La opor­tu­ni­dad del sa­lir del bu­cle

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Cuan­do no hay po­lí­ti­ca de ver­dad, se ha­ce po­lí­ti­ca de ges­tos. La pre­si­den­cia de Joa­quim To­rra se ha ca­rac­te­ri­za­do has­ta aho­ra por la ges­ti­cu­la­ción, pe­ro lo ocu­rri­do es­ta se­ma­na en el Par­la­men­to ca­ta­lán su­po­ne un cam­bio de pa­ra­dig­ma y una opor­tu­ni­dad pa­ra sa­lir del bu­cle en el que se en­cuen­tra el con­flic­to ca­ta­lán. La pér­di­da de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria por el desacuer­do en­tre Junts per Ca­ta­lun­ya (JxC) y Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na (ERC) a pro­pó­si­to de la de­le­ga­ción del vo­to de los dipu­tados impu­tados ex­pre­sa una di­vi­sión pro­fun­da del so­be­ra­nis­mo en­tre quie­nes re­co­no­cen el fra­ca­so de la vía uni­la­te­ral y se abren a una ne­go­cia­ción y quie­nes pre­ten­den se­guir con la es­tra­te­gia de la desobe­dien­cia y el en­fren­ta­mien­to ra­di­cal en pos de una re­pú­bli­ca irreal. La di­vi­sión no en­fren­ta so­lo a los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas. Es una frac­tu­ra que atra­vie­sa de for­ma trans­ver­sal al con­jun­to del mo­vi­mien­to y a ca­da uno de sus miem­bros, a ex­cep­ción de la CUP.

La po­si­bi­li­dad de sa­lir del bu­cle de­pen­de­rá de có­mo se ges­tio­ne es­ta nue­va si­tua­ción. La no­ve­dad de la fi­su­ra en el in­de­pen­den­tis­mo ha he­cho per­der de vis­ta que en el otro la­do hay una di­vi­sión si­mé­tri­ca no me­nos de­ci­si­va en­tre quie­nes abo­gan por re­ba­jar la ten­sión y crear las con­di­cio­nes pa­ra una ne­go­cia­ción, y quie­nes creen que lo que se ha de ha­cer es dar una nue­va vuel­ta de tuer­ca pa­ra lo­grar la erra­di­ca­ción —igual­men­te ilu­so­ria— del in­de­pen­den­tis­mo y, de pa­so, sen­tar las ba­ses de una re­gre­sión au­to­nó­mi­ca.

En am­bos la­dos hay quien tra­ba­ja pa­ra sa­car ré­di­to elec­to­ral de la es­tra­te­gia de la ten­sión. Mien­tras Al­bert Ri­ve­ra o Pa­blo Ca­sa­do cla­man pa­ra que se apli­que de nue­vo y con más con­tun­den­cia el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, el tán­dem Puig­de­mon­tTo­rra ame­na­za con ha­cer caer el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez si no ac­ce­de a sus pe­ti­cio­nes so­bre los pre­sos. No es di­fí­cil ver el in­te­rés elec­to­ral que sub­ya­ce en am­bas es­tra­te­gias. Pa­ra Puig­de­mont es una cues­tión de su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca. Quie­re op­ti­mi­zar unas ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les que sin los pre­sos y el pul­so al Es­ta­do irían

a la ba­ja. Y lo mis­mo ocu­rre con Ca­sa­do y Ri­ve­ra, que han he­cho del con­flic­to ca­ta­lán su ta­lis­mán elec­to­ral.

De la ha­bi­li­dad que de­mues­tren los mo­de­ra­dos y rea­lis­tas de uno y otro la­do pa­ra za­fa­se de la es­pi­ral de ra­di­ca­li­dad que pro­mue­ven sus ex­tre­mos de­pen­de que se pue­da en­cau­zar el con­flic­to ha­cia plan­tea­mien­tos po­si­bi­lis­tas y de ne­go­cia­ción. Pa­ra ello, es pre­ci­so que Pe­dro Sán­chez, co­mo Uli­ses, cie­rre sus oí­dos al gri­te­río y pon­ga so­bre la me­sa al­go más que una ofer­ta ge­né­ri­ca de diá­lo­go. Pa­re­ce un con­tra­sen­ti­do, pe­ro sus po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca de­pen­den de su va­len­tía a la ho­ra de afron­tar es­ta cues­tión y de la ha­bi­li­dad que ten­ga pa­ra za­far­se de quie­nes úni­ca­men­te es­tán in­tere­sa­dos en ten­sar la cuer­da. So­lo una ofer­ta creí­ble so­bre la que ne­go­ciar pue­de re­ba­jar la pul­sión in­de­pen­den­tis­ta en Ca­ta­lu­ña y es­ta es a su vez la con­di­ción pa­ra de­jar sin ar­gu­men­tos a quie­nes ati­zan y uti­li­zan el con­flic­to pa­ra apear­le del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.