“Pa­di­lla, qué­da­te”

El País (País Vasco) - - CULTURA - Feria de San Fer­mín ANTONIO LORCA

To­ros de bien pre­sen­ta­dos, cum­pli­do­res en el ca­ba­llo, en­cas­ta­dos y no­bles; des­ta­ca­ron es­pe­cial­men­te los li­dia­dos en pri­mer y cuar­to lu­ga­res. (ore­ja). ju­lio. Lleno. es­to­ca­da (dos ore­jas); —avi­so— es­to­ca­da ba­ja pin­cha­zo y es­to­ca­da (ova­ción); gran es­to­ca­da (ore­ja). pin­cha­zo y es­to­ca­da (ore­ja); es­to­ca­da (dos ore­jas). Sép­ti­ma co­rri­da de la feria de San Fer­mín. 13 de La des­pe­di­da de Juan Jo­sé Pa­di­lla de la Feria de San Fer­mín fue una au­tén­ti­ca fies­ta en una pla­za lle­na has­ta la ban­de­ra, he­cho que su­ce­de por vez pri­me­ra en es­ta feria. Fue re­ci­bi­do con to­dos los ho­no­res, co­mo so­lo se re­ci­be a al­guien de la fa­mi­lia, y des­pe­di­do a hom­bros, en­tre la al­ga­ra­bía po­pu­lar, y la pla­za to­da pues­ta en pie al gri­to de “Pa­di­lla, qué­da­te”.

Pa­di­lla se pre­sen­tó co­mo un au­tén­ti­co pi­ra­ta —pa­ñue­lo ne­gro cu­brién­do­le su re­cien­te he­ri­da en la ca­be­za y par­che del mis­mo co­lor en el ojo iz­quier­do—, y lo dio to­do de prin­ci­pio a fin; pri­me­ro, en me­dio un ar­tis­ta, pe­ro sí una fi­gu­ra que se da sin lí­mi­tes. Brin­dó su pri­me­ro al pú­bli­co, en­lo­que­ci­dos el sol y la som­bra con su hi­jo adop­ti­vo, y el se­gun­do, a la Ca­sa de Mi­se­ri­cor­dia, que le ofre­ció la pri­me­ra opor­tu­ni­dad de triun­fo en el año 1999. Es­pe­cial­men­te emo­ti­va fue su vuel­ta al rue­do tras la muer­te del cuar­to; al fi­nal de la mis­ma be­só el rue­do y se guar­dó un pu­ña­do de are­na en el pe­cho mien­tras las pe­ñas co­rea­ban una y otra vez su nom­bre, el to­re­ro se lle­va­ba la mano al co­ra­zón y mos­tra­ba emo­cio­na­do el pa­ñue­lo ro­jo a to­da la pla­za en se­ñal de afec­to.

Tam­bién triun­fa­ron Ca­ye­tano y Ro­ca, que brin­da­ron uno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.