¿Sui­ci­dio de­mo­grá­fi­co?

MAR­GA­RI­TA LEÓN Ser más no sig­ni­fi­ca ser más fe­li­ces. La po­lí­ti­ca na­ta­lis­ta de­be as­pi­rar a una so­cie­dad in­clu­si­va

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

de las so­cie­da­des tra­di­cio­na­les que pau­tan con­duc­tas y des­ti­nos, ma­yor es la au­to­no­mía so­bre la to­ma de de­ci­sio­nes vi­ta­les. Pa­ra ca­da vez más mu­je­res (y hom­bres), no te­ner hi­jos es un ejer­ci­cio de li­ber­tad. En torno al 15% de las mu­je­res na­ci­das a fi­na­les de los años se­sen­ta y du­ran­te la dé­ca­da de los años se­ten­ta no tie­ne hi­jos en Eu­ro­pa, con Ale­ma­nia a la ca­be­za. Es pro­ba­ble que la pro­por­ción au­men­te cuan­do los paí­ses de Eu­ro­pa orien­tal y cen­tral se su­men a es­ta ten­den­cia. En los cálcu­los so­bre ma­ne­ras de in­cen­ti­var la na­ta­li­dad es im­por­tan­te com­pren­der que en los ho­ri­zon­tes vi­ta­les de mu­chas mu­je­res no fi­gu­ra el de­seo de pro­crea­ción, sin que es­to obe­dez­ca a nin­gu­na ca­ren­cia.

Nos mo­ve­mos por tan­to en már­ge­nes es­tre­chos. Po­dría­mos ma­ña­na con­ver­tir­nos en Sue­cia, con su Es­ta­do de bie­nes­tar tan es­co­ra­do ha­cia las fa­mi­lias, con sus per­mi­sos pa­ren­ta­les ge­ne­ro­sos, sus ser­vi­cios a la infancia uni­ver­sa­les y sus for­mas fle­xi­bles pe­ro se­gu­ras de em­pleo y aun así no al­can­za­ría­mos, co­mo no al­can­za Sue­cia, la ta­sa de re­em­pla­zo de 2,1 hi­jos por mu­jer. No hay nin­gu­na evi­den­cia que in­di­que que las po­lí­ti­cas na­ta­lis­tas con­si­gan su ob­je­ti­vo, es de­cir, que ani­men a las mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va a te­ner más hi­jos.

¿Qué po­lí­ti­cas en­ton­ces? De­be­ría­mos em­pe­zar por adap­tar los pa­rá­me­tros de aná­li­sis. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que si­ga­mos con­si­de­ran­do po­bla­ción de­pen­dien­te a las per­so­nas ma­yo­res de 64 años cuan­do la es­pe­ran­za de vi­da se si­túa por en­ci­ma de los 80. Ur­ge plan­tear las po­lí­ti­cas so­cia­les mu­cho más des­de pro­ce­sos de in­ter­de­pen­den­cia a lo lar­go del ci­clo vi­tal, con sus múl­ti­ples cru­ces y tran­si­cio­nes, y me­nos des­de rí­gi­das ló­gi­cas, ca­da vez más ar­bi­tra­rias, de eta­pas bio­grá­fi­cas que se abren y cie­rran. Den­tro del es­ce­na­rio ge­ne­ra­li­za­do de ba­ja na­ta­li­dad, los paí­ses con los ín­di­ces in­fe­rio­res son aque­llos en los que más per­sis­te esa ab­sur­da dis­yun­ti­va del “cui­das o tra­ba­jas”.

Una bue­na po­lí­ti­ca na­ta­lis­ta po­dría cen­trar­se en la eman­ci­pa­ción de los jó­ve­nes, en la pre­ca­ri­za­ción del em­pleo y en la so­cia­li­za­ción de los cui­da­dos. Es, si aca­so, un an­he­lo por un Es­ta­do de bie­nes­tar más in­clu­si­vo y cohe­sio­na­dor. Po­dría­mos no ser más, pe­ro pro­ba­ble­men­te se­ría­mos más fe­li­ces. Mar­ga­ri­ta León es pro­fe­so­ra de Cien­cia Po­lí­ti­ca en la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.