“El ries­go de gue­rra cre­ce más por la in­com­pren­sión del pe­li­gro que por el rear­me”

YU­RI BA­TU­RIN

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - PILAR BO­NET, Cos­mo­nau­ta, fí­si­co y ju­ris­ta

El ries­go de gue­rra en el mun­do “exis­te y au­men­ta”, pe­ro “se de­be más a la in­com­pren­sión del pe­li­gro por par­te de las jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes que al po­ten­cial ar­ma­men­tís­ti­co o al es­tan­ca­mien­to mo­ral”, afir­ma Yu­ri Ba­tu­rin, cos­mo­nau­ta, fí­si­co, es­pe­cia­lis­ta en di­ná­mi­ca y di­rec­ción de vue­los, ju­ris­ta y pe­rio­dis­ta. “Por eso no de­be­mos con­cen­trar­nos so­lo co­mo an­tes en re­du­cir el ar­ma­men­to”, ad­vier­te el ex­per­to, ase­sor del pre­si­den­te Mi­jaíl Gor­ba­chov du­ran­te la ago­nía de la URSS y del pre­si­den­te Bo­rís Yel­tsin en los pri­me­ros pa­sos de la nue­va Ru­sia.

Ru­sia no se en­fren­ta­rá con Oc­ci­den­te en el es­pa­cio, por­que “ca­re­ce de la fuer­za [ne­ce­sa­ria] pa­ra una gue­rra que no so­lo re­quie­re mi­si­les y ar­mas, sino tam­bién un po­ten­cial eco­nó­mi­co”, afir­ma Ba­tu­rin, se­gún el cual “en Oc­ci­den­te el ni­vel de com­pren­sión del pe­li­gro es ma­yor” que en su país. Co­mo di­sua­sión ac­túan las nu­me­ro­sas per­so­nas vin­cu­la­das con las es­truc­tu­ras de po­der en Ru­sia que hoy tie­nen ca­pi­ta­les o fa­mi­lia en Oc­ci­den­te. “Se­ría co­mo co­men­zar la gue­rra con­tra sus pro­pios hi­jos”. “Un en­fren­ta­mien­to es­pa­cial no se­ría una con­tien­da en­tre ar­ti­lu­gios cós­mi­cos, co­mo ima­gi­nan en Holly­wood: des­trui­ría la in­fraes­truc­tu­ra te­rres­tre de los ad­ver­sa­rios. Y si, co­mo pro­nos­ti­can al­gu­nos, se pro­du­je­ra a me­dia­dos de es­te si­glo, lu­cha­rían los que es­tén en pri­me­ra fi­la y Ru­sia no es­ta­ría en­tre ellos”, sen­ten­cia.

Na­ci­do en 1949, Ba­tu­rin aca­ba de pu­bli­car un li­bro so­bre la pro­fe­sión de cos­mo­nau­ta, que in­clu­ye de­ta­lles co­ti­dia­nos de sus dos es­tan­cias en ór­bi­ta, pri­me­ro en la So­yu­zTM-28 en 1998 y des­pués en la So­yu­zTm-32 en 2001, ade­más de ob­ser­va­cio­nes cien­tí­fi­cas, his­tó­ri­cas y fi­lo­só­fi­cas. El rey del in­fi­ni­to, el tí­tu­lo de su obra, pro­ce­de de Sha­kes­pea­re y sim­bo­li­za “la sen­sa­ción de na­ve­gar en una cás­ca­ra de nuez en un es­pa­cio in­men­sa­men­te más po­de­ro­so que el ser hu­mano pa­ra co­brar con­cien­cia de la pro­pia in­sig­ni­fi­can­cia y de la es­tu­pi­dez de plan­tear la ex­plo­ra­ción del es­pa­cio co­mo una con­quis­ta”. “Uno no con­quis­ta lo que le pue­de ani­qui­lar. Hay que apren­der a pen­sar de otro mo­do”, di­ce.

Hi­jo de un se­cre­tí­si­mo es­pía so­vié­ti­co, re­si­den­te en Es­tam­bul du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Ba­tu­rin te­nía prohi­bi­do “in­de­fi­ni­da­men­te” via­jar al ex­tran­je­ro cuan­do era in­ge­nie­ro en la in­dus­tria es­pa­cial so­vié­ti­ca en los se­ten­ta. Pe­ro en 1988, las puer­tas del mun­do se le abrie­ron con la pe­res­troi­ka. Ba­tu­rin ayu­dó a Gor­ba­chov en el in­ten­to de re­for­mar el Es­ta­do y en di­ciem­bre de 1991, cuan­do se arrió la ban­de­ra de la URSS, or­ga­ni­zó un pro­gra­ma de aná­li­sis en te­le­vi­sión. Yel­tsin lo vio y lo con­tra­tó a él y a to­do su equi­po. Y así lle­gó al Krem­lin un equi­po de in­te­lec­tua­les pa­ra los que era nor­mal con­ver­sar con pe­rio­dis­tas en el cen­tro del po­der.

“A di­fe­ren­cia de las ar­mas nu­clea­res, el de­sa­rro­llo del ar­se­nal es­pa­cial tie­ne por fin da­ñar la in­fraes­truc­tu­ra en la tie­rra sin des­truir­la, pa­ra que pue­da ser usa­da des­pués por el ven­ce­dor y por los que de­be­rán tra­ba­jar en ella. No son ar­mas le­ta­les, aun­que ha­brá víctimas si se uti­li­zan”, afir­ma. “El de­re­cho in­ter­na­cio­nal no re­gu­la hoy la ubi­ca­ción de lá­se­res po­ten­tes en el es­pa­cio. Con la ra­dia­ción de po­ten­tes lá­se­res se pue­de por ejem­plo de­jar Mos­cú u otra ciu­dad sin ener­gía eléc­tri­ca. Pa­ra ello hay que ubi­car ar­mas bas­tan­te po­ten­tes en el es­pa­cio y es­to su­ce­de­rá”, di­ce. En EE UU, Ru­sia, Chi­na y Ja­pón se tra­ba­ja pa­ra desa­rro­llar es­tos lá­se­res, ex­pli­ca.

En 2008 Ru­sia y Chi­na pre­sen­ta­ron en la ONU un pro­yec­to con­jun­to de acuer­do pa­ra im­pe­dir la ins­ta­la­ción de ar­mas en el es­pa­cio, el uso de la fuer­za o la ame­na­za de fuer­za con­tra ins­ta­la­cio­nes es­pa­cia­les. “Des­de en­ton­ces lo es­tán es­tu­dian­do”, di­ce con iro­nía. “La apa­ri­ción de la bom­ba ató­mi­ca al­te­ró la per­cep­ción del pe­li­gro pa­ra la hu­ma­ni­dad y la com­pren­sión de que mo­ri­rían to­dos

[si se uti­li­za­ba] se ha man­te­ni­do du­ran­te mu­cho tiem­po”. Pe­ro, ad­vier­te, a “la di­rec­ción de los Es­ta­dos lle­ga aho­ra gen­te pa­ra la que la bom­ba ató­mi­ca for­ma par­te del mun­do en el que pa­sa­ron to­da su vi­da. La cos­tum­bre [de con­vi­vir con las ar­mas ató­mi­cas] ha­ce que se in­fra­va­lo­re el pe­li­gro”.

Las san­cio­nes im­pues­tas a Ru­sia por EE UU no afec­tan de mo­men­to a la cos­mo­náu­ti­ca. Los as­tro­nau­tas es­ta­dou­ni­den­ses y la NASA si­guen tra­ba­jan­do con los ru­sos. El con­tra­to de la NASA con Ros­cos­mos, la agen­cia gu­ber­na­men­tal ru­sa res­pon­sa­ble de los pro­gra­mas es­pa­cia­les, pa­ra lle­var as­tro­nau­tas a la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (EEI) fi­na­li­za en mar­zo de 2019. “Co­mo los ame­ri­ca­nos de­pen­den de Ru­sia pa­ra lle­var a sus as­tro­nau­tas a la EEI, to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra los vue­los y la con­ti­nui­dad del tra­ba­jo de la es­ta­ción no se ve afec­ta­do por las san­cio­nes. Aho­ra so­lo que­da es­pe­rar que se fa­bri­que una na­ve pi­lo­ta­da. Los nor­te­ame­ri­ca­nos pien­san que usa­rán sus pro­pias na­ves, si es­tán lis­tas, y que no vol­ve­rán a fir­mar acuer­dos con no­so­tros”.

La EEI, que cum­plió 20 años en no­viem­bre, pro­lon­ga­rá su vi­da has­ta 2024. “Los es­ta­dou­ni­den­ses ne­ce­si­tan hoy la es­ta­ción pa­ra en­tre­nar­se has­ta que apa­rez­can las nue­vas na­ves pi­lo­ta­das, pe­ro en el fu­tu­ro la EEI no es prio­ri­ta­ria pa­ra ellos, mien­tras que pa­ra no­so­tros es de he­cho la úni­ca ta­rea”, di­ce Ba­tu­rin.

El ex­per­to du­da de la apa­ri­ción de una es­ta­ción es­pa­cial ru­sa cuan­do la EEI de­je de fun­cio­nar. “Aún no es­tán ter­mi­na­dos los mó­du­los ru­sos que de­be­rían ha­ber­se pues­to en fun­cio­na­mien­to ha­ce ya al­gu­nos años en la EEI y aho­ra di­cen que los fa­bri­ca­rán pa­ra nues­tra es­ta­ción ru­sa. Sa­bien­do có­mo son las co­sas aquí, no es­toy to­tal­men­te se­gu­ro de que apa­re­ce­rá nues­tra es­ta­ción cuan­do de­je de tra­ba­jar la EEI”.

“Los mó­du­los no se han cons­trui­do, a pe­sar de te­ner los pla­nes, el di­ne­ro y la gen­te ne­ce­sa­rios pa­ra ello, por­que fun­cio­na un nue­vo me­ca­nis­mo eco­nó­mi­co que per­mi­te in­cre­men­tar sus­tan­cial­men­te el be­ne­fi­cio per­so­nal a cos­ta de la dis­mi­nu­ción de la efec­ti­vi­dad en el lo­gro de los fi­nes es­ta­ta­les”, di­ce con di­plo­ma­cia.

Las gran­des cor­po­ra­cio­nes de la in­dus­tria es­pa­cial ru­sa pue­den crear sus pro­pias fi­lia­les y es­tas tra­ba­jan pa­ra sus di­rec­ti­vos. Es­tos tie­nen “sus pro­pios in­tere­ses y fi­nan­cian es­tas fi­lia­les con di­ne­ro del Es­ta­do que lle­ga a la em­pre­sa prin­ci­pal”. “El Es­ta­do es­tá así es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do a las em­pre­sas pri­va­das, a las cua­les, por ley, no pue­de ins­pec­cio­nar a fon­do y que, de ese mo­do, ro­ban sin que los ór­ga­nos de con­trol pue­dan des­cu­brir el de­li­to. Las le­yes se han pro­mul­ga­do pre­ci­sa­men­te pa­ra per­mi­tir lle­var­se im­pu­ne­men­te el di­ne­ro del Es­ta­do”.

Pa­ra el via­je tri­pu­la­do a Mar­te hay que es­pe­rar. “Bo­ris Cher­tok [uno de los fun­da­do­res de la cos­mo­náu­ti­ca so­vié­ti­ca] pro­nos­ti­có en 2010 que el pri­mer vue­lo con éxi­to se­rá en 2101”, afir­ma. “De­pen­dien­do del acer­ca­mien­to en­tre la tie­rra y Mar­te, se ne­ce­si­tan en­tre 2,5 y 3 años pa­ra ir y vol­ver. Hoy en­viar a un cos­mo­nau­ta a dar la vuel­ta a Mar­te y vol­ver se­ría su muer­te se­gu­ra, por­que no se ha re­suel­to la de­fen­sa fren­te a la ra­dia­ción. Va­le­ri Po­lia­kov, con un ré­cord de 437 días en el es­pa­cio, opi­na que a Mar­te de­ben vo­lar so­lo cos­mo­nau­tas ju­bi­la­dos, por su ex­pe­rien­cia, y por no ne­ce­si­tar de la fun­ción re­pro­duc­ti­va”. Ba­tu­rin es­tá pre­pa­ra­do, pe­ro “los jó­ve­nes ha­cen co­la por ir y ten­dré que es­pe­rar 15 años has­ta que los mé­di­cos de­ci­dan ex­pe­ri­men­tar con un or­ga­nis­mo vie­jo”.

A su pa­re­cer, “la Gue­rra Fría im­pul­só el de­sa­rro­llo de la cos­mo­náu­ti­ca más que la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal”. La cos­mo­náu­ti­ca, di­ce, era “el re­sul­ta­do co­la­te­ral del de­sa­rro­llo ar­ma­men­tís­ti­co y su­frió cuan­do la Gue­rra Fría se aca­bó y no ha­bía di­ne­ro pa­ra ela­bo­rar ar­mas. Fal­ta­ba el im­pul­so”.

¿Aca­so no era tal im­pul­so la bús­que­da de otros mun­dos? Tal vez sí pa­ra la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea, que lle­gó más tar­de al club es­pa­cial, pe­ro “en la URSS y EE UU la ex­plo­ra­ción del es­pa­cio se for­mó co­mo un ca­ba­llo em­bri­da­do y flo­re­ció gra­cias a la Gue­rra Fría”, afir­ma. Los eu­ro­peos abor­dan el es­pa­cio des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te: “Las ta­reas hoy son más com­pli­ca­das y exi­gen coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal”.

El cien­tí­fi­co fue ase­sor de Mi­jaíl Gor­ba­chov en el co­lap­so de la URSS

“En­viar a al­guien a dar la vuel­ta a Mar­te y vol­ver su­pon­dría su muer­te se­gu­ra”

/ A. MAROV

Yu­ri Ba­tu­rin, en una fo­to re­cien­te en Mos­cú.

Ba­tu­rin, du­ran­te su épo­ca en ac­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.