La po­li­cía li­be­ra a una dis­ca­pa­ci­ta­da in­te­lec­tual obli­ga­da a pros­ti­tuir­se

Un hom­bre de 44 años con­ven­ció a la jo­ven, de 18, de que se ha­bía enamo­ra­do de ella pa­ra so­me­ter­la y ex­plo­tar­la se­xual­men­te

El País (Nacional) - - SOCIEDAD - ISA­BEL VAL­DÉS, Ma­drid

Cuan­do la captó en Ru­ma­nia ella te­nía 18 años, una dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual pro­vo­ca­da por una en­fer­me­dad cuan­do era ni­ña y una ca­sa le­van­ta­da por sus pa­dres que ni si­quie­ra te­nía, ni tie­ne, agua co­rrien­te. Fue un hom­bre 26 años ma­yor que ella. Aten­cio­nes, de­di­ca­ción y amor. Y nin­gu­na prue­ba de vio­len­cia, chan­ta­je o ame­na­zas. Es el mé­to­do lo­ver boy. Él con­si­guió que ella cre­ye­ra que es­ta­ba enamo­ra­do y que ella se enamo­ra­se de él. Fue el co­mien­zo de me­ses de ex­plo­ta­ción se­xual, pa­li­zas, hu­mi­lla­cio­nes y ais­la­mien­to que aca­ba­ron el pa­sa­do no­viem­bre, cuan­do la Po­li­cía Na­cio­nal con­si­guió li­be­rar­la. Sin em­bar­go, aun­que pu­die­ron res­ca­tar­la de la si­tua­ción, aque­llo no cor­tó el víncu­lo emo­cio­nal que la unía a su ex­plo­ta­dor.

Eso, apun­tan fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción, di­fi­cul­ta la la­bor po­li­cial, ya que “ca­be la po­si­bi­li­dad de que las víc­ti­mas no se re­co­noz­can co­mo ta­les y no per­ci­ban có­mo el pro­xe­ne­ta se apro­ve­cha de su vul­ne­ra­bi­li­dad y ais­la­mien­to”. Ade­más, no de­nun­cian su si­tua­ción ni co­la­bo­ran en las prue­bas pa­ra po­der pro­ce­sar­los. Y al dar su con­sen­ti­mien­to es di­fí­cil de­mos­trar que lo ha­cen “obli­ga­das”. Lo di­fe­ren­te de es­te ca­so, ex­pli­can esas fuen­tes, es que la tra­ta no vie­ne de­cla­ra­da por la víc­ti­ma sino por di­fe­ren­tes per­so­nas de su en­torno in­de­pen­dien­tes en­tre sí. La Po­li­cía de Ru­ma­nía co­rro­bo­ró gran par­te de lo que sa­bía­mos”. Es­ta in­ves­ti­ga­ción “cues­tio­na que la tra­ta de se­res hu­ma­nos ocu­rra so­lo cuan­do ella di­ce ser víc­ti­ma”. Esa apro­ba­ción vi­cia­da es la cla­ve de es­te ca­so que la Po­li­cía cree que pue­de abrir una nue­va vía pa­ra pro­ce­sar a los pro­xe­ne­tas: “Có­mo con­se­guir que el con­sen­ti­mien­to sea pues­to en cues­tión cuan­do se den de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, en es­te ca­so, las de la dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual”.

Si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad

Ade­más del con­tex­to de su­pe­rio­ri­dad que se des­pren­dió de la in­ves­ti­ga­ción: una en­fer­me­dad pre­via que le de­jó se­cue­las a ni­vel in­te­lec­tual, un ca­si nu­lo ma­ne­jo del idio­ma y ais­la­mien­to. “No co­no­cía a na­die. Era mu­cho más jo­ven que él, con me­nos ex­pe­rien­cia vi­tal y sin di­ne­ro ni he­rra­mien­tas pa­ra sa­lir de ahí”, de­ta­llan fuen­tes po­li­cia­les.

“Mu­chas de las per­so­nas que es­tán ejer­cien­do la pros­ti­tu­ción de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria pro­ce­den y se en­cuen­tran en una si­tua­ción

de vul­ne­ra­bi­li­dad tal que no en­cuen­tran otra al­ter­na­ti­va real o acep­ta­ble que so­me­ter­se al abu­so e in­ten­tar ser fe­liz, má­xi­me cuan­do exis­ten dis­ca­pa­ci­da­des o pro­ble­mas si­mi­la­res”, aña­den.

Fue lo que ocu­rrió con es­ta víc­ti­ma, que lle­gó a Es­pa­ña a me­dia­dos de 2018 y des­de en­ton­ces fue obli­ga­da a pros­ti­tuir­se en un club de un pue­blo de Ávi­la. Fue li­be­ra­da por la Po­li­cía Na­cio­nal en un ope­ra­ti­vo que aca­bó con la des­ar­ti­cu­la­ción de una red de ám­bi­to in­ter­na­cio­nal y tres de­te­ni­dos, uno en Ru­ma­nia y dos en Ávi­la, en­tre ellos el res­pon­sa­ble de la ban­da, so­bre el que pe­sa­ba una or­den eu­ro­pea de de­ten­ción.

Con­tro­la­ba a la víc­ti­ma un gru­po cri­mi­nal de ciu­da­da­nos ru­ma­nos y es­pa­ño­les, de­di­ca­dos a la tra­ta de se­res hu­ma­nos con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual. “No du­da­ban en uti­li­zar la vio­len­cia cuan­do no bus­ca­ba clien­tes en el club o cuan­do per­ma­ne­cía sen­ta­da en un ta­bu­re­te sin tra­ba­jar”. El di­ne­ro que ga­na­ba era en­tre­ga­do al ca­be­ci­lla, unos 6.000 eu­ros en el úl­ti­mo mes, se­gún la in­ves­ti­ga­ción. “Ella no se que­da­ba con na­da, ni si­quie­ra te­nía pa­ra pa­gar la me­di­ca­ción que ne­ce­si­ta”.

Pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res, al fi­nal, lo peor es el so­me­ti­mien­to al que se ven abo­ca­das es­tas mu­je­res. “Ella es­tá to­tal­men­te enamo­ra­da de él. Llo­ra y llo­ra. Va a cos­tar sa­car­la de ahí.

/ PO­LI­CÍA NA­CIO­NAL

Ima­gen de la ope­ra­ción po­li­cial en un club de un pue­blo abu­len­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.