So­bra el tiem­po

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Ni ca­so a Trump

Co­mo vie­jo ami­go de Es­ta­dos Uni­dos y an­ti­guo fun­cio­na­rio es­pa­ñol en Was­hing­ton, si­go las ex­cen­tri­ci­da­des de Trump a tra­vés del pro­gra­ma de Bill Maher (HBO) y de The New York Ti­mes, don­de es­te per­so­na­je re­ci­be el tra­ta­mien­to que se me­re­ce co­mo una ano­ma­lía tem­po­ral del sis­te­ma elec­to­ral nor­te­ame­ri­cano que pue­de ser im­pea­ched el día me­nos pen­sa­do. En la reunión de la OTAN, se­gún la in­for­ma­ción de EL PAÍS, Trump re­cri­mi­na a los so­cios eu­ro­peos por no gas­tar más en de­fen­sa y de pa­so re­pro­cha a Ale­ma­nia que­rer re­ci­bir gas ru­so di­rec­ta­men­te. ¿De quién se tie­ne que de­fen­der Eu­ro­pa? No pa­re­ce que sea de Ru­sia, que se es­tá pre­sen­tan­do en el Mun­dial co­mo un país hos­pi­ta­la­rio cu­yo man­da­ta­rio re­ele­gi­do re­cien­te­men­te es muy po­pu­lar.— En­ri­que Gar­cía-He­rráiz Pé­rez. Ma­drid. No de­be ha­ber otra ex­pli­ca­ción. Por qué se­rá que el te­ma de in­cluir o no la asignatura de Re­li­gión, o que su apren­di­za­je sea o no eva­lua­ble, es­tá en la agen­da po­lí­ti­ca del Gobierno. Pues es bien sen­ci­llo: co­mo se mues­tra tan in­ca­paz co­mo el an­te­rior pa­ra im­pul­sar un pac­to por la edu­ca­ción, se de­tie­ne en cues­tio­nes trans­ver­sa­les. Lo que la so­cie­dad de­man­da ur­gen­te­men­te es

Acu­da a su mé­di­co

Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias, an­te la con­ta­mi­na­ción de va­rias mar­cas de un an­ti­hi­per­ten­si­vo, no va­ci­lan en acon­se­jar a los ciu­da­da­nos que acu­dan a su mé­di­co pa­ra que les mo­di­fi­que la pres­crip­ción por otra mar­ca li­bre de di­cha con­ta­mi­na­ción. Los mé­di­cos so­le­mos re­ce­tar “por prin­ci­pio una re­for­ma edu­ca­ti­va que ha­ga de la edu­ca­ción un ins­tru­men­to útil pa­ra la con­se­cu­ción de com­pe­ten­cias que fa­ci­li­ten el desa­rro­llo in­te­gral de las per­so­nas en su vi­da pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Pe­ro no, co­rre pri­sa por de­te­ner­se con mi­nu­cias cuan­do lo real­men­te preo­cu­pan­te es el ab­sen­tis­mo es­co­lar, que ha­ya ma­yor co­rres­pon­den­cia en­tre es­cue­la y mun­do la­bo­ral o la ca­li­dad ac­ti­vo”; es de­cir, no de­ci­di­mos, en prin­ci­pio, la mar­ca que se le ad­mi­nis­tra al pa­cien­te. Las ofi­ci­nas de far­ma­cia, las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias y los pro­pios pa­cien­tes son los que pre­fie­ren unas mar­cas a otras. En cam­bio, aho­ra nos quie­ren ha­cer de­ci­dir a no­so­tros, los mé­di­cos de fa­mi­lia, las mar­cas que te­ne­mos que pres­cri­bir. de la en­se­ñan­za. In­cluir o no la en­se­ñan­za de re­li­gión en el BOE, o no eva­luar­la, se­ría in­tere­san­te dis­cu­tir­lo pe­ro no de­be ser una prio­ri­dad. Po­dría ser una op­ción sus­ti­tuir en co­le­gios pú­bli­cos la asignatura de Re­li­gión por una his­to­ria de las re­li­gio­nes que en­glo­be dis­tin­tas creen­cias y cul­tos ma­yo­ri­ta­rios que han le­ga­do una iden­ti­dad cul­tu­ral in­ne­ga­ble. A es­te res­pec­to, Es­pa­ña no es una ex­cep­ción. A ver qué ha­cen.— Pa­blo Erecacho Gortazar. Bil­bao.

Me pa­re­ce in­dig­nan­te. Nues­tra fun­ción sa­ni­ta­ria aca­ba en in­for­mar a los pa­cien­tes de los ries­gos de con­su­mir las mar­cas con­ta­mi­na­das. Los in­tere­ses co­mer­cia­les, la de­ci­sión de las au­to­ri­da­des y las pre­fe­ren­cias de los pa­cien­tes son los úni­cos ac­to­res en es­ta si­tua­ción.— Ra­fael Ji­mé­nez To­bo­so. To­ma­res (Se­vi­lla).

Im­pues­tos

Los im­pues­tos de los ri­cos aca­ba­mos pa­gán­do­los tra­ba­ja­do­res y clien­tes. Y Sán­chez lo sa­be.— Al­ber­to Asen­si. Al­ge­me­sí (Va­len­cia). Los tex­tos tie­nen que en­viar­se ex­clu­si­va­men­te a EL PAÍS y no de­ben te­ner más de 100 pa­la­bras (700 ca­rac­te­res sin es­pa­cios). De­ben cons­tar nom­bre y ape­lli­dos, ciu­dad, te­lé­fono y DNI o pa­sa­por­te de sus au­to­res. EL PAÍS se re­ser­va el de­re­cho de pu­bli­car­los, re­su­mir­los o ex­trac­tar­los. No se da­rá in­for­ma­ción so­bre es­tas co­la­bo­ra­cio­nes. Car­ta­sDi­rec­to­ra@el­pais.es El mi­nis­tro del In­te­rior de Ita­lia es Mat­teo Sal­vi­ni y no Mat­teo Ren­zi co­mo se afir­ma­ba ayer en una in­for­ma­ción de la pá­gi­na 6. La Con­fe­ren­cia de Mú­nich se ce­le­bró en 1938 y no en 1936 co­mo se afir­ma­ba en la pá­gi­na 2 de la edi­ción de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.