“Soy ac­ti­vis­ta. No me asus­ta dar mi opi­nión”

DO­NA­TE­LLA VER­SA­CE

El País (País Vasco) - - ESTILO - MA­RÍA CON­TRE­RAS, Lon­dres

Una imagen de la nue­va cam­pa­ña de Ver­sa­ce, fo­to­gra­fia­da por Ste­ven Mei­sel. Do­na­te­lla Ver­sa­ce lo ha vuel­to a ha­cer. Des­pués de re­ga­lar­le a la in­dus­tria de la mo­da el mo­men­to más emo­cio­nan­te y viral del úl­ti­mo año —la apa­ri­ción sor­pre­sa de Clau­dia Schif­fer, Car­la Bru­ni, Nao­mi Camp­bell, Cindy Craw­ford y He­le­na Ch­ris­ten­sen en su des­fi­le tri­bu­to a Gian­ni Ver­sa­ce en sep­tiem­bre—, ha con­ce­bi­do pa­ra su co­lec­ción de oto­ño-in­vierno 2018 una cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad que as­pi­ra a con­ver­tir­se en otro hi­to: una úni­ca fo­to­gra­fía —la ma­yor imagen de gru­po crea­da pa­ra una cam­pa­ña de mo­da— en la que Ste­ven Mei­sel ha re­tra­ta­do a 54 mo­de­los que per­so­ni­fi­can el nue­vo gran ca­ba­llo de ba­ta­lla de Do­na­te­lla: la di­ver­si­dad y la in­clu­si­vi­dad. “Eso es lo que Ver­sa­ce de­fien­de hoy”, ex­pli­ca la di­se­ña­do­ra por co­rreo elec­tró­ni­co a EL PAÍS. “La fa­mi­lia Ver­sa­ce es­tá for­ma­da por in­di­vi­duos que se apoyan unos a otros y com­par­ten los mis­mos va­lo­res: leal­tad, for­ta­le­za, con­fian­za, em­po­de­ra­mien­to, sin­gu­la­ri­dad. Los que­ría to­dos jun­tos, co­mo un clan”.

Su­per­mo­de­los co­mo las her­ma­nas Za­dig o Kaia Ger­ber se mez­clan con nue­vas ca­ras —en­tre ellas la de Os­car Kin­de­lan—; gé­ne­ros, ra­zas y fí­si­cos di­ver­sos es­tán re­pre­sen­ta­dos. Ella lo llama “iden­ti­da­des dis­tin­ti­vas”. “Des­ta­can en­tre la mul­ti­tud no so­lo por su es­ti­lo sino, so­bre to­do, por lo que tie­nen que de­cir”, ase­gu­ra.

Si 2017 fue año de ho­me­na­jes a la fi­gu­ra de Gian­ni Ver­sa­ce por el 20º aniver­sa­rio de su muer­te, en 2018 el fo­co apun­ta so­lo a Do­na­te­lla y a su plan de fu­tu­ro pa­ra la mar­ca que lle­va 21 años li­de­ran­do; más de los que pu­do cum­plir su ma­lo­gra­do her­mano. Y en esa nue­va vi­sión, el ac­ti­vis­mo pa­sa a pri­mer plano. “Soy ac­ti­vis­ta en el sen­ti­do de que no me asus­ta dar mi opi­nión y de­fen­der aque­llo en lo que creo”.

No a las pieles

A Do­na­te­lla le qui­tan el sue­ño mu­chas co­sas (“los de­re­chos de las mu­je­res, la co­mu­ni­dad LGTB, la infancia, la edu­ca­ción…”), y con­si­de­ra que “hoy en día hay que po­si­cio­nar­se, por­que ser neu­tral y que te dé igual es lo mis­mo”. Tras anun­ciar que de­ja­rá de uti­li­zar pieles en sus co­lec­cio­nes, la com­pa­ñía tam­bién es­tá re­do­blan­do es­fuer­zos en sos­te­ni­bi­li­dad.

A sus 63 años, se di­ría que Do­na­te­lla es­tá más en paz con­si­go mis­ma que nun­ca. Muy le­jos que­da­ron sus adic­cio­nes —les pu­so fin en 2004 al su­bir­se al avión pri­va­do de El­ton John rum­bo a una clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción en Ari­zo­na—, y los tiem­pos en los que la su­per­vi­ven­cia de la fir­ma Ver­sa­ce pa­re­cía pen­der de un hi­lo.

Con su icó­ni­ca me­le­na ru­bia pla­tino y sus ta­co­nes ver­ti­gi­no­sos, la ita­lia­na es­tá tan con­ven­ci­da del po­der de la imagen per­so­nal que ha lle­ga­do a de­cir que so­bre­vi­vió a las ca­tás­tro­fes de su vi­da “gra­cias a la fuer­za que me da­ba el pe­lo ru­bio”. Aún lo pien­sa: “Cuan­do al­guien me pi­de con­se­jo Do­na­te­lla Ver­sa­ce, jun­to a uno de sus asis­ten­tes. siem­pre di­go: ‘Uti­li­za tu imagen pa­ra pro­yec­tar lo que ne­ce­si­tas que el mun­do vea de ti’. En mi ca­so, así fue. Mi pe­lo, mi ro­pa... du­ran­te mu­chos años los usé pa­ra des­pe­gar­me de los de­más, pa­ra pro­te­ger­me. Hoy, los em­pleo jus­to al con­tra­rio: pa­ra ser abier­ta, re­cep­ti­va e in­ten­tar ayu­dar”.

Con­si­de­ra­da la ma­dri­na de nu­me­ro­sos di­se­ña­do­res hoy con­sa­gra­dos (por Ver­sa­ce pa­sa­ron Ant­hony Vac­ca­re­llo o JW An­der­son, en­tre otros), no du­dó en pro­ta­go­ni­zar una cam­pa­ña de Gi­venchy en 2015 a pe­ti­ción de su ami­go Ric­car­do Tis­ci, a quien mu­chos con­si­de­ra­ban su su­ce­sor na­tu­ral. No fue el ca­so, pe­ro Do­na­te­lla si­gue mi­ran­do: “No soy el ti­po de “Ins­ta­gram fue una gran fuen­te de ins­pi­ra­ción”, afir­ma Do­na­te­lla Ver­sa­ce so­bre su co­lec­ción de oto­ño, bau­ti­za­da Los Cla­nes de Ver­sa­ce. “Hay to­da una nue­va ge­ne­ra­ción de gen­te jo­ven com­pro­me­ti­da con cau­sas so­cia­les y que no tie­nen mie­do a de­fen­der­las. Es­ta co­lec­ción se la de­di­co a ellos”. En tiem­pos de su her­mano Gian­ni, la di­se­ña­do­ra re­pre­sen­ta­ba la sen­sua­li­dad he­do­nis­ta, y un ar­tícu­lo re­cien­te en la edi­ción nor­te­ame­ri­ca­na de la re­vis­ta GQ la lla­ma­ba la mar­ca “con la que pa­re­cer mi­llo­na­rio”. Nin­gu­na de las dos ideas pa­re­ce ha­bi­tar hoy el ima­gi­na­rio de Do­na­te­lla, que re­cien­te­men­te ha si­do re­co­no­ci­da con un pre­mio CFDA y con el ga­lar­dón al Icono de Mo­da en los Fas­hion Awards bri­tá­ni­cos. “Ser Ver­sa­ce es una ac­ti­tud: sig­ni­fi­ca te­ner con­fian­za en ti mis­ma, ser cons­cien­te de quién eres, ser in­clu­si­va y apo­yar a otras mu­je­res (¡y tam­bién a los hom­bres!), pe­ro tam­bién es ser iró­ni­ca y no to­mar­te a ti mis­ma de­ma­sia­do en se­rio. To­das y ca­da una de no­so­tras po­de­mos ser una mu­jer Ver­sa­ce”. per­so­na que quie­re mo­rir tra­ba­jan­do en su des­pa­cho, y por eso siem­pre es­toy a la bus­ca del si­guien­te ta­len­to. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que me va­ya a mo­ver en un fu­tu­ro cer­cano. As­pi­ro a en­con­trar a al­guien muy dis­tin­to de mí y tra­ba­jar jun­tos en al­go nue­vo. Me gus­ta que me re­ten, no quie­ro ro­dear­me de gen­te que siem­pre es­té de acuer­do con­mi­go”.

La po­lé­mi­ca mi­ni­se­rie Ame­ri­can Cri­me Story: El ase­si­na­to de Gian­ni Ver­sa­ce, de la que la fa­mi­lia se ha des­vin­cu­la­do, es una lí­nea ro­ja en la en­tre­vis­ta, pe­ro su bue­na opi­nión de Pe­né­lo­pe Cruz no pa­re­ce ha­ber­se re­sen­ti­do.

Do­na­te­lla ase­gu­ra que to­das sus re­la­cio­nes con ce­le­bri­ties son “ge­nui­nas”. “Yo no fun­ciono con con­tra­tos. De jo­ven, mi her­mano Gian­ni se ocu­pa­ba del día a día de la com­pa­ñía y yo sa­lía a cons­truir re­la­cio­nes con su­per­mo­de­los, mú­si­cos y es­tre­llas de Holly­wood; per­so­na­jes co­mo Prin­ce o Ma­don­na se vol­vie­ron gran­des ami­gos”.

Hoy, cita a “Lady Ga­ga, Ma­don­na, Nao­mi, Cindy, Gi­gi y Mi­che­lle Oba­ma” en­tre las fa­mo­sas con las que com­par­te “vi­sio­nes e idea­les”. Y re­cuer­da que, mu­chos años an­tes del des­fi­le viral, ella ya ha­bía he­cho his­to­ria: “¿Sabías que Goo­gle creó la he­rra­mien­ta de bús­que­da de imá­ge­nes des­pués de que to­do el mun­do em­pe­za­ra a goo­glear el ves­ti­do Jun­gle de JLo en los pre­mios Grammy 2000? Eso de­mues­tra el po­der de la mo­da”. Y el po­der de la in­com­bus­ti­ble Do­na­te­lla.

“La mo­dis­ta de­fien­de hoy la di­ver­si­dad y la in­clu­si­vi­dad” “No quie­ro ro­dear­me de gen­te que siem­pre es­té de acuer­do con­mi­go”

/ GUI­LLER­MO ALON­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.