Los mun­dos de Pe­sic

El País (Nacional) - - DEPORTES -

Re­co­no­ce­rán con­mi­go que si ti­pos co­mo Svetislav Pe­sic no exis­tie­ran, ha­bría que in­ven­tar­los. La du­da siem­pre es­ta­rá ahí; ¿son así por­que des­pués de mu­chos años se lo pue­den per­mi­tir, o pre­ci­sa­men­te aho­ra se lo pue­den per­mi­tir por­que siem­pre fue­ron así? Les pon­go en con­tex­to, por si des­cui­da­ron sus lecturas de­por­ti­vas se­ma­na­les. “Lo de la NBA no es ba­lon­ces­to. Pe­ro lo sa­ben ven­der me­jor... El me­jor ba­lon­ces­to del mun­do se jue­ga en la Eu­ro­li­ga”.

La pro­vo­ca­ción de Pe­sic es di­fí­cil­men­te me­jo­ra­ble. Se le ocu­rrió pre­ci­sa­men­te el día an­tes de que lo vi­si­ta­ra el nue­vo Pa­nat­hi­nai­kos de Rick Pi­tino, cu­yo ate­rri­za­je en Ate­nas re­cuer­da va­ga­men­te al de Geor­ge

Karl en aquel Real Ma­drid de Ra­món Men­do­za; dos fe­no­me­na­les pa­ra­cai­dis­tas. Nos sen­ta­mos a ver el par­ti­do con un plus de in­te­rés. Aun­que Pi­tino pa­só ca­si to­da su ca­rre­ra en la NCAA, mu­chos to­da­vía re­cor­da­mos sus com­pe­ti­ti­vos New York Knicks de la tem­po­ra­da 88-89, ga­nan­do 52 par­ti­dos y sien­do cam­peo­nes de la di­vi­sión Atlán­ti­ca, cuan­do los Bad Boys de De­troit im­po­nían su ley en la NBA por lo ci­vil (el ta­len­to de Du­mars y Tho­mas), o por lo cri­mi­nal (los mam­po­rros a des­tiem­po de Laim­beer y Rick Mahorn). Y nos ima­gi­na­mos la char­la pre­via de Pe­sic en el ves­tua­rio, ase­gu­rán­do­se de que to­dos hu­bie­ran en­ten­di­do la im­por­tan­cia del duelo. “Chi­cos; Pi­tino not in my hou­se! ¿ok?”, con ese len­gua­je pro­pio que con­vier­te sus tiem­pos muer­tos en un hai­ku, se­gún de­fi­ni­ción pres­ta­da del im­pa­ga­ble Pi­ti Hur­ta­do. El par­ti­do ca­yó por su­pues­to del la­do del Bar­ce­lo­na, que con­tro­ló de for­ma mu­cho más eu­ro­pea los úl­ti­mos mi­nu­tos; de­jan­do que Pa­nat­hi­nai­kos equi­vo­ca­ra sus li­mi­ta­dí­si­mas prio­ri­da­des ofen­si­vas.

Aho­ra apro­ve­che­mos el mun­do de Pe­sic pa­ra ha­cer un po­co de ba­lon­ces­to-fic­ción. Eli­ja­mos pa­ra ello a los me­jo­res en la can­cha y en los ban­qui­llos a am­bos la­dos del océano. So­lo va­len los de es­te si­glo, pa­ra que no se que­de fue­ra nin­gún lec­tor. De la NBA es­co­jo a Phil Jack­son y a Ste­ve Kerr, y a Leb­ron y Ko­be Br­yant. En Eu­ro­pa me que­do con Obra­do­vic y La­so, y me voy a per­mi­tir con­si­de­rar ju­ga­do­res Eu­ro­li­ga a Gi­nó­bi­li y Don­cic. Nues­tra mi­sión co­mo ges­to­res se­ría re­flo­tar equi­pos pa­ra que sean com­pe­ti­ti­vos en­se­gui­da. No sé a us­te­des, pe­ro si a mí me die­ran el di­ne­ro, en la NBA op­ta­ría ca­si siem­pre por fi­char a uno de esos dos ju­ga­do­res pri­me­ro, mien­tras en Eu­ro­pa creo que se­ría mu­cho más in­te­li­gen­te apos­tar por el ti­po que me de­be ma­ne­jar los re­cur­sos des­de el ban­qui­llo. Tras el par­ti­do fren­te al Ba­rça, di­jo Pi­tino que la di­fe­ren­cia en­tre la NBA y la Eu­ro­li­ga es­tá en la per­mi­si­vi­dad ar­bi­tral. Que allí de­ci­die­ron un día que ya bas­ta­ba de ha­cer tan­tas fal­tas, y que por eso se ano­ta­ba más. En­ten­di­do, Rick, por cier­to; ¿qué tal te hu­bie­ra ido el vier­nes con otros ti­pos que tam­bién ves­tían de ver­de, aquel quin­te­to ini­cial de tus Celtics de 1998 (Paul Pier­ce, An­toi­ne Wal­ker, Kenny An­der­son, Bru­ce Bo­wen y Vi­taly Po­ta­pen­ko), con el que no pu­dis­te en­trar en los pla­yoff NBA?

En mi nom­bre, y so­bre to­do en el de Juan An­to­nio Agui­lar, ale­ro al­to con una im­ba­ti­ble me­dia de tri­ple do­ble en su pri­me­ra tem­po­ra­da en Es­tu­dian­tes (se­gún su pro­pia de­fi­ni­ción; “dos me­tros, dos mi­nu­tos y dos fal­tas por par­ti­do”), que­re­mos dar las gra­cias a Pe­sic por re­co­no­cer la evi­den­cia. En Eu­ro­pa siem­pre se ha ju­ga­do me­jor al ba­lon­ces­to, so­bre to­do por la par­te que nos co­rres­pon­de a los ju­ga­do­res. Por eso lle­ga­ba otra no­che en la cual el en­tre­na­dor no con­si­de­ra­ba ne­ce­sa­rio el con­cur­so de Agui­lar —y ya se cum­plían unas cuan­tas—, cuan­do Jua­nan nos de­jó la fra­se que a par­tir de ese mo­men­to se con­vir­tió en el le­ma del ves­tua­rio de aquel equi­po que lle­gó a dispu­tar la Fi­nal Four de Eu­ro­li­ga: “¿Sa­béis lo que os di­go? Que es­toy has­ta los huevos; ¡ma­ña­na le di­go a mi agen­te que me voy a la NBA!”.

/ GETTY

Pi­tino y Pe­sic char­lan an­tes del Ba­rça-Pa­nat­hi­nai­kos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.