Un lí­der es­tu­dian­til lle­ga a Ma­drid des­te­rra­do por Ma­du­ro

Ca­ra­cas ex­car­ce­la al opo­si­tor ale­gan­do ries­go de sui­ci­dio

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - MAOLIS CAS­TRO,

Ya­mi­le Sa­leh es­pe­ró du­ran­te ho­ras es­te vier­nes en la en­tra­da de El He­li­coi­de, la se­de del Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal (Se­bin) en Ca­ra­cas, pa­ra ver en li­ber­tad a su hi­jo Lo­rent Gó­mez Sa­leh, en­car­ce­la­do des­de 2014 por su pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res. No fue po­si­ble en­con­trar­se con él, so­lo re­ci­bió una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca en la que es­cu­chó su voz. Las au­to­ri­da­des ve­ne­zo­la­nas tras­la­da­ron en se­cre­to al opo­si­tor, Pre­mio Sa­ja­rov 2017, al ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Si­món Bo­lí­var, a una ho­ra de la ca­pi­tal, pa­ra en­viar­lo a Es­pa­ña. “No sa­bía na­da de es­to. Yo pen­sé que me lo iban a en­tre­gar aquí, pe­ro es­tá en li­ber­tad que es lo im­por­tan­te”, de­cla­ró.

Gó­mez Sa­leh, de 30 años, fue des­te­rra­do por or­den de la au­to­de­no­mi­na­da Co­mi­sión de la Ver­dad de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te que, en un co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do en la ca­de­na gu­ber­na­men­tal VTV, in­di­ca que du­ran­te su de­ten­ción de cua­tro años fue so­me­ti­do a di­ver­sas eva­lua­cio­nes psi­co­ló­gi­cas en las que ha­bía ma­ni­fes­ta­do con­duc­tas “vio­len­tas, des­truc­ti­vas y sui­ci­das” que po­nían en ries­go su vi­da. Al lí­der es­tu­dian­til, pre­si­den­te de la ONG Ope­ra­ción Li­ber­tad, nun­ca le pro­ba­ron nin­gún de­li­to. Los tri­bu­na­les ve­ne­zo­la­nos di­fi­rie­ron 53 ve­ces la au­dien­cia pre­li­mi­nar de su ca­so.

Sa­leh lle­gó ayer a Ma­drid acom­pa­ña­do del se­cre­ta­rio de Es­ta­do es­pa­ñol pa­ra la Coo­pe­ra­ción e Ibe­roa­mé­ri­ca, Juan Pa­blo de Lai­gle­sia, quien es­ta se­ma­na vi­si­tó Ca­ra­cas.

El Go­bierno es­pa­ñol mos­tró su sa­tis­fac­ción por la li­be­ra­ción y con­si­de­ró que “es­ta de­ci­sión del Go­bierno de Ve­ne­zue­la va en la di­rec­ción co­rrec­ta pa­ra con­tri­buir a ge­ne­rar un cli­ma de con­fian­za que per­mi­ta una sa­li­da de­mo­crá­ti­ca, pa­cí­fi­ca y ne­go­cia­da en­tre ve­ne­zo­la­nos”.

“Es sa­tis­fac­to­rio sa­ber que Lo­rent Sa­leh es li­be­ra­do, nun­ca de­bió es­tar pre­so. Pe­ro no crean que su li­be­ra­ción de­ja­rá en el ol­vi­do el ase­si­na­to de Fer­nan­do Al­bán [edil que ca­yó por una ven­ta­na] y a los de­más pre­sos po­lí­ti­cos”, di­jo el dipu­tado opo­si­tor Juan Pa­blo Gar­cía. Y se tra­du­jo en la in­clu­sión en la lis­ta de otros 11 fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos. Pe­ro el nue­vo mi­nis­tro in­di­có en­se­gui­da su pre­fe­ren­cia por una vía al­ter­na­ti­va a las san­cio­nes y fa­vo­ra­ble a bus­car so­lu­cio­nes pac­ta­das.

“El nue­vo Go­bierno es­pa­ñol va a po­ner más si ca­be el én­fa­sis en la ne­ce­si­dad de en­con­trar so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas a la si­tua­ción en Ve­ne­zue­la, que no se va a re­sol­ver úni­ca­men­te a ba­se de san­cio­nes”, se­ña­ló Bo­rrell tras asis­tir en ju­nio a su pri­me­ra reunión de mi­nis­tros de Ex­te­rio­res de la UE.

Mog­he­ri­ni tam­bién ha se­ña­la­do la ne­ce­si­dad de bus­car la so­lu­ción en el seno de la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na. “To­dos sa­be­mos que una so­lu­ción sos­te­ni­ble a la si­tua­ción ac­tual so­lo pue­de ve­nir de den­tro de Ve­ne­zue­la”, se­ña­la­ba la Al­ta Re­pre­sen­tan­te el pa­sa­do 25 de sep­tiem­bre du­ran­te un en­cuen­tro de al­to ni­vel so­bre la cri­sis de re­fu­gia­dos que vi­ve el país.

“La úni­ca sa­li­da es una so­lu­ción po­lí­ti­ca ne­go­cia­da”, re­ma­ta­ba Mog­he­ri­ni. La UE no se plan­tea ac­tuar co­mo me­dia­do­ra en ese diá­lo­go que con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble, pe­ro es­tu­dia­rá co­mo “acom­pa­ñar” el pro­ce­so en ca­so de que se ini­cie. Mog­he­ri­ni sub­ra­yó en sep­tiem­bre que la preo­cu­pa­ción de Bru­se­las por el país es inevi­ta­ble, en­tre otras co­sas, por­que “cien­tos de mi­les de ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos tam­bién son ciu­da­da­nos eu­ro­peos”.

35 mi­llo­nes de eu­ros

Ade­más de apo­yar una so­lu­ción po­lí­ti­ca, la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha li­be­ra­do fon­dos (35 mi­llo­nes de eu­ros es­te ve­rano) pa­ra pa­liar las con­se­cuen­cias de la cri­sis mi­gra­to­ria den­tro y fue­ra de Ve­ne­zue­la. Fuen­tes di­plo­má­ti­cas ase­gu­ran que la Co­mi­sión ya “ex­plo­ra fór­mu­las” pa­ra au­men­tar esa co­la­bo­ra­ción, a pe­sar de la re­sis­ten­cia de Ma­du­ro a re­ci­bir ayu­da por te­mor a una po­si­ble con­di­cio­na­li­dad.

Es­pa­ña tam­bién es­tá co­la­bo­ran­do en la aper­tu­ra de ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción con Ca­ra­cas. El se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Coo­pe­ra­ción y pa­ra Ibe­roa­mé­ri­ca, Juan Pa­blo de Lai­gle­sia, ha via­ja­do es­ta se­ma­na a Ve­ne­zue­la pa­ra re­unir­se con re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno y de la opo­si­ción, así co­mo con las em­pre­sas es­pa­ño­las con in­tere­ses en el país. Los con­tac­tos tam­bién se re­pi­tie­ron en Nue­va York du­ran­te la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU.

Fuen­tes eu­ro­peas du­dan que de la reunión del lu­nes sal­ga un plan pre­ci­so so­bre la nue­va re­la­ción con Ve­ne­zue­la. El pro­pio for­ma­to, un al­muer­zo, se ha ele­gi­do pa­ra per­mi­tir a los mi­nis­tros (que es­ta­rán so­los, sin el res­to de la de­le­ga­ción) dis­cu­tir de manera fran­ca sin te­ner que lle­gar a una con­clu­sión pac­ta­da. Pe­ro las mis­mas fuen­tes con­fían en que la ci­ta de Lu­xem­bur­go sea el ini­cio de un vi­ra­je al que se pue­dan su­mar to­dos los países, in­clui­dos los par­ti­da­rios de man­te­ner la pre­sión so­bre Ma­du­ro. “In­clu­so los más du­ros acep­tan que es im­pres­cin­di­ble fo­men­tar el diá­lo­go”, se­ña­lan esas fuen­tes. Y aña­den que la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la no de­ja mu­cho mar­gen a la vis­ta del “co­lap­so eco­nó­mi­co del país”.

/ VÍC­TOR SAINZ

El lí­der opo­si­tor es­tu­dian­til ve­ne­zo­lano Lo­rent Gó­mez Sa­leh, a su lle­ga­da ayer al ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.