Pearl Jam desata la apo­teo­sis

El País (País Vasco) - - CULTURA - FER­NAN­DO NA­VA­RRO, Ma­drid

Apo­teó­si­co, mí­ti­co. Co­mo un me­teo­ri­to im­pac­tan­do con­tra la Tie­rra fue el con­cier­to de Pearl Jam en la ma­dru­ga­da del vier­nes en el Mad Cool. An­te de­ce­nas de mi­les de per­so­nas, y tras arra­sar en Bar­ce­lo­na, Pearl Jam de­mos­tra­ron que son de la es­tir­pe in­mor­tal del rock, aque­lla for­ma­da por Neil Young o los Ro­lling Sto­nes. No fue un sim­ple con­cier­to, co­mo se in­tuía con ese arran­que en la os­cu­ri­dad con Re­lea­se. Con el mis­mo efec­to mi­to­ló­gi­co que Nir­va­na su su­per­vi­ven­cia les ha­ce le­yen­das en vi­da.

Pearl Jam son por­ta­do­res del con­cep­to de ban­da. La más real y aplas­tan­te, co­mo sa­li­da aún de un ga­ra­je de ins­ti­tu­to pe­ro bri­llan­do co­mo gran­des es­tre­llas en el fir­ma­men­to. La ban­da es la fa­mi­lia sa­gra­da del rock and roll y es­tá ver­te­bra­da en las gui­ta­rras, im­pul­sa­das en el ca­so de Pearl Jam por el so­bre­sa­lien­te tra­ba­jo de Sto­ne Gos­sard y Mi­ke McC­ready. Co­mo se com­pro­bó en es­pec­ta­cu­la­res re­creos gui­ta­rre­ros de Even Flow o Ali­ve.

Cuan­do to­ca­ron Cor­du­roy o Je­remy lo hi­cie­ron acer­cán­do­se unos a otros, in­quie­tos so­bre el es­ce­na­rio, crean­do círcu­los y co­nec­tan­do su fuer­za con al­gún ele­men­to ex­tra­ño de la na­tu­ra­le­za. Era co­mo ver a Neil Young con sus Crazy Hor­se o aho­ra con sus im­po­nen­tes Pro­mi­se of Real.

Otra le­yen­da en vi­da co­mo Pearl Jam, el jue­ves du­ran­te su ac­tua­ción en el Mad Cool. Neil Young con el que Pearl Jam gra­ba­ron Mi­rror Ball en ple­na eclo­sión grun­ge, al que le de­ben tan­to y con el que com­par­ten su mis­ma san­gre de ca­ba­llos lo­cos. Ed­die Ved­der lo di­jo ano­che en es­pa­ñol an­tes de dar­le un tra­go a una bo­te­lla de vino: “Ado­ra­mos la lo­cu­ra”.

La lo­cu­ra del rock. Ben­di­ta qui­me­ra si su­ce­de co­mo su­ce­dió ba­jo el pris­ma vi­tal y éti­co de Pearl Jam, al que tal vez nin­gún gru­po pi­die­ron res­pe­to a las mu­je­res. “Aun­que ha­yáis es­ta­do to­da la no­che bai­lan­do jun­tos, aun­que os ha­yáis ido jun­tos a ca­sa, si te di­ce que no, es no. Si no te di­ce que sí, es que no”, de­cían es­tos. El pú­bli­co aplau­día mien­tras Ved­der man­da­ba un men­sa­je a las “fuer­tes mu­je­res en el pú­bli­co, las que cam­bian el mun­do”. de los úl­ti­mos 25 años se le pue­de acer­car por im­pac­to y au­ra de clá­si­co. Ni Ar­ctic Mon­keys, ni Ar­ca­de Fi­re, ni si­quie­ra Foo Figh­ters. Y ben­di­ta lo­cu­ra si lo can­ta­ba Ed­die Ved­der, la ilustración per­fec­ta del ca­ris­ma, al ni­vel de Bru­ce Springs­teen, en es­ta chi­fla­du­ra de acor­des y pa­la­bras. Con su voz na­sal y su­pli­can­te, Ved­der can­ta­ba dan­do a la can­ción un pro­fun­do es­pí­ri­tu de ple­ga­ria. Co­mo si fue­ra su pri­mer con­cier­to, o el úl­ti­mo, él y el res­to del gru­po le­van­ta­ban los bra­zos y ce­rra­ban los pu­ños cuan­do al­can­za­ban el éx­ta­sis en him­nos co­mo Gi­ven to Fly, Bet­ter Man, Porch o Rear­view­mi­rror. Era la ur­gen­cia de su rock una es­pe­cie de gri­to de gue­rra —có­mo so­nó Why Go en es­te sen­ti­do—, to­do un ata­que a las tri­pas y al co­ra­zón. Con su des­ga­rra­dor rock, Pearl Jam em­pu­ja­ron con fuer­za por ha­cer en­ten­der que la mú­si­ca, he­cha con co­ra­zo­nes des­bo­ca­dos, lim­pia de con­ta­mi­na­cio­nes mer­can­ti­les, es una cau­sa jus­ta por un mun­do más hu­mano. Ce­rran­do con la tre­pi­dan­te Roc­kin’ in the Free World de Neil Young, el con­cier­to fue una apo­teo­sis de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.