Ca­yó Ben­ze­ma y to­do el sis­te­ma se al­te­ró

La enési­ma le­sión del Ma­drid pro­vo­ca que So­la­ri jue­gue con la de­lan­te­ra del Cas­ti­lla des­pués de sa­lir con cin­co de­fen­sas

El País (Nacional) - - DEPORTES - RA­FAEL PI­NE­DA, Se­vi­lla

“¿Val­ver­de quién es? Un ci­clis­ta, ¿no?”. Eso se es­cu­chó en la tribuna del Be­ni­to Vi­lla­ma­rín cuan­do se su­po la ali­nea­ción del Ma­drid. Al­guno se echó la mano a la ca­be­za. El Ma­drid, por or­den de su en­tre­na­dor, San­tia­go So­la­ri, ha­bía pre­sen­ta­do un on­ce re­vo­lu­cio­na­rio. Con Mar­ce­lo e Is­co en el ban­qui­llo, el técnico se in­ven­tó un Ma­drid con una de­fen­sa de tres cen­tra­les, Varane, Ser­gio Ra­mos y Na­cho, es­col­ta­dos en las ban­das por Car­va­jal y Re­gui­lón. Ver al Ma­drid con cin­co de­fen­sas no es na­da usual, aun­que Zidane ya uti­li­zó un es­que­ma pa­re­ci­do en un par­ti­do en el Sán­chez Piz­juán an­te el Se­vi­lla. Y no so­lo eso. Ca­se­mi­ro y Val­ver­de por de­lan­te for­ma­ron un do­ble pi­vo­te de emi­nen­te ca­rác­ter de­fen­si­vo.

El re­cur­so a los tres cen­tra­les y una za­ga de cin­co ele­men­tos es tí­pi­co de los equi­pos con pro­ble­mas de­fen­si­vos. So­la­ri qui­so de­te­ner la san­gría de go­les en­ca­ja­dos, so­bre to­do en los cho­ques le­jos del San­tia­go Ber­na­béu, don­de ha­bía si­do ba­ti­do has­ta en 18 oca­sio­nes. Unos nú­me­ros te­rri­bles pa­ra un con­jun­to de la ta­lla del Ma­drid. So­lo el co­lis­ta, el Hues­ca, con 23 go­les, ha­bía en­ca­ja­do más le­jos de su es­ta­dio tras 18 jor­na­das.

El con­ser­va­dor plan­tea­mien­to del Ma­drid, de blan­co en el Be­ni­to Vi­lla­ma­rín, al­go que no ha­cía des­de 1960 y aho­ra de­bi­do a las cal­zo­nas ver­des del Betis, tu­vo un efec­to tran­qui­li­za­dor en sus ju­ga­do­res, que, qui­zás por acu­mu­la­ción y un me­jor or­de­na­mien­to de sus hom­bres en el cam­po, ofre­ció sen­sa­ción de se­gu­ri­dad. El Betis tam­bién cam­bió de sis­te­ma. Lo nor­mal en el con­jun­to de Qui­que Se­tién es ac­tuar con tres cen­tra­les.

Aso­la­do por las ba­jas, So­la­ri vio con te­rror có­mo se le­sio­na­ba Ben­ze­ma en el de­do me­ñi­que de la mano de­re­cha, tras re­ci­bir un pi­so­tón ac­ci­den­tal de un de­fen­sa al fi­lo del des­can­so. El de­lan­te­ro su­fre una frac­tu­ra, se­gún con­fir­mó So­la­ri, y en­gor­dó así la lis­ta de le­sio­na­dos en el Ma­drid.

En­tró Cris­to, de­lan­te­ro del Cas­ti­lla, con lo que se co­lo­có jun­to a Vinicius en la de­lan­te­ra. Con los ata­can­tes del fi­lial, el Ma­drid es­tá vi­vien­do un su­pli­cio con las ba­jas: Cour­tois, Ba­le, Asen­sio, Mar­cos Llo­ren­te, Ma­riano, Kroos y aho­ra Ben­ze­ma. La le­sión del de­lan­te­ro, que cua­jó un gran pri­mer tiem­po, de­jó to­ca­do a su equi­po. Su re­plie­gue en el se­gun­do tiem­po fue to­da­vía más acu­sa­do por­que no en­con­tró sa­li­da. Ya no es­ta­ba Ben­ze­ma pa­ra des­col­gar­se de los cen­tra­les e ini­ciar las ju­ga­das de pe­li­gro, co­mo en la ac­ción del tan­to del croa­ta. El Betis fue una sin­fo­nía de pa­ses an­te un ri­val que se me­tió atrás a de­fen­der el gol de Modric. El equi­po de Se­tién do­mi­nó con un 73% de la po­se­sión.

El Ma­drid so­bre­vi­vió a du­ras pe­nas. En el mi­nu­to 74 So­la­ri sus­ti­tu­yó a Re­gui­lón por Ce­ba­llos y vol­vió a la de­fen­sa de cua­tro. En un con­tra­gol­pe ais­la­do, Car­val­ho hi­zo fal­ta so­bre Ca­se­mi­ro y Ce­ba­llos eje­cu­tó al es­pa­cio que de­bía cu­brir Pau, el por­te­ro. “Des­gra­cia­da­men­te, lo he me­ti­do”, de­cla­ró el ex­ju­ga­dor bé­ti­co, atur­di­do por los pi­tos que le de­di­có su vie­ja afi­ción. “Mi sen­sa­ción es agri­dul­ce”, la­men­tó; “pe­ro es­tos tres pun­tos nos sa­ben a oro”.

/ MAR­CE­LO DEL PO­ZO (REU­TERS)

Ben­ze­ma, tras le­sio­nar­se el de­do me­ñi­que de la mano de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.