ROS

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Des­de ha­ce al­gún tiem­po, los go­bier­nos de los paí­ses desa­rro­lla­dos atien­den con preo­cu­pa­ción a las pro­yec­cio­nes de­mo­grá­fi­cas de sus so­cie­da­des en las que ca­da vez se vi­ve más pe­ro se na­ce me­nos. Pa­ra unos Es­ta­dos de bie­nes­tar idea­dos cuan­do las pi­rá­mi­des po­bla­cio­na­les eran cla­ra­men­te pi­rá­mi­des y no ja­rro­nes pos­mo­der­nos, es­tas nue­vas di­ná­mi­cas crean no po­cos pro­ble­mas, des­de la sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de los sis­te­mas pú­bli­cos de pen­sio­nes has­ta las pre­vi­sio­nes de au­men­to ex­po­nen­cial del gas­to so­cio­sa­ni­ta­rio. Si bien el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to es co­mún a to­dos los paí­ses avan­za­dos, en al­gu­nos, co­mo Es­pa­ña o Ja­pón, es­tá más acen­tua­do por una es­pe­ran­za de vi­da su­pe­rior a la me­dia y unas ta­sas de fer­ti­li­dad ex­tra­or­di­na­ria­men­te ba­jas. En es­te con­tex­to sal­tan las alarmas del sui­ci­dio de­mo­grá­fi­co y se pre­ci­pi­tan las dis­cu­sio­nes en torno a la ne­ce­si­dad de co­rre­gir un sal­do ve­ge­ta­ti­vo ne­ga­ti­vo con las po­lí­ti­cas ade­cua­das. ¿Cuá­les se­rían es­tas po­lí­ti­cas? Son ne­ce­sa­rias dos con­si­de­ra­cio­nes pre­vias.

En pri­mer lu­gar, aun­que las con­se­cuen­cias di­rec­tas del en­ve­je­ci­mien­to afec­tan a la or­ga­ni­za­ción so­cial, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de ca­da so­cie­dad sin­gu­lar, el fe­nó­meno, si­tua­do en su pers­pec­ti­va glo­bal, ad­quie­re un ca­li­bre bien dis­tin­to. En es­te mun­do in­ter­co­nec­ta­do que ha­bi­ta­mos, las di­ná­mi­cas de­mo­grá­fi­cas no pue­den des­li­gar­se de la cues­tión fun­da­men­tal de la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal. No sa­be­mos cuán­tas per­so­nas ca­ben en el pla­ne­ta Tie­rra pe­ro sí sa­be­mos que re­ver­tir la so­bre­ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les y la re­pa­ra­ción de los eco­sis­te­mas da­ña­dos pa­sa por cam­bios pro­fun­dos en las pau­tas de con­su­mo, so­bre to­do del nor­te, y el con­trol de­mo­grá­fi­co, so­bre to­do del sur. El pro­ble­ma es en reali­dad mu­cho más de des­equi­li­brios de­mo­grá­fi­cos en­tre re­gio­nes que cual­quier ame­na­za de ex­tin­ción de la ra­za hu­ma­na por su in­su­fi­cien­te re­pro­duc­ción.

En se­gun­do lu­gar, el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción es, an­te to­do, la his­to­ria de un éxi­to y no de un fra­ca­so, en sus dos ex­tre­mos. Por una par­te, vi­vi­mos más años (y más años sa­nos) gra­cias a los avan­ces mé­di­cos, me­jo­ras en la die­ta y en los há­bi­tos co­ti­dia­nos. Por otra par­te, cuan­do las mu­je­res ga­nan en ac­ce­so a la edu­ca­ción, en au­to­no­mía fi­nan­cie­ra, en eman­ci­pa­ción en definitiva, la fer­ti­li­dad cae. Cuan­to más nos ale­ja­mos de los es­tric­tos cor­sés nor­ma­ti­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.