La nue­va Gue­rra Fría es tec­no­ló­gi­ca

El ca­so de la de­ten­ción de la vi­ce­pre­si­den­ta de Hua­wei mues­tra la cre­cien­te ten­sión en­tre EE UU y Chi­na por li­de­rar el fu­tu­ro del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y es­tra­té­gi­co

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - M. VIDAL LIY / X. FONTDEGLÒRIA

“Dad­me un punto de apo­yo y mo­ve­ré el mun­do”, re­za la fra­se que se le atri­bu­ye a Ar­quí­me­des en el si­glo III a. C. En el si­glo XXI, el punto de apo­yo cla­ve que mue­ve el mun­do es la tec­no­lo­gía. Y Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na es­tán in­mer­sos en una lu­cha cam­pal por su li­de­raz­go.

Una con­tien­da que se en­cuen­tra en la ba­se de su gue­rra co­mer­cial, y en la que ca­sos co­mo el de la de­ten­ción de la vi­ce­pre­si­den­ta de Hua­wei el pa­sa­do 1 de di­ciem­bre en Ca­na­dá, acu­sa­da por Was­hing­ton de vio­lar las san­cio­nes im­pues­tas a Irán y por lo que EE UU pi­de su ex­tra­di­ción, o la re­nun­cia del fa­bri­can­te es­ta­dou­ni­den­se Qual­comm a la com­pra de la ho­lan­de­sa NXP por no te­ner el vis­to bueno de los re­gu­la­do­res de la com­pe­ten­cia en Chi­na, mues­tran la dispu­ta en­tre am­bos paí­ses. Aun­que es­tos ca­sos no se­rán los úl­ti­mos: pe­se a que Chi­na y EE UU se­llen un acuer­do co­mer­cial en los pró­xi­mos me­ses, es im­pro­ba­ble que se re­suel­van las cre­cien­tes ten­sio­nes so­bre el con­trol de la tec­no­lo­gía por­que lo que es­tá en jue­go es la se­gu­ri­dad na­cio­nal —se­gún ale­gan los im­pli­ca­dos— y el do­mi­nio mun­dial.

Plan es­tra­té­gi­co

La mo­der­ni­za­ción in­dus­trial de Chi­na du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da es evi­den­te. En 2017 fue el país del mun­do que re­gis­tró más pa­ten­tes (un 43,6% del to­tal), más del do­ble que Es­ta­dos Uni­dos, se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual. Su gas­to en in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo re­pre­sen­tó en 2016 el 2,1% de su PIB fren­te al 1,4% re­gis­tra­do 10 años atrás. Va­rias com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas chi­nas se han he­cho un hueco en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal y el país es una pie­za cla­ve en la ca­de­na glo­bal de su­mi­nis­tros. Pe­kín es­tá a la van­guar­dia en tec­no­lo­gías emer­gen­tes co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, el block­chain o la crip­to­gra­fía cuán­ti­ca.

En par­te, es­te au­ge na­ce de la me­ra ne­ce­si­dad. Con una po­bla­ción en­ve­je­ci­da —es el país que más rá­pi­da­men­te se es­tá ha­cien­do ma­yor del mun­do: en 2030 una cuar­ta par­te de sus ha­bi­tan­tes ten­drá más de 60 años—, ne­ce­si­ta en­con­trar al­ter­na­ti­vas a un mo­de­lo que has­ta aho­ra pri­ma­ba la mano de obra abun­dan­te, ba­ra­ta e in­can­sa­ble. Y en par­te, Chi­na quie­re rom­per la lla­ma­da “tram­pa de los in­gre­sos me­dios”, la mal­di­ción que no han lo­gra­do evi­tar otras mu­chas eco­no­mías emer­gen­tes, in­ca­pa­ces de au­men­tar su PIB per cá­pi­ta más allá de un cier­to ni­vel. Pa­ra ello, ha con­clui­do, ne­ce­si­ta desa­rro­llar tec­no­lo­gías pro­pias que no le ha­gan de­pen­der de otros paí­ses.

En 2015 apro­bó su plan es­tra­té­gi­co co­no­ci­do co­mo Ma­de in Chi­na 2025, una ini­cia­ti­va a 10 años vis­ta cu­yo fin es mo­der­ni­zar su ba­se ma­nu­fac­tu­re­ra me­dian­te

el de­sa­rro­llo de diez sec­to­res cla­ve de al­ta tec­no­lo­gía. En­tre ellos, la ro­bó­ti­ca, los vehícu­los ali­men­ta­dos por nue­vas ener­gías, la ae­ro­náu­ti­ca es­pa­cial, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial o la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción. Se­gún los ob­je­ti­vos que se ha mar­ca­do, pa­ra 2025 Pe­kín as­pi­ra a una au­to­su­fi­cien­cia del 70% en los sec­to­res de al­ta tec­no­lo­gía.

Pa­ra 2049 as­pi­ra a ocu­par una po­si­ción do­mi­nan­te en los mer­ca­dos mun­dia­les. Pa­ra en­ton­ces, la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Chi­na cum­pli­rá 100 años y el pre­si­den­te chino Xi Jin­ping se ha mar­ca­do el ob­je­ti­vo de que su país sea una gran po­ten­cia glo­bal. Pa­ra con­se­guir­lo, el plan fo­men­ta la in­ver­sión chi­na en sec­to­res es­tra­té­gi­cos en el ex­tran­je­ro, mo­vi­li­za a sus mas­to­dón­ti­cas em­pre­sas es­ta­ta­les e in­clu­ye ju­go­sos sub­si­dios, in­cen­ti­vos fis­ca­les y cré­di­tos a in­te­rés fa­vo­ra­ble.

El pro­gra­ma Ma­de in Chi­na 2025 ha sus­ci­ta­do se­rias du­das en Oc­ci­den­te, que ya arras­tra­ban de an­tes que­jas so­bre el con­si­de­ra­ble con­trol es­ta­tal de la eco­no­mía. Las nor­mas que obli­gan a las em­pre­sas ex­tran­je­ras a aso­ciar­se con una com­pa­ñía lo­cal pa­ra en­trar en el mer­ca­do chino se en­cuen­tran en­tre las más cri­ti­ca­das, da­do que, se­gún es­tos paí­ses, obli­ga a un tras­pa­so for­zo­so de tec­no­lo­gía. Los sub­si­dios y las ven­ta­jas a las em­pre­sas es­ta­ta­les im­po­si­bi­li­tan tam­bién que las fir­mas fo­rá­neas pue­dan com­pe­tir en con­di­cio­nes de igual­dad.

Re­ce­lo de Oc­ci­den­te

A es­tos re­ce­los se su­ma, en el sec­tor tec­no­ló­gi­co, la pre­ven­ción oc­ci­den­tal con­tra la re­cien­te ley de ci­ber­se­gu­ri­dad en Chi­na, que obli­ga a las em­pre­sas a al­ma­ce­nar los da­tos ob­te­ni­dos en Chi­na en ser­vi­do­res que se en­cuen­tren en te­rri­to­rio de es­te país, mu­chas ve­ces con­tro­la­dos por em­pre­sas de ca­pi­tal pú­bli­co.

Pe­ro, de mo­men­to, Pe­kín si­gue sin con­tro­lar mu­chas de las tec­no­lo­gías cla­ve de sus in­dus­trias y tie­ne la ne­ce­si­dad de im­por­tar­las des­de el ex­tran­je­ro. Es­ta cir­cuns­tan­cia ha ju­ga­do en su con­tra en va­rias oca­sio­nes, es­pe­cial­men­te cuan­do las dispu­tas po­lí­ti­cas en­tran en jue­go. En abril, el De­par­ta­men­to de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos prohi­bió a la em­pre­sa chi­na ZTE, un im­por­tan­te fa­bri­can­te es­ta­tal chino de te­lé­fo­nos mó­vi­les, com­prar com­po­nen­tes de ese país por ha­ber ven­di­do pro­duc­tos a Irán y a Co­rea del Nor­te, al­go que que­bran­ta­ba el em­bar­go im­pues­to por Was­hing­ton a es­tos dos paí­ses.

La me­di­da de­jó a ZTE al bor­de de la quie­bra y, pe­se a ser fi­nal­men­te sua­vi­za­da, su­pu­so una se­ve­ra ad­ver­ten­cia pa­ra Pe­kín de lo que es­tá por ve­nir: “En el pa­sa­do nos apre­ta­mos el cin­tu­rón y los dien­tes, y cons­trui­mos las dos bom­bas (ató­mi­ca y de hi­dró­geno) y un satélite… En el pró­xi­mo pa­so de abor­dar las tec­no­lo­gías de­be­mos de­jar de la­do las ilu­sio­nes y de­pen­der de no­so­tros mis­mos”, di­jo Xi Jin­ping al res­pec­to.

“Es po­si­ble an­ti­ci­par la emer­gen­cia de dos po­los ri­va­les: uno li­de­ra­do por EE UU y el otro por Chi­na, ca­da uno do­ta­do de sus re­des de in­fra­es­truc­tu­ras”, se­ña­la un in­for­me del Ins­ti­tu­to Fran­cés de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les (IFRI) so­bre la Ru­ta de la Se­da, en el que se abor­dan las prio­ri­da­des tec­no­ló­gi­cas de Pe­kín. “La emer­gen­cia de dos po­los dis­tin­tos, que coha­bi­ta­rían sin in­te­grar­se, es fac­ti­ble si EE UU y Chi­na se ha­cen me­nos in­ter­de­pen­dien­tes eco­nó­mi­ca­men­te de lo que son hoy día”, agre­ga el do­cu­men­to. Hoy por hoy, ese fu­tu­ro pa­re­ce aún dis­tan­te. Pe­ro ya no des­ca­be­lla­do.

Con una po­bla­ción en­ve­je­ci­da, Pe­kín ne­ce­si­ta otro mo­de­lo eco­nó­mi­co

En 2017 Chi­na fue el país que más pa­ten­tes re­gis­tró en el mun­do

/ ALY SONG (REU­TERS)

Una mu­jer pa­sa an­te una tien­da de Hua­wei, el jue­ves pa­sa­do en Shang­hái.

Meng Wanz­hou.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.