“Es­te fe­nó­meno pue­de lle­var a Fran­cia ha­cia otra fa­se po­lí­ti­ca”

Ex­per­ta en mo­vi­mien­tos so­cia­les

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - DA­NIE­LLE TAR­TA­KOWSKY S. A.,

El Gobierno re­no­vó su lla­ma­mien­to al diá­lo­go tras com­pro­bar que, si bien hu­bo pro­tes­tas, no al­can­za­ron el ni­vel ni la vio­len­cia de ha­ce una se­ma­na. Con una mo­vi­li­za­ción de 125.000 per­so­nas en to­da Fran­cia, 10.000 en Pa­rís, se­gún el mi­nis­tro del In­te­rior, Ch­ris­top­he Cas­ta­ner, el “ac­to IV” —co­mo ha­bían bau­ti­za­do los ma­ni­fes­tan­tes a la cuar­ta jor­na­da de pro­tes­tas— fue me­nos con­cu­rri­do que el del sá­ba­do pa­sa­do, pe­ro vi­si­ble en to­do el país.

“Es­ta­mos aquí pa­ra que nos La his­to­ria­do­ra Da­nie­lle Tar­ta­kowsky, de 71 años, se ha pa­sa­do su lar­ga ca­rre­ra es­tu­dian­do los mo­vi­mien­tos so­cia­les, de los que es con­si­de­ra­da una de las ma­yo­res ex­per­tas de Fran­cia. Aun así, la for­ma en que ha sur­gi­do y, so­bre to­do, se ha am­plia­do el fe­nó­meno de los cha­le­cos ama­ri­llos le tie­ne per­ple­ja, re­co­no­ce. Ni sans-cu­lot­tes, ni pou­ja­dis­mo (el mo­vi­mien­to po­pu­lis­ta de pe­que­ños co­mer­cian­tes an­te

oi­gan, la vio­len­cia no va a re­sol­ver na­da, pe­ro tie­nen que com­pren­der que es­ta­mos har­tos”, de­cía en los Cam­pos Elí­seos An­gé­li­que, una des­em­plea­da bre­to­na. “Cla­ro que no es una bue­na idea ve­nir aquí hoy, por­que ayu­da a los al­bo­ro­ta­do­res. Pe­ro que­dar­se en ca­sa ayu­da a Ma­cron”, re­su­mía Marc, ve­ni­do de la pe­ri­fe­ria de Pa­rís y pa­ra quien el Gobierno es­tá “aho­gan­do al pue­blo”. El pro­ble­ma de una Fran­cia que “no lle­ga a fin de mes” vie­ne de le­jos, re­co­no­cía, pe­ro el el sur­gi­mien­to de las gran­des su­per­fi­cies en los años cin­cuen­ta), ni Ma­yo del 68. Tam­po­co el Tea Party o los in­dig­na­dos del 15-M es­pa­ñol. Los cha­le­cos ama­ri­llos se re­sis­ten a cual­quier com­pa­ra­ción. “To­dos he­mos in­ten­ta­do com­pa­rar es­to con nues­tra lar­ga y pe­sa­da his­to­ria de mo­vi­li­za­ción co­lec­ti­va en es­te país, pe­ro lo que me cho­ca es el ca­rác­ter iné­di­to de es­te mo­vi­mien­to”, tan­to por su na­tu­ra­le­za —los mo­vi­mien­tos na­ci­dos

pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron “ha he­cho re­for­mas de­ma­sia­do rá­pi­do” y sin te­ner en cuen­ta a un pue­blo “que pa­re­ce que no es­tá a su al­tu­ra”.

La ten­sión mar­có una jor­na­da en la que to­dos se ju­ga­ban mu­cho. Los cha­le­cos ama­ri­llos de­bían de­mos­trar que, tras cua­tro se­ma­nas de pro­tes­ta, si­guen con­tan­do con fuer­za pa­ra pre­sio­nar al Gobierno de Ma­cron, quien ya ha da­do mar­cha atrás a su in­ten­ción de au­men­tar el pre­cio del com­bus­ti­ble, de­to­nan­te en las re­des so­cia­les no sue­len te­ner tan­ta am­pli­tud, ex­pli­ca— co­mo por su “com­ple­ji­dad te­rri­to­rial y so­cio­ló­gi­ca”.

Por­que los cha­le­cos, re­cuer­da, han lo­gra­do unir a per­so­nas de for­ma­ción y pro­fe­sio­nes muy dis­tin­tas, des­de tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia a cua­dros me­dios y has­ta al­gu­nos fun­cio­na­rios, y to­do ello so­bre la ba­se de un men­sa­je ne­ta­men­te eco­nó­mi­co (en el pa­sa­do so­lo la lu­cha con­tra el fas­cis­mo lo­gró

de la pro­tes­ta, pe­ro al que re­cla­man más ges­tos, tan­to fis­ca­les co­mo políticos.

Las au­to­ri­da­des, por su par­te, es­ta­ban obli­ga­das a com­bi­nar el de­re­cho a ma­ni­fes­tar­se, aun­que mu­chas mar­chas no es­tu­vie­ran au­to­ri­za­das, con el im­pe­ra­ti­vo de im­pe­dir un nue­vo ar­ma­ge­dón que les pu­sie­ra en evi­den­cia. El des­plie­gue de fuer­za da­ba me­di­da del re­to: 89.000 agen­tes en to­do el país, de ellos 8.000 en Pa­rís, don­de tam­bién cir­cu­la­ron una do­ce­na de vehícu­los unir a las cla­ses obre­ra y me­dia en Fran­cia, en 1936, re­cuer­da). Pe­ro tam­po­co se le pue­de equi­pa­rar al Tea Party, sub­ra­ya, por­que el mo­vi­mien­to no es li­be­ral,

blin­da­dos de la gen­dar­me­ría. El al­to nú­me­ro de de­ten­cio­nes re­ve­ló la pre­sión exis­ten­te: más de 1.300 per­so­nas arres­ta­das en to­da Fran­cia; de ellas, al­re­de­dor de 700 en Pa­rís. El sal­do de la jor­na­da tam­bién con­ta­bi­li­za­ba un to­tal de 118 he­ri­dos, 17 de ellos fuer­zas del or­den, muy por de­ba­jo de las ci­fras de sie­te días atrás.

La mano du­ra no fue di­sua­sión su­fi­cien­te pa­ra los cha­le­cos ama­ri­llos, que via­ja­ron des­de to­dos los pun­tos de Fran­cia has­ta

no bus­ca un Es­ta­do me­nos im­po­si­ti­vo, sino que “re­cla­ma un buen uso de los im­pues­tos”. A ello se une, con­ti­núa, una au­sen­cia de or­ga­ni­za­ción y un “re­cha­zo de to­da in­ter­me­dia­ción” que cho­can de nue­vo con la his­to­ria de las mo­vi­li­za­cio­nes, ya que has­ta aho­ra “los que más con­se­guían mo­vi­li­zar a la gen­te y sa­car­las a la ca­lle eran los más or­ga­ni­za­dos”, prin­ci­pio que con los cha­le­cos ama­ri­llos vuel­ve a tam­ba­lear­se.

Ca­rác­ter iné­di­to

No obs­tan­te, con­si­de­ra Tar­ta­kowsky, los cha­le­cos ama­ri­llos no han sur­gi­do de la na­da. “El ca­rác­ter iné­di­to de los cha­le­cos ama­ri­llos res­pon­de tam­bién a un ca­rác­ter iné­di­to que se vi­ve en Fran­cia” en los úl­ti­mos tiem­pos, un país don­de el que el

Da­nie­lle Tar­ta­kowsky.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.