Un nue­vo ci­clo

El mul­ti­par­ti­dis­mo en nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La con­vo­ca­to­ria de las elec­cio­nes en An­da­lu­cía pa­ra el pró­xi­mo 2 de di­ciem­bre su­po­ne la aper­tu­ra de un ci­clo po­lí­ti­co nue­vo, pe­ro tam­bién el cie­rre de otro que ha con­fir­ma­do que el mul­ti­par­ti­dis­mo es­tá aquí pa­ra que­dar­se. El de­sen­can­to ge­ne­ra­li­za­do que ha vi­vi­do nues­tro país, mo­ti­va­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca, pre­ci­pi­ta el fin de un ci­clo po­lí­ti­co que ter­mi­na con la eclo­sión de nue­vas de­man­das ciu­da­da­nas y la mu­ta­ción de nues­tro sis­te­ma de par­ti­dos: el bi­par­ti­dis­mo im­per­fec­to ha da­do pa­so a un mul­ti­par­ti­dis­mo con cua­tro grandes ac­to­res. Si es­te pe­rio­do ter­mi­na con un mo­men­to de eclo­sión, el que se nos apro­xi­ma de­be­ría ser el de la adap­ta­ción a es­ta nue­va reali­dad que nos acer­ca a los países de nues­tro en­torno. Muy po­si­ble­men­te, es­te nue­vo ci­clo trae­rá tam­bién, cuan­do se con­vo­quen las ge­ne­ra­les, el pri­mer Go­bierno de coa­li­ción de la his­to­ria de nues­tra de­mo­cra­cia.

Re­cu­pe­ran­do una ex­pre­sión de Váz­quez Mon­tal­bán, se­ría un ejer­ci­cio de aves­tru­cis­mo po­lí­ti­co no re­co­no­cer que nues­tros en­gra­na­jes po­lí­ti­cos e ins­ti­tu­cio­na­les han su­fri­do no­ta­bles des­ajus­tes, en par­te con­di­cio­na­dos por la di­fi­cul­tad so­bre­ve­ni­da de ges­tio­nar ade­cua­da­men­te un pa­no­ra­ma po­lí­ti­co nue­vo. El ini­cio de nues­tro ac­tual des­or­den se lo­ca­li­za en la con­vo­ca­to­ria de dos elec­cio­nes ge­ne­ra­les en me­nos de un año, la pa­rá­li­sis de un Go­bierno es­con­di­do de­trás de las ins­ti­tu­cio­nes y en el enor­me des­gas­te po­lí­ti­co que aque­llo les oca­sio­nó. Aho­ra, qui­zá ha­bría que pe­dir a ac­to­res po­lí­ti­cos y elec­to­res un es­fuer­zo de adap­ta­ción pe­da­gó­gi­ca al mul­ti­par­ti­dis­mo y la nue­va cul­tu­ra po­lí­ti­ca que de­be traer con­si­go: re­co­no­cer que la transac­ción, el acuer­do y los pac­tos son im­pres­cin­di­bles pa­ra la go­ber­na­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes y del país.

El nue­vo ci­clo in­clu­ye las cer­ca­nas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, y las au­to­nó­mi­cas que si­guen el ré­gi­men elec­to­ral ge­ne­ral, pe­ro lle­gan tam­bién las cru­cia­les y ol­vi­da­das elec­cio­nes eu­ro­peas. Es res­pon­sa­bi­li­dad de los par­ti­dos y me­dios de co­mu­ni­ca­ción par­ce­lar los de­ba­tes y re­co­no­cer a ca­da elec­ción la im­por­tan­cia que me­re­ce, po­si­bi­li­tan­do de­ba­tes po­lí­ti­cos ri­gu­ro­sos que abor­den los pro­ble­mas y re­tos real­men­te en jue­go en ca­da con­tien­da elec­to­ral. Así de­be­ría ocu­rrir con las elec­cio­nes an­da­lu­zas, don­de más de seis mi­llo­nes de ciu­da­da­nos tie­nen de­re­cho a co­no­cer los pro­yec­tos po­lí­ti­cos de ca­da una de las fuer­zas en li­za, y a vi­vir una cam­pa­ña cen­tra­da en los pro­ble­mas de una de las re­gio­nes es­pa­ño­las con una per­so­na­li­dad po­lí­ti­ca más mar­ca­da.

Por su par­te, los más de 8.000 mu­ni­ci­pios de nues­tra geo­gra­fía lo­cal ele­gi­rán al­cal­días pa­ra ges­tio­nar la reali­dad más cer­ca­na de la ciu­da­da­nía, la pri­me­ra lí­nea de com­ba­te du­ran­te la dé­ca­da de la cri­sis. Es­pe­cial in­te­rés me­re­ce la con­tien­da en las grandes ciu­da­des, ver­da­de­ros ac­to­res po­lí­ti­cos glo­ba­les y los nú­cleos de ex­pe­ri­men­ta­ción pa­ra los enor­mes desafíos de es­te si­glo XXI. Tras ellas es­tán las re­gio­nes, ges­tio­nan­do el grue­so de las com­pe­ten­cias de nues­tro Es­ta­do de bie­nes­tar y con­for­man­do el es­ta­do de las au­to­no­mías, pie­za nu­clear —con­vie­ne re­cor­dar­lo— de nues­tro pac­to cons­ti­tu­cio­nal. Nues­tro país aún des­ta­ca por su proeu­ro­peís­mo, y de­be ju­gar un pa­pel res­pon­sa­ble en un mo­men­to crí­ti­co pa­ra la Unión, ca­si exis­ten­cial an­te el pe­li­gro­so as­cen­so de la ul­tra­de­re­cha en el con­ti­nen­te. Por­que hoy, qui­zá más que nun­ca en nues­tra his­to­ria re­cien­te, nos ju­ga­mos el mo­de­lo de Eu­ro­pa que que­re­mos. aho­ra se es­cu­da en el si­len­cio pa­ra no afron­tar la de­man­da le­gí­ti­ma de in­for­ma­ción. No es ima­gi­na­ble que Es­pa­ña ha­ya que­da­do al mar­gen de un com­por­ta­mien­to que, aun­que mi­no­ri­ta­rio, se ha vis­to que era mu­cho más gra­ve y ex­ten­di­do en el mun­do de lo que se qui­so re­co­no­cer.

A pe­sar de los cons­tan­tes lla­ma­mien­tos a la to­le­ran­cia ce­ro del pa­pa Fran­cis­co y de las re­co­men­da­cio­nes he­chas en 2010 a los obis­pa­dos pa­ra que adop­ta­ran me­di­das pre­ven­ti­vas, so­lo dos dió­ce­sis es­pa­ño­las han co­mu­ni­ca­do des­de ese año a la fis­ca­lía ca­sos de abusos. Y so­lo 3 de las 70 con­sul­ta­das por es­te dia­rio dis­po­nen de un pro­to­co­lo que in­clu­ye la de­nun­cia a los tri­bu­na­les. No sa­be­mos cuán­tos de los 500 ca­sos que ca­da año se re­por­tan an­te la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe co­rres­pon­den a Es­pa­ña y tam­po­co cuán­tos ex­pe­dien­tes in­ter­nos se han abier­to ni cuán­tos sa­cer­do­tes han si­do apar­ta­dos. Si­len­ciar y ocul­tar los abusos se­xua­les a me­no­res su­po­ne en­cu­brir un de­li­to que de­ja gra­ví­si­mas se­cue­las en las víc­ti­mas. Es­ta ac­ti­tud crea un cli­ma de im­pu­ni­dad pro­pi­cio a que los abusos se per­pe­túen, pues quie­nes los cometen pue­den sen­tir­se am­pa­ra­dos por una je­rar­quía más preo­cu­pa­da por pro­te­ger la ins­ti­tu­ción que por evi­tar el da­ño.

El pro­ble­ma no es so­lo de in­cum­pli­mien­to de la ley que des­de 2015 obli­ga a de­nun­ciar los ca­sos de abusos de los que se ten­ga co­no­ci­mien­to. El pro­ble­ma es que las di­rec­tri­ces del pa­pa Fran­cis­co son lo su­fi­cien­te­men­te am­bi­guas co­mo pa­ra que en la prác­ti­ca sea ca­da dió­ce­sis la que de­ci­da si ac­túa so­lo a es­ca­la in­ter­na o tras­la­da la acu­sa­ción a la jus­ti­cia ci­vil. La abis­mal di­fe­ren­cia en el cas­ti­go pre­vis­to ac­túa co­mo un in­cen­ti­vo pa­ra que el asun­to sea tra­ta­do a es­ca­la in­ter­na. Mien­tras el Có­di­go Pe­nal cas­ti­ga con años de cár­cel los abusos con­ti­nua­dos, el có­di­go ca­nó­ni­co so­lo im­po­ne el apar­ta­mien­to tem­po­ral del abu­sa­dor y, en ca­sos muy gra­ves, la ex­pul­sión del mi­nis­te­rio. Si real­men­te quie­re aca­bar con la pe­de­ras­tia en la Igle­sia, el Pa­pa de­be equi­pa­rar el cas­ti­go ecle­siás­ti­co al de la jus­ti­cia ci­vil e im­po­ner la obli­ga­ción de de­nun­ciar an­te fis­ca­lía en to­dos los ca­sos. Su ac­tua­ción en Chi­le, for­zan­do la di­mi­sión de los obis­pos por en­cu­bri­mien­to, in­di­ca que ha com­pren­di­do la di­men­sión del desafío. En la cum­bre de con­fe­ren­cias epis­co­pa­les con­vo­ca­da en fe­bre­ro ve­re­mos has­ta dón­de lle­ga y has­ta dón­de es­tá dis­pues­to a com­ba­tir el os­cu­ran­tis­mo de la je­rar­quía es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.