200.000 ad­he­sio­nes en In­ter­net y un ayuno ciu­da­dano

Los cua­tro pre­sos que han de­ja­do de in­ge­rir ali­men­tos te­men te­ner que aban­do­nar la me­di­da an­tes de que el Tri­bu­nal vea sus re­cur­sos

El País (Nacional) - - ESPAÑA - JE­SÚS GAR­CÍA,

A me­dia­no­che del 1 de di­ciem­bre, Jor­di Sàn­chez y Jor­di Tu­rull de­ja­ron de co­mer. El ex­lí­der de la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC) y el ex­con­se­je­ro de Pre­si­dèn­cia co­men­za­ban así la úl­ti­ma for­ma de pro­tes­ta que han ha­lla­do pa­ra de­nun­ciar la “in­jus­ti­cia” de su en­car­ce­la­mien­to: una huel­ga de ham­bre que pre­ten­den in­de­fi­ni­da y que, en me­nos de una se­ma­na, ha ge­ne­ra­do más de 200.000 ad­he­sio­nes en in­ter­net y una se­rie de ac­cio­nes de apo­yo; en­tre otras, un ayuno ciu­da­dano pre­vis­to pa­ra es­te do­min­go en el mo­nas­te­rio de Mon­tse­rrat, ki­ló­me­tro ce­ro del ca­ta­la­nis­mo.

A Sán­chez y Tu­rull se unie­ron, dos días des­pués, los ex­con­se­je­ros Joa­quim Forn y Jo­sep Rull, to­dos ellos vin­cu­la­dos a Junts per Ca­ta­lun­ya, la pla­ta­for­ma del ex­pre­si­dent Car­les Puig­de­mont y cer­ca­na a la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia. Los políticos de Es­que­rra en­car­ce­la­dos —con el ex­vi­ce­pre­si­den­te Oriol Jun­que­ras a la ca­be­za— no se su­ma­ron a una ini­cia­ti­va que pre­ten­de pre­sio­nar al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) pa­ra que des­blo­quee los re­cur­sos que de­be re­sol­ver so­bre la pri­sión pro­vi­sio­nal de los lí­de­res del pro­cés.

El pro­to­co­lo es­ta­ble­ce que los

mé­di­cos con­tro­len el es­ta­do de salud de los cua­tro re­clu­sos en la cár­cel de Lle­do­ners (Bar­ce­lo­na) ca­da 48 ho­ras —se­gún las ne­ce­si­da­des—, y que se man­ten­gan las ru­ti­nas ha­bi­tua­les. Ten­drán, por ejem­plo, que acu­dir al co­me­dor con el res­to de los pre­sos, aun­que no co­man.

Pilar Cal­vo, pe­rio­dis­ta que es­tu­vo en las lis­tas de Junts per Ca­ta­lun­ya en las úl­ti­mas elec­cio­nes, ha si­do de­sig­na­da por­ta­voz de los pre­sos en huel­ga de ham­bre, con pá­gi­na web in­clui­da, ‘va­ga­de­fam.cat’. El miér­co­les, Cal­vo les vi­si­tó por pri­me­ra vez, cuan­do Sàn­chez y Tu­rull lle­va­ban ya cin­co días sin in­ge­rir ali­men­tos. “Es­tán fuer­tes, de­ter­mi­na­dos, se­re­nos y agra­de­ci­dos”, ex­pli­ca, y aña­de que se tra­ta de un “ac­to po­lí­ti­co” y que, pe­se a que aún no se ha ce­le­bra­do el jui­cio por el

pro­cés, és­ta era “la úni­ca vía” pa­ra re­mo­ver con­cien­cias.

Fuen­tes pe­ni­ten­cia­rias se mues­tran crí­ti­cas con la de­ci­sión de los cua­tro lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas, que po­nen en ries­go su in­te­gri­dad fí­si­ca y jue­gan una ba­za de­fi­ni­ti­va an­te una cir­cuns­tan­cia que ni de le­jos es la más gra­ve en la cau­sa del pro­cés: el su­pues­to blo­queo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que les im­pi­de ac­ce­der a la justicia eu­ro­pea. El TC ya ha anun­cia­do que ve­rá los re­cur­sos en enero, pe­ro las mis­mas fuen­tes po­nen en du­da que los pre­sos pue­dan aguan­tar has­ta en­ton­ces. Una de las preo­cu­pa­cio­nes de Sàn­chez y del res­to de pre­sos en huel­ga es esa, ex­pli­ca Cal­vo: que par­te de la ciu­da­da­nía pien­sa que es­tán “ba­na­li­zan­do” una me­di­da de tan­to ca­la­do y con tan­tas con­se­cuen­cias fí­si­cas y men­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.