El gi­ro a la de­re­cha de Ca­sa­do abre una ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca en el PP

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - NA­TA­LIA JUN­QUE­RA, Ma­drid

El can­di­da­to a las pri­ma­rias del PP Pa­blo Ca­sa­do quie­re te­ner “un debate de ideas” con So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría por­que ve ne­ce­sa­ria una “re­fun­da­ción” del par­ti­do. Des­de la Du­ran­te años, fue­ron Jo­sé Ma­ría Az­nar y Es­pe­ran­za Aguirre los que exi­gie­ron un rear­me ideo­ló­gi­co en el PP. “Cuan­do un par­ti­do no tie­ne cla­ro cuál es su ideo­lo­gía, sus di­ri­gen­tes van co­mo po­llos sin ca­be­za”, lle­gó a de­cir es­ta úl­ti­ma. Pre­di­ca­ban en el de­sier­to, por­que mien­tras la for­ma­ción es­tu­vo en el po­der nin­gún di­ri­gen­te apre­ció ese pro­ble­ma de “in­de­fi­ni­ción”. Aho­ra, en el de­but de pri­ma­rias del PP, uno de los can­di­da­tos, Pa­blo Ca­sa­do, re­clu­ta apo­yos re­to­man­do esa re­ce­ta de la “re­fun­da­ción” y pro­me­tien­do una “con­ven­ción ex­tra­or­di­na­ria so­bre prin­ci­pios y va­lo­res”. “Aca­bo de vo­tar­le con mu­cha ilu­sión”, de­cla­ró Aguirre en­tu­sias­ma­da en la pri­me­ra vuel­ta de las pri­ma­rias.

El vi­ce­se­cre­ta­rio del PP, de 37 años, ha di­se­ña­do su cam­pa­ña ba­jo esa pre­mi­sa —“quie­ro lan­zar un pro­yec­to na­cio­nal don­de ten­ga­mos un dis­cur­so re­co­no­ci­ble”, di­jo— y ha abier­to una ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca. El PP se ha par­ti­do en dos: quie­nes creen que es­tán eli­gien­do a un nue­vo lí­der y quie­nes opinan que, ade­más, hay que re­vi­sar el nú­cleo ideo­ló­gi­co.

Mien­tras Ca­sa­do tra­ta de ha­cer una cam­pa­ña de ti­po pre­si­den­cial, con ac­tos sec­to­ria­les y pro­pues­tas de cam­bios le­gis­la­ti­vos, su ri­val, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, ha en­fo­ca­do la su­ya ha­cia el li­de­raz­go, ven­dien­do su ex­pe­rien­cia de Gobierno con Mariano Ra­joy y su me­jor dis­po­si­ción pa­ra re­gre­sar a La Mon­cloa. “Me can­di­da­tu­ra de la ex­vi­ce­pre­si­den­ta re­cha­zan ese due­lo y ase­gu­ran que el pro­gra­ma del PP ya es­tá es­cri­to y que aho­ra se tra­ta de ele­gir a un nue­vo lí­der, no de rein­ven­tar­se. El par­ti­do des­car­ta el debate por “fal­ta de con­sen­so”, en­can­ta­ría sa­ber qué pro­pues­tas fis­ca­les, edu­ca­ti­vas, in­ter­na­cio­na­les tie­ne la otra can­di­da­tu­ra”, le afea Ca­sa­do. “Quien pi­de un debate de ideas no tie­ne ni idea. El pro­gra­ma del PP ya es­tá es­cri­to”, res­pon­den en el equi­po de San­ta­ma­ría, la op­ción con­ti­nuis­ta, tras ca­si 20 años al la­do de Ra­joy.

Nom­bra­do por Ra­joy

El vi­ce­se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­ción —que fue nom­bra­do en ese car­go por Ra­joy en 2015, den­tro de una ope­ra­ción de re­no­va­ción de ros­tros en el PP que in­clu­yó tam­bién a An­drea Levy, Ja­vier Maroto y Fer­nan­do Mar­tí­nez-Mai­llo— se ha si­tua­do a la de­re­cha pe­ro la cam­pa­ña del vi­ce­se­cre­ta­rio ya ha abier­to la ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca. Al ha­blar de ile­ga­li­zar a los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas o re­gre­sar a la ley del abor­to de 1985, Ca­sa­do y sus apo­yos se co­lo­can a la de­re­cha de Ra­joy. del Gobierno del PP que lle­gó a La Mon­cloa tras las elec­cio­nes de 2011 y se fue el pa­sa­do 1 de ju­nio.

Ca­sa­do ha­bla de la po­si­bi­li­dad de ile­ga­li­zar los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas: “Hay que pre­ve­nir. Se pue­de ha­cer con la ley de par­ti­dos, co­mo se hi­zo con el en­torno de Ba­ta­su­na. En es­te ca­so no hay vio­len­cia, pe­ro sí coac­cio­nes, ame­na­zas, ni­ños que su­fren en los co­le­gios...”, ha di­cho. Y cri­ti­có la Ope­ra­ción Diá­lo­go con la Ge­ne­ra­li­tat que Ra­joy en­car­gó a San­ta­ma­ría en pleno pro­cés: “Fue un fra­ca­so”, afir­mó. “No apli­ca­mos el 155 co­mo ha­bía que apli­car­lo”.

Tam­bién pro­po­ne Ca­sa­do re­cu­pe­rar en el Có­di­go Pe­nal los de­li­tos de se­di­ción im­pro­pia y con­vo­ca­to­ria ile­gal de re­fe­rén­dum. Al­fon­so Alon­so, que apo­ya a la ex­vi­ce­pre­si­den­ta, ca­li­fi­ca es­ta ca­ta­ra­ta de re­pro­ches co­mo “opor­tu­nis­tas”. Pe­ro el vi­ce­se­cre­ta­rio es­tá con­ven­ci­do de que su men­sa­je ca­la en una par­te del elec­to­ra­do que “desea vol­ver a te­ner una ex­cu­sa pa­ra vo­tar al PP” y a la que llama “la Es­pa­ña de los bal­co­nes” [por las ban­de­ras col­ga­das].

En esa ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca, Ca­sa­do tam­bién ha re­cu­rri­do a asun­tos sen­si­bles co­mo el abor­to. “No nos gus­ta la ley de Za­pa­te­ro [de pla­zos] y la va­mos a mo­di­fi­car. Que­re­mos vol­ver a la de 1985 [de su­pues­tos]. El abor­to no es un de­re­cho. No pue­de ser ba­rra li­bre y un co­la­de­ro co­mo con es­ta ley”, de­cla­ró el can­di­da­to pro­me­tien­do un cam­bio le­gis­la­ti­vo que Ra­joy tam­po­co hi­zo —aun­que ama­gó con ha­cer­lo— en el Gobierno. De los seis pre­can­di­da­tos a pri­ma­rias, el gru­po ul­tra­ca­tó­li­co Haz­te oír so­lo apro­bó a Gar­cía Hernández y a Ca­sa­do por ser los úni­cos, de­cían, que de­fen­dían su­fi­cien­te­men­te “la vi­da, la fa­mi­lia y la uni­dad de Es­pa­ña”.

En lo eco­nó­mi­co, Ca­sa­do pro­cla­ma un “li­be­ra­lis­mo sin com­ple­jos” y ha re­clu­ta­do pa­ra su equi­po a Da­niel La­ca­lle, fi­cha­do en su día por Aguirre, y a Ma­nuel Pizarro. Cuan­do, en 2013, le pre­gun­ta­ron qué ha­ría si fue­ra pre­si­den­te del Gobierno, La­ca­lle res­pon­dió: “Re­ne­go­ciar to­das las sub­ven­cio­nes pa­ra cam­biar­las por in­cen­ti­vos fis­ca­les; po­ner un sis­te­ma fis­cal es­tán­dar y fi­jo, ba­jo y el mis­mo pa­ra to­dos, pa­ra que no ha­ya de­duc­cio­nes”. Un ví­deo apó­cri­fo con­tra Sáenz de San­ta­ma­ría di­fun­di­do ayer a tra­vés de What­sapp y re­des so­cia­les mos­tra­ba a uno de sus afi­nes, el ex­mi­nis­tro Cris­tó­bal Mon­to­ro, jun­to al ti­tu­lar: “Fe­roz subida de im­pues­tos”.

Otra mues­tra del gi­ro a la de­re­cha de Ca­sa­do es el he­cho de que ha recuperado a una di­ri­gen­te que aban­do­nó en 2008 la pri­me­ra lí­nea al en­ten­der que el PP “se des­di­bu­ja­ba” (Ma­ría San Gil) e in­ten­ta re­cu­pe­rar a otro que se fue a Vox (Jo­sé Antonio Or­te­ga La­ra). El vi­ce­se­cre­ta­rio ofre­ce a San Gil el car­go que quie­ra si ga­na. “Es­tos 10 años me he sen­ti­do ideo­ló­gi­ca­men­te muy huér­fa­na, pe­ro Pa­blo me ha de­vuel­to la ilu­sión por mi­li­tar en el PP”, di­jo la ex­pre­si­den­ta del par­ti­do en Eus­ka­di.

“[San­ta­ma­ría y Ca­sa­do] Se es­tán pe­lean­do por el úl­ti­mo com­pro­mi­sa­rio”, ad­mi­te el pre­si­den­te del co­mi­té or­ga­ni­za­dor del con­gre­so, Luis de Gran­des. Fi­nal­men­te, se­rán 3.082 los que vo­ta­rán, en ca­bi­nas y con so­bres, si lo desean, pa­ra evi­tar “mie­dos es­cé­ni­cos”. Den­tro de una se­ma­na se co­no­ce­rá el nom­bre del su­ce­sor de Mariano Ra­joy, pe­ro la ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca ya es­tá abier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.