Joa­quín de Luz re­gre­sa a ca­sa

El es­pa­ñol, de­cano de los pri­me­ros bai­la­ri­nes del New York City Ba­llet, se des­pi­de hoy de su com­pa­ñía tras 15 años

El País (País Vasco) - - CULTURA - RO­GER SA­LAS,

La ga­la de hoy, 14 de oc­tu­bre, que ofre­ce el New York City Ba­llet (NYCB) co­mo co­lo­fón de su tem­po­ra­da es­ta­rá de­di­ca­da a Joa­quín de Luz, que di­ce adiós a los es­ce­na­rios ofi­cia­les del con­jun­to ti­tu­lar de la ciu­dad. Se­rá una des­pe­di­da par­cial, por suer­te pa­ra el ba­llet y pa­ra el pú­bli­co que lo ve­ne­ra. Joa­quín de Luz (San Fer­nan­do de He­na­res, Ma­drid, 1976), de­cano de los pri­me­ros bai­la­ri­nes del NYCB, ha­rá la fun­ción fi­nal de su com­pa­ñía de los úl­ti­mos tres lus­tros des­de el es­ce­na­rio del Da­vid H. Koch Thea­ter, ala iz­quier­da del com­ple­jo Lin­coln Cen­ter for the Per­for­ming Arts, di­se­ña­do por Phi­lip John­son pa­ra la dan­za y el ba­llet y cons­trui­do cla­vo a cla­vo con Geor­ge Ba­lan­chi­ne. El bai­la­rín es­pa­ñol se re­ti­ra de la com­pa­ñía fun­da­da por Ba­lan­chi­ne, don­de ha bri­lla­do con luz pro­pia, se ha ga­na­do un ele­va­do si­tial y don­de sus me­re­ci­dos lau­re­les son el pro­duc­to de su te­són, tra­ba­jo y ta­len­to. Una fun­ción don­de bai­la­rá Te­ma y Va­ria­cio­nes (Ba­lan­chi­ne). “Lo nun­ca vis­to en una des­pe­di­da”, co­men­ta él con hu­mor des­de Nue­va York.

Lo que ca­rac­te­ri­za a De Luz es su ver­sa­ti­li­dad, su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y su ca­rác­ter. Es un ca­so in­só­li­to en el ba­llet de al­tu­ra: se lle­va bien con to­dos. El mu­cha­cho que co­men­zó sus es­tu­dios de dan­za en la aca­de­mia pri­va­da de Víc­tor Ulla­te ha de­mos­tra­do su va­lía y au­to­ri­dad ar­tís­ti­ca.

Cuan­do De Luz lle­gó al Ame­ri­can Ba­llet Thea­tre y, des­pués de seis tem­po­ra­das, pa­só al NYCB (ve­nía de sus pri­me­ras es­ta­cio­nes en el Pennsyl­va­nia Ba­llet), com­pro­bó que cuan­do lo ves­tían pa­ra los ba­llets de re­per­to­rio, los tra­jes con la aja­da eti­que­ta M. Barysh­ni­kov le que­da­ban exac­tos de ta­lla. Así, las cha­que­ti­llas bor­da­das, di­se­ña­das por Bar­ba­ra Ka­rins­ka pa­ra Ru­bies, o el cha­le­co y blu­sa de Ot­her Dan­ces, de San­to Lo­quas­to, vol­vie­ron a co­brar vi­da en el ma­dri­le­ño. La mis­ma sor­pre­sa se­gui­ría de­mos­tran­do esa ca­sua­li­dad cuan­do, en 2013, hi­cie­ron la pri­me­ra prue­ba de ves­tua­rio en Ro­ma pa­ra la ga­la de ho­me­na­je por los 20 años de la muer­te de Ru­dolf Nu­ré­yev. De Luz de­bía bai­lar el pa­so a dos de La Síl­fi­de ,de Bour­non­vi­lle, y la di­rec­ción de la Ópe­ra de Ro­ma pres­tó el tra­je he­cho a me­di­da a Nu­ré­yev 15 años an­tes pa­ra es­ta pie­za y que el di­vo pa­seó por me­dio mun­do. Al en­do­sar­se cha­que­ta, kilt, ca­mi­si­lla y me­dias, to­do vol­vía a que­dar­le co­mo un guan­te. Lle­gó co­mo so­lis­ta al NYCB en 2003 y ya en 2005 fue no­mi­na­do pri­mer bai­la­rín.

Puen­te atlán­ti­co

Lo que sí es­tá cla­ro es que se man­ten­drá ac­ti­vo en el puen­te atlán­ti­co, es de­cir, en­tre Amé­ri­ca y Eu­ro­pa. Co­mo ac­cio­nes in­me­dia­tas, par­ti­ci­pa­rá en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ba­llet de La Ha­ba­na y se em­bar­ca­rá en una aven­tu­ra ar­tís­ti­ca en Nue­va York: la re­cu­pe­ra­ción de una obra maes­tra, un ba­llet ol­vi­da­do de Je­ro­me Rob­bins, de quien se ce­le­bra el cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to: Wa­ter­mill, con mú­si­ca de Tei­ji Ito ins­pi­ra­da en el tea­tro Noh ja­po­nés y que es­tre­na­ra el bai­la­rín Ed­ward Vi­lle­lla en 1972. Pa­ra es­ta re­cons­truc­ción, De Luz es­tá tra­ba­jan­do con el co­reó­gra­fo ita­liano re­si­den­te en Nue­va York y crea­dor co­réu­ti­co en la com­pa­ñía Morp­ho­se Lu­ca Ve­get­ti.

La tra­yec­to­ria de De Luz lla­ma la aten­ción por otra co­sa en par­ti­cu­lar: es un chi­co de ba­ja es­ta­tu­ra en el ca­da vez más exi­gen­te mun­do de hom­bres muy al­tos, una des­na­tu­ra­li­za­da y ob­se­si­va exi­gen­cia en el ba­llet que ha sa­cri­fi­ca­do ca­rre­ras y se ha lle­va­do por de­lan­te ver­da­de­ros ta­len­tos, eso se sa­be, pe­ro na­die pue­de lu­char con­tra ello. De Luz no ha vi­vi­do es­to co­mo un im­pe­di­men­to, sino co­mo un aci­ca­te y ahí es­tá, en par­te, la cla­ve de su in­ve­te­ra­do vir­tuo­sis­mo.

/ JAI­ME VI­LLA­NUE­VA

Joa­quín de Luz, en una ga­la en El Es­co­rial, en 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.