De­ce­nas de mi­les de per­so­nas mar­chan con­tra el lí­der de EE UU

Las pro­tes­tas en Lon­dres re­cha­zan la po­lí­ti­ca de la Ca­sa Blan­ca

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - MA­RÍA CON­TRE­RAS, Lon­dres

An­te la mi­ra­da en­tre di­ver­ti­da e in­cré­du­la de tu­ris­tas y lon­di­nen­ses, la zo­na de West­mins­ter ama­ne­ció ayer con un Do­nald Trump en pa­ña­les y en­ra­bie­ta­do co­mo un be­bé so­bre­vo­lan­do el Par­la­men­to bri­tá­ni­co. Re­co­no­ci­bles por su atuen­do ro­jo, los vo­lun­ta­rios en­car­ga­dos de ma­ni­pu­lar el di­ri­gi­ble lle­va­ban es­cri­to en la es­pal­da de sus cha­que­tas “los ni­ñe­ros de Trump”. El enor­me glo­bo de seis me­tros de al­tu­ra, que echó a vo­lar en­tre ví­to­res a las 9.30 de la ma­ña­na fren­te al pa­la­cio de West­mins­ter, fue el pri­mer ac­to de una jor­na­da de pro­tes­tas en Lon­dres cu­yo úni­co pun­to del día era de­mos­trar­le a Do­nald Trump que no es bien­ve­ni­do. Los or­ga­ni­za­do­res de las dis­tin­tas pro­tes­tas es­ti­ma­ron que unas 250.000 per­so­nas sa­lie­ron a la ca­lle en Lon­dres pa­ra cla­mar con­tra el pre­si­den­te de EE UU. En­tre ellas, el lí­der del par­ti­do la­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn.

Con el rui­do de los he­li­cóp­te­ros co­mo ban­da so­no­ra per­ma­nen­te, el pri­mer pla­to fuer­te de la jor­na­da de pro­tes­tas fue una ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da por Wo­men’s March Lon­don. La mar­cha, que se desa­rro­lló de for­ma pa­cí­fi­ca y or­de­na­da, par­tió a las 11 de la ma­ña­na des­de la se­de de la BBC en Portland Pla­ce pa­ra aca­bar con una con­cen­tra­ción en Par­lia­ment Square. “Es­toy aquí por­que es­toy ho­rro­ri­za­da por las po­lí­ti­cas de Do­nald Trump. Creo que es una ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad, pa­ra el pla­ne­ta, que es­tá ale­jan­do a sus alia­dos… Y po­dría se­guir y se­guir”, afir­mó la nor­te­ame­ri­ca­na Meg Tay­lor, que lle­va seis años vi­vien­do en East­bour­ne, en la cos­ta sur de In­gla­te­rra, y no se ha de­ja­do di­sua­dir por una ad­ver­ten­cia de la em­ba­ja­da de EE UU, que acon­se­ja­ba a los ciu­da­da­nos de ese país re­si­den­tes en Reino Uni­do que man­tu­vie­ran “un per­fil ba­jo” en las pro­tes­tas.

Bau­ti­za­da co­mo Bring the Noi­se, la mar­cha bus­ca­ba, li­te­ral­men­te, ha­cer rui­do. Y, con es­te fin, los asis­ten­tes echa­ron mano a to­do lo que te­nían a su al­can­ce: ca­ce­ro­las, ca­zos, sar­te­nes, tam­bo­res, sil­ba­tos, o su pro­pia voz, que mu­chos al­za­ron en sil­bi­dos y abu­cheos a la al­tu­ra del 10 de Dow­ning Street, la re­si­den­cia de la pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May. Prác­ti­ca­men­te ca­da per­so­na o gru­po por­ta­ba una pan­car­ta di­fe­ren­te. Los men­sa­jes os­ci­la­ban en­tre lo ex­pe­di­ti­vo —“Trump es una des­gra­cia pa­ra la hu­ma­ni­dad”—, lo hu­mo­rís­ti­co —“co­noz­co bac­te­rias con más cul­tu­ra”— y lo ai­ra­do —“Lon­dres re­ci­be a to­do el mun­do (me­nos a ra­cis­tas, mi­só­gi­nos y men­ti­ro­sos)”—.

Je­remy Corbyn se di­ri­gió a los ma­ni­fes­tan­tes an­te la co­lum­na de Nelson. “Cuan­do nos uni­mos con un ob­je­ti­vo co­mún, to­dos ga­na­mos”, pro­cla­mó en­tre ova­cio­nes el lí­der de los la­bo­ris­tas. Su pre­de­ce­sor en el car­go, Ed Mi­lli­band, o el ex vi­ce pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Nick Clegg tam­bién anun­cia­ron su pre­sen­cia en una con­cen­tra­ción multitudinaria que su­peró las pre­vi­sio­nes ini­cia­les de asis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.