Co­fi­dis, tam­bién con­de­na­da

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

En 2006 Yo­lan­da C. Pu­li­do es­ta­ba re­cién di­vor­cia­da, con dos ni­ños pe­que­ños a su car­go y en­ca­de­nan­do tra­ba­jos tem­po­ra­les. La ave­ría de su co­che fue esa go­ta que col­ma el va­so de la mal­tre­cha eco­no­mía fa­mi­liar. La fac­tu­ra: 700 eu­ros que no te­nía. El ban­co no se los pres­ta­ba y de re­pen­te to­da aque­lla pu­bli­ci­dad de Co­fi­dis que so­lía ig­no­rar em­pe­zó a lla­mar su aten­ción. Ter­mi­nó con­tra­tan­do con ellos un cré­di­to de 1.000 eu­ros. “Me iban am­plian­do la lí­nea y, co­mo es­ta­ba en si­tua­ción muy pre­ca­ria, as­fi­xia­da, la usa­ba. Pe­ro pa­sa­ban los años y por más que pa­ga­ba no aca­ba­ba de li­qui­dar la deu­da”, ex­pli­ca.

Una dé­ca­da des­pués, se sen­tó de­lan­te del or­de­na­dor, se hi­zo un Ex­cel con to­dos los pa­gos y se dio cuen­ta de que, de cuo­tas de 50 eu­ros, so­lo es­ta­ba amor­ti­zan­do 15. El res­to eran in­tere­ses y se­gu­ro. Re­sul­tó que a Pu­li­do le ha­bían pres­ta­do 5.562 eu­ros, ha­bía pa­ga­do bas­tan­te más del do­ble (12.480) y aún le re­cla­ma­ban otros 2.000. De­man­dó. Y ganó: el juz­ga­do de­cla­ró el in­te­rés “usu­ra­rio” y Co­fi­dis tuvo que de­vol­ver­le 6.799 eu­ros, to­do lo que ex­ce­día de la can­ti­dad pres­ta­da ini­cial­men­te. “So­lo los que es­ta­mos en si­tua­ción de­ses­pe­ra­da o crí­ti­ca cae­mos en es­te ti­po de tar­je­tas o cré­di­tos. ¿Có­mo vas a pen­sar que te co­bran in­tere­ses ile­ga­les si se anun­cian en to­das par­tes? Ni te lo plan­teas”, di­ce Pu­li­do.

Pa­ra los abo­ga­dos de Avi­lés, la úni­ca di­fe­ren­cia en­tre los cré­di­tos per­so­na­les co­mo los de Co­fi­dis o Vi­vus y las tar­je­tas de cré­di­to son los in­tere­ses, mu­cho más al­tos en el pri­mer ca­so. “Nues­tro ré­cord es una TAE de 4.333%”, ase­gu­ra Ig­na­cio Her­nan­do. me­dio de in­te­rés pa­ra los prés­ta­mos al con­su­mo en di­cha fe­cha era del 8,92% en Es­pa­ña”, di­ce el fa­llo. En ma­te­ria de usu­ra la re­fe­ren­cia sue­le ser un in­te­rés su­pe­rior a dos ve­ces y me­dia el in­te­rés le­gal del di­ne­ro. Re­cien­te­men­te va­rias au­dien­cias pro­vin­cia­les (Ovie­do, Gi­jón, Ma­drid...) tam­bién han fa­lla­do en apelación a fa­vor de los con­su­mi­do­res.

“So­mos mo­des­tos y nos ven co­mo un mal me­nor, por­que no se ha ge­ne­ra­li­za­do en to­da Es­pa­ña. No les ha­ce­mos pu­pa. Su pro­ble­ma lle­ga­rá cuan­do es­to se ex­tien­da. Las co­mi­sio­nes hi­po­te­ca­rias van a que­dar en pec­ca­ta mi­nu­ta com­pa­ra­das con es­to. Ha­bla­mos de can­ti­da­des as­tro­nó­mi­cas. El 95% de las tar­je­tas de cré­di­to que hay en el mer­ca­do son usu­re­ras. Mu­cha gen­te tie­ne hi­po­te­ca, pe­ro ¿quién no tie­ne una tar­je­ta de cré­di­to?”, se pre­gun­ta Her­na­do.

Pre­cios si­mi­la­res

Fuen­tes del sec­tor ban­ca­rio ase­gu­ran que no to­das las au­dien­cias pro­vin­cia­les com­par­ten el cri­te­rio del Su­pre­mo y de­fien­den que el pro­ble­ma es­tá en los cré­di­tos al con­su­mo de en­ti­da­des no re­gu­la­das y no en las tar­je­tas de cré­di­to con pa­go apla­za­do de un ban­co, que tie­nen pre­cios muy si­mi­la­res en­tre ellas. Ban­cos co­mo Cai­xa­bank, WiZink, Evo Fi­nan­ce y BBVA han si­do con­de­na­dos ya en se­gun­da ins­tan­cia. En al­gu­nos ca­sos tam­bién fon­dos ex­tran­je­ros que com­pra­ron pa­que­tes de deu­da de ban­cos co­mo Ci­ti­bank. So­lo WiZink (gru­po Ban­co Po­pu­lar) acu­mu­la 800 de­man­das, se­gún un por­ta­voz, que pre­ci­sa que so­lo re­pre­sen­tan un 0,03% de la car­te­ra de clien­tes. “De gran par­te aún no hay sen­ten­cia” por­que son muy re­cien­tes, aña­de.

“Los ban­cos siem­pre di­cen que las tar­je­tas son me­dios de cré­di­to fá­cil, que no se pi­den ga­ran­tías y que hay mu­cha mo­ro­si­dad”, di­ce Gar­cía Ca­rre­ño. “Pe­ro el Tri­bu­nal Su­pre­mo es con­tun­den­te”. El fa­llo de 2015 que ini­ció es­ta es­ca­la­da de plei­tos se­ña­la: “La con­ce­sión irres­pon­sa­ble de prés­ta­mos al con­su­mo que fa­ci­li­ta el so­bre­en­deu­da­mien­to de los con­su­mi­do­res y trae co­mo con­se­cuen­cia que quie­nes cum­plen re­gu­lar­men­te sus obli­ga­cio­nes ten­gan que car­gar con las con­se­cuen­cias del ele­va­do ni­vel de im­pa­gos, no pue­de ser ob­je­to de pro­tec­ción por el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co”.

Ma­ría Pé­rez Are­llano, abo­ga­da de Po­la de Sie­ro (As­tu­rias), tam­bién con­si­guió que su clien­ta re­cu­pe­ra­ra el di­ne­ro. La mu­jer con­tra­tó la tar­je­ta en un Ikea, al com­prar a pla­zo los mue­bles pa­ra la ca­sa. En la com­pa­ñía sue­ca ase­gu­ran que sus con­di­cio­nes son ven­ta­jo­sas, con has­ta 36 me­ses de pa­go apla­za­do y sin in­tere­ses, pe­ro aña­den que “el res­to de ope­ra­cio­nes son ges­tio­na­das por la en­ti­dad ban­ca­ria”. Ese fue el pro­ble­ma de su clien­ta: que al com­prar fue­ra de Ikea o al sa­car di­ne­ro con la tar­je­ta, de Cai­xa­bank, pa­ga­ba in­tere­ses tan al­tos que eran “usu­ra­rios” se­gún el tri­bu­nal.

/ JUAN BAR­BO­SA

Yo­lan­da C. Pu­li­do, una de las afec­ta­das que ganó una de­man­da a Co­fi­dis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.