal­vi­ni, el lí­der más va­lo­ra­do con un 64% de apo­yo (fren­te al 16% del ex pri­mer mi­nis­tro Mat­teo Ren­zi), que subió al es­ce­na­rio con una su­da­de­ra de la Po­li­cía. Y el dis­cur­so, con ecos mus­so­li­nia­nos —com­par­ten mu­le­ti­llas co­mo “io ti­ro drit­to” o “me ne fre­go”—, ca­la.

Sal­vi­ni, el día que una ava­lan­cha en una dis­co­te­ca de An­co­na pro­vo­có la muer­te de cin­co me­no­res y un adul­to, es la es­tre­lla de un mi­tin que co­men­zó con un mi­nu­to de si­len­cio. Sus es­cu­de­ros des­plie­gan una mez­cla de trum­pis­mo me­di­te­rrá­neo con las vie­jas cos­tum­bres del par­ti­do se­ce­sio­nis­ta que un día fue la Li­ga Nor­te. Eri­ka Ste­fa­ni, la mi­nis­tra de Asun­tos Re­gio­na­les, ilus­tra. Las dis­tin­tas re­gio­nes no de­ben re­nun­ciar a su au­to­no­mía, lan­za. Y en­ton­ces on­dean bien al­to las ban­de­ras de la Pa­da­nia, la de Es­co­cia y tam­bién una gran es­te­la­da ca­ta­la­na que acom­pa­ña a Sal­vi­ni en to­dos los gran­des mí­ti­nes. La Li­ga, al me­nos en eso, no es Vox. “To­da­vía creo en la in­de­pen­den­cia de la Pa­da­nia. Pe­ro es­ta­mos con Mat­teo y si él cree que es una bue­na es­tra­te­gia, ade­lan­te”, se­ña­la Ro­ber­ta Le­ti, una se­ño­ra de 53 años lle­ga­da de Ber­ga­mo en au­to­bús con su ma­ri­do y vo­tan­te de pri­me­ra ho­ra de aquel par­ti­do se­ce­sio­nis­ta.

“¡La ca­sa es sa­gra­da!” Cuan­do lle­ga Sal­vi­ni, sue­na el Nes­sun Dor­ma de Gia­co­mo Puc­ci­ni. Él se que­da tres mi­nu­tos con la mano en el co­ra­zón mien­tras la gen­te co­rea emo­cio­na­da su nom­bre y gri­ta “Vin­ce­rò” (Ven­ce­ré) al son de la fa­mo­sa aria. El lí­der de la Li­ga ha des­ci­fra­do me­jor que nin­gún otro po­lí­ti­co en Ita­lia el signo de los tiem­pos y su dis­cur­so, tan trans­ver­sal co­mo in­co­ne­xo, ha­bla de los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción, “los pro­ble­mas reales de la gen­te”, de los pro­duc­tos ita­lia­nos fren­te a “las as­que­ro­si­da­des de fue­ra”, de ese mal­di­to go­rri­lla que nos pi­de dos eu­ros a cam­bio de no ra­jar­nos las rue­das del co­che, de una ba­ja­da de im­pues­tos, de nues­tras sagradas tra­di­cio­nes y del de­re­cho a pe­gar­le un ti­ro a al­guien que en­tre en el do­mi­ci­lio de ma­dru­ga­da. Por­que Sal­vi­ni no es­tá a fa­vor de las ar­mas, pe­ro “¡la ca­sa es sa­gra­da!”, gri­ta.

Subie­ron tam­bién al es­ce­na­rio los go­ber­na­do­res de Lom­bar­día y Vé­ne­to, las re­gio­nes más ri­cas; ha­bla­ron los mi­nis­tros de la Fa­mi­lia, Lo­ren­zo Fon­ta­na, y el de Agri­cul­tu­ra, Gian Mar­co Cen­ti­naio. Con­vie­ne te­ner hi­jos, for­mar fa­mi­lias de pa­dres y ma­dres. “Hoy te­ne­mos una bue­na no­ti­cia, he­mos im­pe­di­do en Nue­va York que la ONU equi­pa­re nues­tros gran­des pro­duc­tos co­mo el ja­món de Par­ma al ta­ba­co”, lan­za Cen­ti­naio con su ha­bi­tual pro­gra­ma na­cio­nal-ali­men­ta­rio. La úl­ti­ma vez que su par­ti­do es­tu­vo reuni­do en es­ta pla­za no lle­ga­ba al 5% de vo­tos. Hoy se pre­pa­ra pa­ra go­ber­nar en so­li­ta­rio Ita­lia y trans­for­mar Eu­ro­pa.

/ GETTY

Mat­teo Sal­vi­ni, vi­ce­pre­si­den­te y mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, sa­lu­da a sus se­gui­do­res en el mi­tin de la Li­ga, ayer en Ro­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.