La po­li­cía bus­ca a un hom­bre que ti­ró a su pa­re­ja por la ven­ta­na

Otra mu­jer tam­bién so­bre­vi­ve en Má­la­ga a una agre­sión ma­chis­ta

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - Li­ber­tad con car­gos R. CARRANCO / E. CO­DI­NA Bar­ce­lo­na / Má­la­ga Sin ates­ta­do po­li­cial. Más fa­mi­lia­res. Pros­ti­tu­ción y aco­so. For­ma­ción es­pe­cia­li­za­da. Ci­ber­vio­len­cia. Más in­ves­ti­ga­ción.

Mien­tras, Die­go de Egea, ma­gis­tra­do de la Au­dien­cia Na­cio­nal, de­ci­dió ayer de­cre­tar li­ber­tad con car­gos pa­ra el co­mi­sa­rio En­ri­que Gar­cía Cas­ta­ño, alias El Gor­do. Es­te po­li­cía, pró­xi­mo al co­mi­sa­rio ju­bi­la­do Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo, fue de­te­ni­do el miér­co­les den­tro de la Ope­ra­ción Tán­dem. La Fis­ca­lía, que lo si­túa en el su­pues­to en­tra­ma­do ur­di­do por el con­si­de­ra­do rey de las cloa­cas del Es­ta­do, Vi­lla­re­jo, ins­tó su de­ten­ción por­que ha­bría fa­ci­li­ta­do pre­sun­ta­men­te da­tos con­fi­den­cia­les a cam­bio de co­ches y di­ne­ro. Un ex­tre­mo so­bre el que lo ha in­te­rro­ga­do el juez, que ayer le re­ti­ró el pa­sa­por­te, le prohi­bió sa­lir de Es­pa­ña y le im­pu­so com­pa­re­cen­cias quin­ce­na­les.

Pe­ro por el juz­ga­do de De Egea no ha pa­sa­do so­lo Gar­cía Cas­ta­ño, in­ves­ti­ga­do por los de­li­tos de cohe­cho im­pro­pio y re­ve­la­ción de se­cre­tos. El ma­gis­tra­do tam­bién in­te­rro­gó ayer a otro po­li­cía de­te­ni­do el mis­mo miér­co­les —el ins­pec­tor Antonio Bo­ni­lla—, al que le de­jó en li­ber­tad con car­gos y con las mis­mas me­di­das cau­te­la­res; y a la pa­re­ja e hi­ja de El Gor­do, tam­bién impu­tadas y dos fi­gu­ras cla­ve en es­ta ope­ra­ción. An­da­lu­cía da un pa­so ade­lan­te con es­te cam­bio en la adap­ta­ción del lla­ma­do con­ve­nio de Estambul, un tra­ta­do eu­ro­peo que Es­pa­ña ra­ti­fi­có en 2014 pe­ro cu­yo con­te­ni­do aún no ha tras­la­da­do a la nor­ma­ti­va na­cio­nal. El con­ve­nio re­co­pi­la to­das las for­mas de vio­len­cia que pue­den ejer­cer­se con­tra la mu­jer por el me­ro he­cho de ser­lo, tan­to den­tro co­mo fue­ra de la pa­re­ja. Castilla-La Man­cha es otra de las comunidades que tra­mi­ta una adap­ta­ción a la nor­ma­ti­va eu­ro­pea, aun­que su pro­yec­to es­tá aún pen­dien­te de apro­ba­ción.

La pro­pues­ta an­da­lu­za, a cu­yos Agen­tes de po­li­cía ins­pec­cio­nan el co­che en el que apa­re­ció ayer el ca­dá­ver del hom­bre sos­pe­cho­so de agre­dir po­co an­tes a su pa­re­ja en Má­la­ga. Los Mos­sos d’Es­qua­dra bus­ca­ban ayer a un hom­bre que pre­sun­ta­men­te ti­ró a su pa­re­ja des­de un se­gun­do pi­so el pa­sa­do mar­tes en Ba­da­lo­na (Bar­ce­lo­na). La mu­jer se en­cuen­tra in­gre­sa­da en el Hos­pi­tal Ger­mans Trias i Pu­jol en es­ta­do gra­ve, se­gún fuen­tes po­li­cia­les. En Má­la­ga, otra mu­jer so­bre­vi­vió tam­bién al ata­que de su pa­re­ja, que pre­sun­ta­men­te in­ten­tó ma­tar­la a mar­ti­lla­zos y lue­go se sui­ci­dó. En lo que va de año, 21 mu­je­res han si­do de su nor­ma­ti­va au­to­nó­mi­ca con­tra vio­len­cia de gé­ne­ro, apro­ba­da en 2007. La equi­pa­ra­ción per­mi­ti­rá a es­tas otras víc­ti­mas asis­ten­cia le­tra­da du­ran­te 24 ho­ras, ac­ce­der a ser­vi­cios so­cia­les o a re­cur­sos y ayu­das pú­bli­cas de edu­ca­ción, de vi­vien­da o de salud, en­tre otras no­ve­da­des. prin­ci­pa­les cam­bios ha te­ni­do ac­ce­so es­te pe­rió­di­co, no va acom­pa­ña­da de me­mo­ria eco­nó­mi­ca. Fuen­tes de la Con­se­je­ría de Jus­ti­cia ase­gu­ran, no obs­tan­te, que tie­ne ga­ran­ti­za­da la fi­nan­cia­ción en los Pre­su­pues­tos. “An­da­lu­cía da un pa­so ade­lan­te. For­ta­le­ce­mos nues­tra lu­cha y da­mos me­jor res­pues­ta a las mu­je­res víc­ti­mas y a sus fa­mi­lias”, se­ña­ló Ro­sa Agui­lar, con­se­je­ra de Jus­ti­cia, tras la in­clu­sión de las en­mien­das. Es­tas son otras no­ve­da­des:

Has­ta aho­ra, pa­ra ser con­si­de­ra­da co­mo víc­ti­ma y te­ner ac­ce­so a la ase­si­na­das a ma­nos de sus pa­re­jas o ex­pa­re­jas.

La agre­sión en Ba­da­lo­na se pro­du­jo el mar­tes a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na. La po­li­cía ca­ta­la­na re­ci­bió un avi­so de una pe­lea en el in­te­rior de un do­mi­ci­lio y pos­te­rior­men­te de que una mu­jer se ha­bía pre­ci­pi­ta­do al va­cío des­de un se­gun­do pi­so. En el lu­gar en­con­tra­ron a la víc­ti­ma, que fue tras­la­da­da al hos­pi­tal. Los pri­me­ros in­di­cios apun­tan a un ca­so de vio­len­cia de gé­ne­ro.

En Má­la­ga, un hom­bre de 43 años in­ten­tó ma­tar ayer a su pa­re­ja, aten­ción y las ayu­das era ne­ce­sa­rio acre­di­tar­lo por re­so­lu­ción ju­di­cial, me­dian­te un in­for­me fis­cal o un ates­ta­do po­li­cial. Con es­te nue­vo tex­to, se pue­den ges­tio­nar tam­bién a tra­vés de cer­ti­fi­ca­dos de los ser­vi­cios so­cia­les, sa­ni­ta­rios o de cen­tros pú­bli­cos de aten­ción a víc­ti­mas. Ade­más, val­drán in­for­mes de la Ins­pec­ción de Tra­ba­jo y de la Se­gu­ri­dad So­cial en los ca­sos de aco­so se­xual y por ra­zón de se­xo en el ám­bi­to la­bo­ral.

El con­cep­to de víc­ti­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro in­clui­rá tam­bién a otros miem­bros de 42, a mar­ti­lla­zos, cuan­do am­bos se en­con­tra­ban en un apar­ca­mien­to de la Ave­ni­da de Eu­ro­pa. La po­li­cía tra­ba­ja con la hi­pó­te­sis de que el agre­sor dio por muer­ta a la víc­ti­ma y hu­yó del lu­gar. Es­ta, de 42 años, re­cu­pe­ró la con­cien­cia y pi­dió so­co­rro al vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad, que avi­só a los ser­vi­cios de emer­gen­cia. Tie­ne va­rias le­sio­nes, pe­ro no se te­me por su vi­da. El hom­bre se sui­ci­dó: su cuer­po fue ha­lla­do en el in­te­rior del co­che en una zo­na cer­ca­na al apar­ca­mien­to una ho­ra más tar­de. del en­torno fa­mi­liar: per­so­nas ma­yo­res, con dis­ca­pa­ci­dad o en si­tua­ción de de­pen­den­cia que es­tén su­je­tas a la tu­te­la, guar­dia o cus­to­dia de la mu­jer agre­di­da. Que­da re­gla­men­ta­do tam­bién que las ma­dres cu­yos hi­jos ha­yan si­do ase­si­na­dos con la in­ten­ción de da­ñar­la, ya sea su pa­re­ja o ex­pa­re­ja, sean tam­bién víc­ti­mas, un su­pues­to pre­vis­to en el nue­vo pac­to de Es­ta­do con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, apro­ba­do en sep­tiem­bre y pa­ra el que se aca­ban de li­brar los pri­me­ros 200 mi­llo­nes de eu­ros anua­les.

El nue­vo tex­to de­ta­lla y amplía las cua­tro for­mas de la vio­len­cia re­co­no­ci­das; fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca, eco­nó­mi­ca y se­xual. Se iden­ti­fi­can así las agre­sio­nes y abu­sos se­xua­les con­tra las mu­je­res, la vio­len­cia con­tra sus de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos, la tra­ta, el ma­tri­mo­nio pre­coz o for­za­do y las vio­len­cias ori­gi­na­das por la apli­ca­ción de tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les que aten­ten con­tra sus de­re­chos. Tam­bién con­tem­pla en su nor­ma­ti­va ac­tos vio­len­tos co­mo los fe­mi­ni­ci­dios, el ase­si­na­to ejer­ci­do en el ám­bi­to de la pros­ti­tu­ción y la tra­ta; el aco­so se­xual, “cual­quie­ra que sea el ám­bi­to en el que se pro­duz­ca, in­clui­do el la­bo­ral”, o la ex­plo­ta­ción se­xual de mu­je­res y ni­ñas y la mu­ti­la­ción ge­ni­tal fe­me­ni­na, “aún con con­sen­ti­mien­to de la víc­ti­ma”, avanza la con­se­je­ría.

“Que­re­mos in­ci­dir fuer­te­men­te en la for­ma­ción. Y que el per­so­nal de la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca que pres­te aten­ción a las víc­ti­mas es­té for­ma­do en vio­len­cia de gé­ne­ro de for­ma obli­ga­to­ria”, se­ña­la la vi­ce­con­se­je­ra de Jus­ti­cia, Isa­bel Ma­yo, que des­ta­ca que la ley pro­mue­ve el re­cha­zo de la so­cie­dad ha­cia el agre­sor “pa­ra eli­mi­nar la po­si­ble sen­sa­ción de im­pu­ni­dad”, así co­mo pro­te­ge la dig­ni­dad de las mu­je­res su­per­vi­vien­tes. Tam­bién se dis­pon­drán cur­sos de for­ma­ción pa­ra quie­nes pres­tan aten­ción a los agre­so­res y pa­ra el per­so­nal que pu­die­ra for­mar par­te de las co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción y tra­ta­mien­to de aco­so se­xual y aco­so por ra­zón de se­xo.

La ci­ber­vio­len­cia, la por­no­gra­fía no con­sen­ti­da, los in­sul­tos y el aco­so por mo­ti­vos de gé­ne­ro, la ex­tor­sión se­xual, la di­fu­sión de imá­ge­nes de la víc­ti­ma y las ame­na­zas de vio­la­ción y muer­te son otros de los ac­tos so­bre los que le­gis­la la nor­ma­ti­va, que tam­bién con­tem­pla en sus dis­po­si­cio­nes la vio­len­cia ejer­ci­da a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción o la pu­bli­ci­dad.

La nor­ma tam­bién tie­ne co­mo ob­je­ti­vo po­ten­ciar la in­ves­ti­ga­ción, en la lí­nea del ya pu­bli­ca­do Es­tu­dio de los ca­sos de víc­ti­mas mor­ta­les por vio­len­cia de gé­ne­ro en An­da­lu­cía (2005-2015), que con­cluía que el mal­tra­ta­dor ma­ta en ca­sa, a trai­ción y con ale­vo­sía. Se in­cor­po­ran tam­bién ac­tua­cio­nes di­ri­gi­das a la po­bla­ción mas­cu­li­na, con es­pe­cial aten­ción a los jó­ve­nes, des­ti­na­das a re­for­zar la sen­si­bi­li­za­ción y pre­ven­ción de la vio­len­cia de gé­ne­ro.

/ DA­NIEL PÉ­REZ (EFE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.