Dos re­yes en el Par­la­men­to

El País (Nacional) - - ESPAÑA - / RUBÉN AMÓN

Los tiem­pos de la po­lí­ti­ca con­tin­gen­te, ga­seo­sa e in­ci­den­tal con­ce­die­ron al 6-D, sin pre­ten­der­lo, el valor de la po­lí­ti­ca só­li­da e in­ma­nen­te. Re­cu­pe­ra­ba el Par­la­men­to su me­jor acep­ción eti­mo­ló­gi­ca. Res­ta­ble­cía el Con­gre­so su po­der li­túr­gi­co e ins­ti­tu­cio­nal. Y ad­qui­ría la se­sión ex­tra­or­di­na­ria no tan­to una eu­fo­ria re­tros­pec­ti­va y nos­tál­gi­ca co­mo la pre­ten­sión de ilu­mi­nar la os­cu­ri­dad y la su­ble­va­ción con­tem­po­rá­neas, más o me­nos co­mo si Fe­li­pe VI fue­ra el mé­dium de una se­sión de es­pi­ri­tis­mo y con­vo­ca­ra des­de el atril del púl­pi­to a los es­pec­tros be­ne­fac­to­res de la de­mo­cra­cia.

Se tra­ta­ba de in­vo­car el es­pí­ri­tu del 78 co­mo re­me­dio a la obs­ti­na­ción que pre­do­mi­na 40 años des­pués. Pro­li­fe­ra­ron los cli­chés, los tó­pi­cos, a me­di­da de una ora­ción me­ca­ni­za­da —mar­co de con­vi­ven­cia, las re­glas que nos he­mos da­do, al­tu­ra de mi­ras— pe­ro la ce­re­mo­nia so­bren­ten­día una amo­nes­ta­ción a la fri­vo­li­dad de la po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea, hen­chi­da co­mo es­tá de co­mo­di­da­des y de bie­nes­tar, pe­ro obs­ti­na­da en sa­bo­tear­se a sí mis­ma con el se­pa­ra­tis­mo, la bal­ca­ni­za­ción, la erec­ción de blo­ques im­pe­ne­tra­bles y el cues­tio­na­mien­to de la mo­nar­quía.

Pa­blo Igle­sias reivin­di­có la Re­pú­bli­ca va­lién­do­se del lo­go de una pe­lu­que­ría. Y se eri­gió en re­pre­sen­tan­te de una co­rrien­te gui­llo­ti­nes­ca que al­can­za a un 30% de los dipu­tados ac­tua­les. Re­cla­man to­dos ellos la ca­be­za de los Bor­bo­nes, así es que de­bió in­ti­mi­dar­los la ofen­si­va pro­to­co­la­ria de la con­me­mo­ra­ción. Por­que com­pa­re­ció la Mo­nar­quía con dos re­yes, dos rei­nas y una del­fi­na de 13 años. La prin­ce­sa Leo­nor re­pre­sen­ta­ba el por­ve­nir inocen­te de la es­tir­pe res­pec­to a los acha­ques del abue­lo, cu­yo bas­tón de zaho­rí se abría ca­mino en­tre los pa­triar­cas su­per­vi­vien­tes de la Cons­ti­tu­ción y en­tre los ex­je­fes de Gobierno que acu­die­ron a cus­to­diar­la. In­clui­do Ma­riano Ra­joy, pro­ta­go­nis­ta de los co­rri­llos eva­nes­cen­tes a cuen­ta de una reapa­ri­ción que in­cor­po­ró la tra­di­cio­nal sim­pli­fi­ca­ción del ma­ria­nis­mo: “Veo to­do muy com­pli­ca­do”.

La ge­ne­ra­li­dad tan­to po­día alu­dir a la ines­ta­bi­li­dad par­la­men­ta­ria co­mo a la irrup­ción de Vox, al chan­ta­je in­de­pen­den­tis­ta co­mo al equi­li­bris­mo de Pe­dro Sán­chez en el tem­plo mer­cu­rial de La Mon­cloa, ra­zo­nes to­das ellas su­fi­cien­tes pa­ra re­la­mer­se o re­crear­se en el mi­la­gro de con­ci­lia­ción y de re­con­ci­lia­ción que su­pu­so el 78. To­das las fuer­zas que cons­pi­ra­ron pa­ra ma­lo­grar la Tran­si­ción —ETA, el jus­ti­cie­ris­mo pos­fran­quis­ta, los sa­bles, la ex­tre­ma iz­quier­da, la re­sis­ten­cia epis­co­pal, la ex­tre­ma de­re­cha— ca­pi­tu­la­ron a la iner­cia del con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal. Pre­va­le­ció el in­te­rés ge­ne­ral al ma­xi­ma­lis­mo. Y pu­die­ron neu­tra­li­zar­se tan­to la re­sa­ca co­mo la re­van­cha.

Pue­de en­ten­der­se así el es­fuer­zo pe­da­gó­gi­co que alo­jó la ce­le­bra­ción del 40º aniver­sa­rio. Gon­zá­lez y Az­nar mur­mu­ra­ban co­mo mo­na­gui­llos. Don Juan Car­los y do­ña So­fía de­par­tían co­mo si fue­ran un ma­tri­mo­nio bien ave­ni­do. Has­ta Za­pa­te­ro y Ra­joy ac­ce­dían a abra­zar­se en el

Se tra­ta­ba de in­vo­car el es­pí­ri­tu del 78 co­mo re­me­dio a la obs­ti­na­ción que pre­do­mi­na 40 años des­pués

sa­lón de los pa­sos per­di­dos, co­mo si es­tu­vie­ran re­qui­rien­do un me­mo­rial pic­tó­ri­co de Ra­fael Ca­no­gar.

Es el mo­ti­vo por el que pa­re­cían des­ubi­ca­dos los par­la­men­ta­rios hoo­li­gans y los lí­de­res del ga­lli­ne­ro. Ga­briel Ru­fián, por ejem­plo, tu­vo que desaho­gar­se en los ale­da­ños del he­mi­ci­clo. Ab­ju­ró de los pa­dres y de las ma­dres de la Cons­ti­tu­ción. Y de los he­re­de­ros que se han con­ver­ti­do en “car­ce­le­ros” de la li­ber­tad ca­ta­la­na. Un show tan re­tui­tea­do co­mo efí­me­ro res­pec­to a la in­tem­po­ra­li­dad del “tex­to sa­gra­do”, en­vuel­to, co­mo es­tá, en unas cu­bier­tas de ter­cio­pe­lo y ex­pues­to por un ujier con sus guan­tes de se­da blan­ca y es­crú­pu­lo de or­fe­bre o de co­lec­cio­nis­ta de ma­ri­po­sas. Pue­de mo­di­fi­car­se la Cons­ti­tu­ción. No ema­na de una zar­za ar­dien­te. Y no ho­ra­da el gra­ni­to de las pie­dras fun­da­cio­na­les, pe­ro Mi­quel Ro­ca, evan­ge­lis­ta del ejem­plar, ad­ver­tía de los pe­li­gros que im­pli­can re­es­cri­bir­lo. “An­tes de mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción hay que saber por qué, pa­ra qué, có­mo y cuán­do. A las re­for­mas hay que dar­le un sen­ti­do. La Cons­ti­tu­ción se pue­de me­jo­rar, pe­ro, cui­da­do, tam­bién se pue­de em­peo­rar”, con­ce­día el pa­triar­ca.

Pa­blo Igle­sias na­ció el mis­mo año de la Cons­ti­tu­ción. Una pa­ra­do­ja o un es­car­mien­to que lo han con­du­ci­do al pro­pó­si­to de mal­de­cir­la co­mo una pro­lon­ga­ción blas­fe­ma del ré­gi­men fran­quis­ta. El es­pí­ri­tu del 78 o del 77 no se­ría otra co­sa que un pac­to si­nies­tro en­tre el an­ti­guo ré­gi­men y la con­des­cen­den­cia de las ge­ne­ra­cio­nes pos­fran­quis­tas. Un con­tex­to per­ver­ti­do que ha­bría con­sen­ti­do al Rey eri­gir­se en je­fe de Es­ta­do por un­ción del cau­di­llo. Y con el áni­mo de pre­ser­var el li­na­je bio­ló­gi­co sin ate­ner­se a las obli­ga­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de las ur­nas.

Se tra­ta de una teo­ría bas­tan­te po­pu­lar —ex­hu­mar a Fran­co pa­ra en­te­rrar a los Bor­bo­nes— y no me­nos ses­ga­da cu­ya fri­vo­li­dad des­di­bu­ja los hi­tos de la Tran­si­ción, re­la­ti­vi­za el do­lor de los años de plo­mo y ubi­ca el na­ci­mien­to de la His­to­ria allí don­de una ge­ne­ra­ción co­mien­za a vi­vir­la. El “yo no ha­bía na­ci­do” fun­cio­na co­mo es­que­ma ca­pri­cho­so de re­fu­ta­ción y co­mo ar­gu­men­to de dis­cor­dia. Ha­ce 40 años, el ob­je­ti­vo era alum­brar la Cons­ti­tu­ción con­tra to­dos los obs­tácu­los. 40 años des­pués el ob­je­ti­vo con­sis­te en sa­bo­tear­la con­tra to­das sus vir­tu­des, cues­tio­nan­do su prin­ci­pio in­te­gra­dor y la tu­te­la de la uni­dad te­rri­to­rial de Es­pa­ña. Fe­li­pe VI se ocu­pó de reivin­di­car­la el 6-D con­ju­ran­do in­clu­so el so­por que ha­bía tras­la­da­do el dis­cur­so pre­vio e ins­ti­tu­cio­nal de Ana Pas­tor, no es­tá cla­ro si pre­si­den­ta del Con­gre­so o te­ra­peu­ta del in­som­nio. E hi­zo el Rey un ejer­ci­cio de me­mo­ria, de pros­pec­ción me­ta­fí­si­ca y de has­ta pro­vo­ca­ción su­pers­ti­cio­sa, co­mo si tu­vie­ra de­lan­te una oui­ja pa­ra con­mo­ver a los in­cré­du­los.

Cues­ta tra­ba­jo ima­gi­nar que Sán­chez, Ca­sa­do, Ri­ve­ra, Igle­sias, Tar­dá y Ai­tor Esteban fue­ran ca­pa­ces de en­con­trar no ya el acuer­do de la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, sino el acuer­do pa­ra la ho­ra y el si­tio don­de po­drían re­unir­se.

/ ÁL­VA­RO GAR­CÍA

Dipu­tados y se­na­do­res aplau­den al Rey tras su di­cur­so en el Con­gre­so el pa­sa­do jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.