Vox y la iden­ti­dad vul­ne­ra­ble

El País (Nacional) - - ESPAÑA - / BELÉN BA­RREI­RO

Aho­ra ya lo sa­be­mos. Los an­da­lu­ces que vo­ta­ron a Vox el pa­sa­do do­min­go no lo hi­cie­ron pri­mor­dial­men­te en de­fen­sa ni de la re­duc­ción de los im­pues­tos, ni de la de­ro­ga­ción de la ley de vio­len­cia de gé­ne­ro, ni de sus va­lo­res ca­tó­li­cos, ni tam­po­co de la fa­mi­lia tra­di­cio­nal. Lo hi­cie­ron co­mo cas­ti­go al Gobierno, pe­ro tam­bién por la in­mi­gra­ción y la uni­dad de Es­pa­ña. Vox ha lla­ma­do “a to­dos los es­pa­ño­les que de­sean una Es­pa­ña uni­da”. En An­da­lu­cía, de mo­men­to, 400.000 ciu­da­da­nos han res­pon­di­do. Ve­re­mos qué su­ce­de en otros te­rri­to­rios.

Vox irrum­pe en la po­lí­ti­ca co­mo reac­ción al con­flic­to ca­ta­lán y la in­mi­gra­ción, de la mis­ma for­ma que Po­de­mos sur­gió en 2014 co­mo reac­ción a las in­jus­ti­cias so­cia­les que pro­vo­có la cri­sis eco­nó­mi­ca. En am­bos ca­sos, la con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra su apa­ri­ción ha si­do la des­com­po­si­ción de los víncu­los emo­cio­na­les con los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, por­que pa­ra que­rer a otro hay que de­jar de que­rer pri­me­ro a quien se quie­re. La con­fian­za se rom­pe cuan­do se de­frau­dan las ex­pec­ta­ti­vas y sen­ti­mos que los re­pre­sen­tan­tes nos fa­llan. El PSOE fa­lló a mu­chas per­so­nas que, to­ca­das por la re­ce­sión, se sin­tie­ron des­pro­te­gi­das.

El PP tam­bién de­frau­dó por la gestión de la cri­sis, pe­ro so­bre to­do por los es­cán­da­los de co­rrup­ción. Se ero­sio­nó la fi­de­li­dad de sus vo­tan­tes. En ese con­tex­to, al­gu­nos se han de­ja­do se­du­cir por la con­tun­den­cia de Vox en la de­fen­sa de la iden­ti­dad de un país que sien­ten des­pro­te­gi­do. A di­fe­ren­cia de los par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha en otras de­mo­cra­cias avan­za­das, Vox no na­ce de la vul­ne­ra­bi­li­dad social —sus vo­tan­tes, de he­cho, son ma­yo­ri­ta­ria­men­te aco­mo­da­dos— sino de lo que po­dría­mos de­no­mi­nar la vul­ne­ra­bi­li­dad iden­ti­ta­ria.

La vul­ne­ra­bi­li­dad iden­ti­ta­ria sur­ge del re­cha­zo al in­de­pen­den­tis­mo pe­ro tam­bién del cho­que con otras cul­tu­ras di­fe­ren­tes de la nues­tra. Sa­be­mos, por mu­chos es­tu­dios, que la so­cie­dad es­pa­ño­la man­tie­ne ac­ti­tu­des po­si­ti­vas ha­cia la in­mi­gra­ción, que ve más co­mo opor­tu­ni­dad que co­mo pro­ble­ma. Sin em­bar­go, el con­flic­to ca­ta­lán es­tá po­nien­do al des­cu­bier­to una nue­va reali­dad, aún in­ci­pien­te: el ma­yor re­ce­lo ha­cia los in­mi­gran­tes se con­cen­tra en­tre aque­llos que se opo­nen fron­tal­men­te

al in­de­pen­den­tis­mo. De ahí que la in­mi­gra­ción cons­ti­tu­ya una ra­zón po­de­ro­sa pa­ra vo­tar a Vox (la pri­me­ra en el ran­king). Pa­ra sus elec­to­res, el in­de­pen­den­tis­mo y la in­mi­gra­ción son ame­na­zas si­mi­la­res.

Con el cre­ci­mien­to de Vox sa­le a la luz la vul­ne­ra­bi­li­dad iden­ti­ta­ria. Pe­ro aún hay más. O po­dría ha­ber­lo. Los in­di­vi­duos nos re­gi­mos por nor­mas so­cia­les: con fre­cuen­cia, nos sen­ti­mos bien ha­cien­do lo que ha­cen los de­más. So­mos se­res so­cia­les y el com­por­ta­mien­to de los otros nos in­flu­ye po­de­ro­sa­men­te, más aún cuan­do du­da­mos so­bre qué ha­cer e in­clu­so qué pen­sar. En nues­tras de­ci­sio­nes in­flu­yen nues­tras emociones, in­tui­cio­nes y cos­tum­bres, pe­ro tam­bién el con­tex­to y la pro­pia so­cie­dad. Es bien sa­bi­do que la opinión pú­bli­ca es­pa­ño­la es­tá a la ca­be­za en la acep­ta­ción del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual. Tam­bién so­mos un país so­li­da­rio y, co­mo pu­so de ma­ni­fies­to re­cien­te­men­te un es­tu­dio de 40dB. pa­ra Ctxt, nos sen­ti­mos ma­yo­ri­ta­ria­men­te fe­mi­nis­tas. En los va­lo­res, tam­bién in­ci­den las nor­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.