EL PAÍS y el se­llo Ver­ve con­den­san lo me­jor del jazz

El dia­rio re­pa­sa en una co­lec­ción el pres­ti­gio­so ca­tá­lo­go de ar­tis­tas de la ca­sa que plan­tó ca­ra a la se­gre­ga­ción ra­cial

El País (País Vasco) - - LAS COLECCIONES DE EL PAÍS - EL PAÍS,

El se­llo es­ta­dou­ni­den­se Ver­ve es uno de los más pres­ti­gio­sos de la mú­si­ca. De­di­ca­do al jazz, cuen­ta con un ca­tá­lo­go de ar­tis­tas que cual­quier com­pa­ñía que­rría te­ner en su nó­mi­na, co­mo Ella Fitz­ge­rald y Ni­na Si­mo­ne. Es­tos nom­bres son la cla­ve de su éxi­to, pe­ro lo fue tam­bién la con­vic­ción de su fun­da­dor, Nor­man Granz, por unir ba­jo una mis­ma mar­ca a ar­tis­tas blan­cos y ne­gros en ple­nos años cin­cuen­ta.

Granz ha­bía co­men­za­do su ca­rre­ra de pro­mo­tor al­gu­nos años an­tes de que cua­ja­se el se­llo, en 1956. Te­nía una apues­ta cla­ra con­tra la se­gre­ga­ción y lo de­mos­tró no so­lo unien­do a ra­zas so­bre el es­ce­na­rio, sino tam­bién en­tre el pú­bli­co. “El se­llo Ver­ve es uno de los más im­por­tan­tes de la his­to­ria del jazz; no so­lo por­que por sus fi­las pa­sa­ron grandes fi­gu­ras co­mo Louis Arms­trong, Di­nah Was­hing­ton, Bi­llie Ho­li­day o Bill Evans, sino por­que ac­tuó co­mo un po­de­ro­so agen­te so­cial con­tra la in­jus­ti­cia de la se­gre­ga­ción ra­cial. Po­cos sa­ben en nues­tros días que fue la pri­me­ra dis­co­grá­fi­ca en jun­tar a mú­si­cos ne­gros y blan­cos, pa­gar­les lo mis­mo y per­mi­tir­les que com­par­tie­ran ca­me­rino”, re­cuer­da el pe­rio­dis­ta mu­si­cal de EL PAÍS Fer­nan­do Na­va­rro.

No so­lo fa­vo­re­ció el in­ter­cam­bio cul­tu­ral en un sen­ti­do ra­cial, sino tam­bién ar­tís­ti­co. Granz sa­có el jazz de los pe­que­ños lo­ca­les mar­gi­na­les y las des­ho­ras noc­tur­nas en las que te­nían lu­gar las jam ses­sions. Or­ga­ni­zó con­cier­tos en re­cin­tos an­tes im­pen­sa­bles, co­mo el Au­di­to­rio Fi­lar­mó­ni­co de Los Án­ge­les, y ele­vó la ca­te­go­ría del gé­ne­ro am­plian­do su pú­bli­co. Con es­tas pro­pues­tas na­ció el con­cep­to Jazz at the Phil­har­mo­nic, que via­jó por to­do el país rom­pien­do es­te­reo­ti­pos.

Ver­ve ha si­do y es la ca­sa del jazz, ho­gar de can­tan­tes y mú­si­cos le­gen­da­rios, pe­ro tam­bién de pro­me­sas emer­gen­tes. Hoy con­ti­núa apos­tan­do por nue­vas fi­gu­ras y am­pa­ran­do a grandes nom­bres, co­mo la can­tan­te Dia­na Krall, el pia­nis­ta An­drás Schiff y el te­nor An­drea Bo­ce­lli.

Ella y Louis

EL PAÍS y el pres­ti­gio­so se­llo mu­si­cal Ver­ve lan­zan una co­lec­ción con lo me­jor de la com­pa­ñía: Jazz Ver­ve. Dis­cos co­mo High Pries­tess of Soul, de Ni­na Si­mo­ne; Lady Sings the Blues, de Bi­llie Ho­li­day o Les­ter Young, con Les­ter Young with the Os­car Pe­ter Trio for­man par­te de la nó­mi­na de 20 tí­tu­los que lle­ga­rán ca­da do­min­go a los quios­cos con el dia­rio por 9,95 eu­ros. Tam­bién es­tá dis­po­ni­ble en la web de Co­lec­cio­nes EL PAÍS.

Ca­da dis­co irá acom­pa­ña­do de un li­bre­to es­cri­to por los pe­rio­dis­tas de EL PAÍS Iker Seis­de­dos, Fer­nan­do Na­va­rro, Fer­nan­do Nei­ra o Yah­vé M. de la Ca­va­da. Los tex­tos apor­tan el con­tex­to ne­ce­sa­rio pa­ra que ex­per­tos y no­ve­les dis­fru­ten de los te­mas que no so­lo de­fi­nie­ron un gé­ne­ro, sino que mar­ca­ron el de­ve­nir de otros.

El dis­co que inau­gu­ra la co­lec­ción, Ella and Louis, re­co­ge el pri­mer en­cuen­tro en­tre las dos es­tre­llas, Ella Fitz­ge­rald y Louis Arms­trong, pa­ra Ver­ve. Le se­gui­rían otros dos. En la ca­rá­tu­la que em­pa­que­tó aquel ál­bum se le ve a él con cal­ce­ti­nes blan­cos y ca­mi­sa a ra­yas. Fitz­ge­rald, 16 años me­nor que él, apa­re­ce con un ves­ti­do blan­co, co­mo una ni­ña en do­min­go, con una ex­pre­sión ca­si in­fan­til en la ca­ra. Con esa ima­gen tan sen­ci­lla die­ron al mun­do un dis­co ex­qui­si­to que com­par­tie­ron con la ban­da de Os­car Pe­ter­son, que tam­bién apa­re­ce en la co­lec­ción con Night Train.

High Pries­tess of Soul, de Ni­na Si­mo­ne, es la se­gun­da en­tre­ga de la co­lec­ción Jazz Ver­ve, un tra­ba­jo por el que se la ca­li­fi­có co­mo “la su­ma sa­cer­do­ti­sa del al­ma”. “In­tér­pre­te mo­nu­men­tal, per­so­na­je in­go­ber­na­ble y espíritu in­can­des­cen­te”, así la de­fi­ne Fer­nan­do Na­va­rro en el li­bre­to que acom­pa­ña al ál­bum, en el que re­cuer­da que ade­más de can­tan­te y pia­nis­ta “Si­mo­ne era una em­ba­ja­do­ra de la cau­sa ne­gra en ple­na re­vo­lu­ción de los de­re­chos ci­vi­les y un al­ma ex­tra­or­di­na­ria­men­te sen­si­ble. Esa com­bi­na­ción mos­tró al mun­do a una mu­jer de un ca­rác­ter fas­ci­nan­te, que des­de muy jo­ven su­frió el en­torno con­tra­rio de las per­so­nas ne­gras en la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se”.

Co­mo Fitz­ge­rald, usó su voz y po­pu­la­ri­dad pa­ra de­nun­ciar en nu­me­ro­sas oca­sio­nes el tra­to de­sigual y la vio­len­cia ejer­ci­da con­tra los ne­gros, la mis­ma que ellas su­frie­ron en su pro­pia piel.

Trans­mi­tir emo­cio­nes

Las vo­ces po­de­ro­sas y fe­me­ni­nas del jazz com­ple­tan su tría­da con Bi­llie Ho­li­day. Iker Seis­de­dos la de­fi­ne co­mo “una can­tan­te que tal vez no tu­vie­se la voz más po­ten­te, ni el ran­go más am­plio, que qui­zá no fue­se una plus­mar­quis­ta del vi­bra­to o no des­ta­ca­se por su co­lo­ra­tu­ra, pe­ro que hi­zo his­to­ria por su inigua­la­ble ca­pa­ci­dad pa­ra trans­mi­tir emo­cio­nes (ca­si siem­pre en torno a la pe­na y la mi­se­ria) y por su mu­si­ca­li­dad, que se plas­mó en

una cua­li­dad úni­ca pa­ra can­tar, se po­dría de­cir, ade­lan­tán­do­se al rit­mo”. Ho­li­day se pre­sen­ta en la co­lec­ción con Lady Sings the Blues.

En el lis­ta­do es­tán tam­bién Char­lie Par­ker, Dia­na Krall, Di­nah Was­hing­ton, Sa­rah Vaug­han o João Gil­ber­to y Stan Getz con “el dis­co que hi­zo uni­ver­sal y eter­na la mú­si­ca bra­si­le­ña”, en pa­la­bras de Fer­nan­do Nei­ra: Getz/Gil­ber­to. “Es una de las obras jaz­zís­ti­cas más di­fun­di­das en la his­to­ria de es­te gé­ne­ro, las más de las ve­ces tan ad­mi­ra­do co­mo res­trin­gi­do a los ojos del gran pú­bli­co. Acre­di­ta la cir­cuns­tan­cia na­da fre­cuen­te de que sa­tis­fa­ce tan­to al pú­bli­co pu­ris­ta co­mo al ecléc­ti­co”, cuen­ta el pe­rio­dis­ta.

el pri­mer dis­co de la co­lec­ción, es­ta­rá dis­po­ni­ble a par­tir del do­min­go 21 de oc­tu­bre por 9,95 eu­ros jun­to con el dia­rio.

Ella y Louis,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.