Mu­gu­ru­za en la en­cru­ci­ja­da

La his­pa­no­ve­ne­zo­la­na bus­ca re­pun­tar en Mel­bour­ne tras es­tan­car­se en su jue­go y caer al nú­me­ro 18 del lis­ta­do mun­dial

El País (Nacional) - - DEPORTES - ALE­JAN­DRO CIRIZA,

Pa­ra Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za, el nue­vo año es, o así de­be­ría ser­lo, un fo­lio en blan­co pa­ra re­es­cri­bir una his­to­ria que co­men­zó de for­ma muy su­ge­ren­te —con 20 años, de­rro­tó a la to­do­po­de­ro­sa Se­re­na Wi­lliams en la are­na de Pa­rís—, que pro­gre­só me­jor —a los 21 dis­pu­tó la fi­nal de Wim­ble­don, se fil­tró por pri­me­ra vez en el Mas­ters y abrió el me­lón del Grand Slam en Ro­land Ga­rros— y que ad­qui­rió un tono in­me­jo­ra­ble cuan­do ha­ce dos cur­sos, con 23, se co­ro­nó en La Ca­te­dral de Lon­dres y tres me­ses des­pués se con­vir­tió en una nú­me­ro uno con un por­ve­nir es­plen­do­ro­so. As­cen­día co­mo un cohe­te, aso­ma­ba un gran fi­lón y Es­pa­ña se fro­ta­ba las ma­nos por­que des­pués del va­cío de­ja­do por Arant­xa y Con­chi­ta vol­vía a dis­fru­tar otra vez de una he­roí­na con ra­que­ta. To­do eran bri­llos, flas­hes, fres­cu­ra. Pe­ro to­do se tor­ció.

Fue aden­trar­se en 2018, con to­do ese ma­ra­vi­llo­so ar­se­nal de mé­ri­tos, y su tra­yec­to­ria co­men­zó a vi­rar pe­li­gro­sa­men­te has­ta la si­tua­ción ac­tual, bo­rro­sa des­pués de una tem­po­ra­da en la que de­sa­pa­re­cie­ron los éxi­tos y de­ca­yó el jue­go. Lle­ga­ron las de­rro­tas, de­ma­sia­das ve­ces tem­pra­nas y en mu­chas oca­sio­nes di­fí­ci­les de en­ten­der, y vol­vie­ron a ha­cer­se no­ti­cia los ma­los mo­dos en­tre ella y su en­tre­na­dor, el fran­cés Sam Sumyk. Ce­rró el ejer­ci­cio con un úni­co tro­feo, me­nor, el de Mon­te­rrey, y a ex­cep­ción de la no­ta­ble ac­tua­ción en Ro­land Ga­rros (se­mi­fi­na­les), el res­to de tor­neos se en­tre­la­za­ron de una de­cep­ción a otra. Des­pués de tres par­ti­ci­pa­cio­nes con­se­cu­ti­vas, no lo­gró el bi­lle­te pa­ra la Co­pa de Maes­tras y el cre­ci­mien­to se es­fu­mó.

Aho­ra, Mu­gu­ru­za se en­cuen­tra an­te un año cru­cial. A los 25 años, ya con­so­li­da­da en el cir­cui­to y con las más jó­ve­nes em­pu­jan­do muy fuer­te, de­be­rá re­se­tear­se y dar un vo­lan­ta­zo pa­ra es­ca­par de la es­pi­ral. Pro­ce­den cam­bios, pe­ro pa­ra ella hay una se­rie de as­pec­tos in­ne­go­cia­bles. Con mu­cha per­so­na­li­dad, ad­vier­te de que no re­nun­cia­rá a su for­ma de ser y lo que ello con­lle­va: la ex­po­si­ción en las re­des y las re­vis­tas, la mo­da o las ce­nas de ga­la. Ella de­ci­de y, por eso, con­ti­núa en el ban­qui­llo su en­tre­na­dor, se­ña­la­do des­de ha­ce tiem­po por­que no se per­ci­be avan­ce al­guno en la ju­ga­do­ra, sino más bien un es­tan­ca­mien­to que en el en­torno se aso­cia a un víncu­lo tó­xi­co.

Si­gue Sumyk y la ba­se de su equi­po de­por­ti­vo —Ali­cia Ce­brián co­mo re­cu­pe­ra­do­ra y Lau­rent La­fit­te co­mo pre­pa­ra­dor fí­si­co—, y así, des­de el in­mo­vi­lis­mo es­tra­té­gi­co, Mu­gu­ru­za desea re­cu­pe­rar la glo­ria. “Soy cons­cien­te de que em­pe­cé muy jo­ven y ga­né tí­tu­los im­por­tan­tes muy rá­pi­do, y eso, quie­ras o no, te ge­ne­ra una pre­sión cons­tan­te”, ex­pre­sa­ba a la re­vis­ta Wo­men’s Health ha­ce tres me­ses. “Quie­ro te­ner un año me­jor. Cuan­do has es­ta­do a un ni­vel top, lo que quie­res es vol­ver a él. Aus­tra­lia es un tor­neo que me gus­ta y quie­ro en­ca­de­nar va­rios par­ti­dos se­gui­dos”, se pro­nun­cia­ba ha­ce unos días an­te la cá­ma­ra de Eu­ros­port.

Pre­tem­po­ra­da en EE UU

An­te la pá­gi­na en blan­co, Mu­gu­ru­za arran­ca el año co­mo la nú­me­ro 18 de la WTA, ha­bien­do caí­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en el ran­king y per­di­do car­tel de­por­ti­vo. Al igual que los dos cur­sos pre­vios, en di­ciem­bre se des­pla­zó a Los Án­ge­les pa­ra ha­cer la pre­tem­po­ra­da y se de­jó caer por el Sta­ples Cen­ter pa­ra ver a los La­kers; lue­go par­ti­ci­pó en la Co­pa Hop­man, don­de ju­gó jun­to a Da­vid Fe­rrer —“lle­va 20 años de­mos­tran­do un enor­me es­pí­ri­tu lu­cha­dor, siem­pre arri­ba. He apren­di­do mu­cho…”, le elo­gió— y su­frió al­gu­nos pro­ble­mas en los cuá­dri­ceps; y des­pués, en Sid­ney, dis­pu­tó un so­lo par­ti­do por­que una gas­tro­en­te­ri­tis le im­pi­dió sal­tar a la pis­ta de nue­vo.

“Con el ni­vel que hay, es­to es más im­pre­de­ci­ble”, ase­gu­ra Mu­gu­ru­za, a la que en Mel­bour­ne le es­pe­ran cur­vas des­de el prin­ci­pio, pues­to que de­bu­ta la pró­xi­ma ma­dru­ga­da con­tra Sai­sai Zheng, la 38 del mun­do, sin ol­vi­dar que en 2018 ce­dió en la se­gun­da ron­da an­te Su-Wei Hsieh, tam­bién chi­na. “Siem­pre me veo co­mo una po­si­ble ga­na­do­ra, aun­que aho­ra el nú­me­ro uno es­tá muy le­jos, por­que ven­go de un año me­nos exi­to­so”, re­fle­xio­na. “Aho­ra lo que quie­ro es en­ca­de­nar par­ti­dos y sen­tir­me bien en la pis­ta, y el ran­king y to­das las co­sas bue­nas vol­ve­rán por sí solas”, cie­rra la his­pa­no­ve­ne­zo­la­na, an­te un 2019 cla­ve en el que no de­be­ría de­jar es­ca­par otra vez el tren. No siem­pre vuel­ven.

/ GTRES

Ra­fa Na­dal y Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za se sa­lu­dan an­tes de sus res­pec­ti­vos en­tre­na­mien­tos, ayer en Mel­bour­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.