El ar­zo­bis­pa­do de Bar­ce­lo­na ayu­dó en 1990 a huir a un cu­ra pe­de­ras­ta

Lo­ca­li­za­do en Ecua­dor el sa­cer­do­te, que fue en­via­do de mi­sio­nes pa­ra evi­tar un jui­cio por abu­sos y ha es­ta­do 28 años ocul­to. La ar­chi­dió­ce­sis sa­bía de su pa­ra­de­ro

El País (Nacional) - - SOCIEDAD - Í. DO­MÍN­GUEZ / D. VER­DÚ / O. GUELL Ma­drid / Ro­ma / Bar­ce­lo­na

Jor­di Ignasi Se­na­bre, pá­rro­co de Po­lin­yà, en Bar­ce­lo­na, des­apa­re­ció tras ser acu­sa­do de abu­sar de un me­nor de 13 años en 1988, con una pe­ti­ción de cin­co años de cár­cel, y nun­ca más se ha vuel­to a saber de él. La Au­dien­cia ca­ta­la­na le lla­mó a de­cla­rar en oc­tu­bre de 1991 y no se pre­sen­tó. El ar­zo­bis­pa­do de Bar­ce­lo­na ar­gu­men­tó que ha­bía sa­li­do del país “de mi­sio­nes”, pe­ro no acla­ró na­da más. No hu­bo más no­ti­cias de su pa­ra­de­ro has­ta que Se­na­bre fue arres­ta­do en enero de 1994 en Uru­guay, don­de ha­bía en­tra­do con un vi­sa­do tu­rís­ti­co. Es­pa­ña pi­dió su ex­tra­di­ción el 4 de mar­zo de ese año, pe­ro fue de­ne­ga­da en ju­nio. El país sud­ame­ri­cano no lle­gó ni a con­tes­tar, se­gún el Mi­nis­te­rio de Justicia. El cu­ra que­dó li­bre y se per­dió su pis­ta. Has­ta hoy. EL PAÍS lo ha lo­ca­li­za­do en la dió­ce­sis de San­to Do­min­go de los Co­lo­ra­dos, en Ecua­dor. Siem­pre es­tu­vo allí, y el ar­zo­bis­pa­do de Bar­ce­lo­na siem­pre lo su­po: lo man­dó la pro­pia dió­ce­sis en 1990 tras en­viar una so­li­ci­tud por car­ta, se­gún con­fir­ma el vi­ca­rio ge­ne­ral de San­to Do­min­go, Ga­lo Ro­ba­lino. Con­tac­ta­do te­le­fó­ni­ca­men­te por es­te pe­rió­di­co, Se­na­bre cuel­ga al saber que se tra­ta de un pe­rio­dis­ta es­pa­ñol: “Se equi­vo­ca us­ted”.

El vi­ca­rio de la dió­ce­sis ecua­to­ria­na, en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca, mues­tra su cons­ter­na­ción y sor­pre­sa por los antecedentes de Se­na­bre, que en al­gu­nos do­cu­men­tos apa­re­ce co­mo “Sa­na­bre”. Es­tá ju­bi­la­do des­de ha­ce cin­co años y ha ejer­ci­do co­mo cu­ra en es­ta lo­ca­li­dad, a 150 ki­ló­me­tros de Qui­to. “Es­ta no­ti­cia me cae de sor­pre­sa, me en­te­ro por us­ted, du­do mu­cho de que nos in­for­ma­ran de su si­tua­ción, no creo que el obis­po de en­ton­ces, don Emi­lio Steh­le, lo hu­bie­ra per­mi­ti­do, pe­ro va­mos a mi­rar la car­pe­ta de es­te sa­cer­do­te a ver qué hay”, ex­pli­ca. Al con­tra­rio que la ma­yo­ría de las dió­ce­sis es­pa­ño­las con­tac­ta­das an­te ca­sos de abu­sos, es­te vi­ca­rio co­la­bo­ra sin ti­tu­beos en acla­rar lo ocu­rri­do. Abre la car­pe­ta del ex­pe­dien­te de Se­na­bre y en­cuen­tra la car­ta en­via­da por el obis­pa­do de Bar­ce­lo­na, fe­cha­da en 1990: “Le con­fir­mo que aquí no di­ce na­da, na­da, de la de­nun­cia con­tra él en Es­pa­ña, so­lo es la so­li­ci­tud de que le aco­ja­mos”.

Bar­ce­lo­na cam­bió de ar­zo­bis­po jus­to ese año, en mar­zo de 1990, con la mar­cha de Nar­cís Ju­bany y la lle­ga­da de Ri­card Ma­ria Car­les. Por tan­to, al me­nos tres obis­pos de la ciu­dad des­de 1990, to­dos ellos car­de­na­les —Car­les, Lluis Mar­tí­nez Sis­tach y el ac­tual, Juan Jo­sé Ome­lla—, han sa­bi­do del pa­ra­de­ro de es­te sa­cer­do­te. El ar­zo­bis­pa­do de Bar­ce­lo­na se ha ne­ga­do a acla­rar a es­te pe­rió­di­co cuá­les fue­ron las cir­cuns­tan­cias de la fu­ga de Se­na­bre y su ac­tua­ción en es­te ca­so. Hay mu­chas pre­gun­tas por res­pon­der: por qué se le per­mi­tió sa­lir del país con un pro­ce­so abier­to, dón­de ha es­ta­do has­ta aho­ra, por qué no se ha in­for­ma­do a las au­to­ri­da­des de su pa­ra­de­ro, por qué no le ha abier­to un pro­ce­so ca­nó­ni­co... El ar­zo­bis­pa­do se ha li­mi­ta­do a res­pon­der con una fra­se: “El ex­mi­sio­ne­ro Jor­di Se­na­bre tie­ne un pro­ce­so en cur­so en Ro­ma reabier­to el 16 de ju­nio de 2016, en la línea de to­le­ran­cia ce­ro ma­ni­fes­ta­da por la San­ta Se­de”.

Reaper­tu­ra del ca­so Fuen­tes de ór­ga­nos de Tu­te­la de Me­no­res va­ti­ca­nos con­fir­man que la San­ta Se­de ha re­vi­sa­do en los úl­ti­mos años mu­chos ca­sos an­ti­guos que no ha­bían si­do ges­tio­na­dos co­rrec­ta­men­te por los obis­pos, que no ha­bían avan­za­do por fal­ta de tes­ti­mo­nios o que se ce­rra­ron en fal­so. El de Se­na­bre es uno de ellos. Pe­ro vis­to el es­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción, se ha he­cho ca­so omi­so de la in­sis­ten­cia del Va­ti­cano pa­ra abor­dar­lo des­de 2016.

Por su par­te, la dió­ce­sis de San­to Do­min­go, en Ecua­dor, con­fir­ma que en 2016 re­ci­bió una co­mu­ni­ca­ción del Va­ti­cano pa­ra que in­for­ma­ra so­bre Se­na­bre. El obis­po con­sul­tó a tres ve­te­ra­nos sa­cer­do­tes del lu­gar, cu­ya opinión fue po­si­ti­va, y en­vió la res­pues­ta a Ro­ma. “Pe­ro en es­tos años no he­mos te­ni­do ni un so­lo con­tac­to de la ar­chi­dió­ce­sis de Bar­ce­lo­na”, ase­gu­ra el vi­ca­rio.

Se­na­bre fue en­via­do en 1990 en mi­sión fi­dei do­num, fór­mu­la de las dió­ce­sis pa­ra pres­tar sa­cer­do­tes a otros paí­ses de for­ma tem­po­ral. Aun­que siem­pre per­ma­ne­cen in­car­di­na­dos en su obis­pa­do de ori­gen, que sa­be en to­do mo­men­to dón­de es­tán.

Fuen­tes del Mi­nis­te­rio del In­te­rior se­ña­lan que ac­tual­men­te no hay una or­den de arres­to vi­gen­te con­tra es­te cu­ra, por­que pro­ba­ble­men­te el pro­ce­so no se ha man­te­ni­do abier­to. La Au­dien­cia de Bar­ce­lo­na es­tá tra­tan­do de con­fir­mar­lo, pe­ro al tra­tar­se de un ca­so tan an­ti­guo la bús­que­da de in­for­ma­ción re­quie­re tiem­po. En to­do ca­so, lo más pro­ba­ble es que el de­li­to ha­ya pres­cri­to.

El arres­to en Uru­guay de Se­na­bre y su pos­te­rior pues­ta en li­ber­tad son bas­tan­te mis­te­rio­sos. La pren­sa lo­cal pu­bli­có en aquel mo­men­to que el en­ton­ces ar­zo­bis­po de Mon­te­vi­deo, Jo­sé Got­tar­di, ha­bía in­ter­ve­ni­do pa­ra ayu­dar­le e in­clu­so la dió­ce­sis pa­gó la fian­za pa­ra su li­ber­tad pro­vi­sio­nal. Por­ta­vo­ces de la dió­ce­sis de Mon­te­vi­deo ase­gu­ran que en sus ar­chi­vos no cons­ta nin­gu­na in­for­ma­ción, y no pue­den con­fir­mar ni des­men­tir na­da. Úni­ca­men­te se­ña­lan que el ca­so pu­do ges­tio­nar­se en otra dió­ce­sis, la de Ca­ne­lo­nes, pe­ro es­te obis­pa­do no ha da­do res­pues­ta a es­te pe­rió­di­co.

/ FRAN­CO ORIGLIA (GETTY)

Juan Jo­sé Ome­lla, ac­tual ar­zo­bis­po de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.