Pa­gos ile­ga­les pa­ra si­len­ciar a mu­je­res

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL -

Pa­sa­da la una y me­dia de la tar­de del sá­ba­do ho­ra de Was­hing­ton, se sa­bía que el im­por­tan­te car­go de je­fe de Ga­bi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca que­da­rá va­can­te pe­ro no se sa­bía quién lo ocu­pa­ría y si se ha­rá de for­ma in­te­ri­na o per­ma­nen­te. Trump di­jo que en uno o dos días da­ría un nom­bre.

Du­ran­te el ve­rano, cuan­do ya ha­bía ru­mo­res de que Kelly po­dría aban­do­nar la Ca­sa Blan­ca, Trump ase­gu­ra­ba que el ve­te­rano ge­ne­ral y él se lle­va­ban “muy bien” y ca­li­fi­có a su je­fe de Ga­bi­ne­te co­mo “un hom­bre ma­ra­vi­llo­so”. No ayu­dó en­ton­ces la pu­bli­ca­ción del li­bro de Bob Wood­ward so­bre la Ca­sa Blan­ca de Trump en el que el ve­te­rano pe­rio­dis­ta es­cri­bía que Kelly con­si­de­ra­ba al pre­si­den­te “un idio­ta” al fren­te de “una Ad­mi­nis­tra­ción de lo­cos”.

Pe­ro en los úl­ti­mos me­ses, el pa­pel de Kelly se ha ido des­di­bu­jan­do a me­di­da que el pre­si­den­te se­guía su pro­pia brú­ju­la y no se de­ja­ba acon­se­jar por quien de­be­ría de ser su hom­bre de máxima con­fian­za y mano de­re­cha, en una par­ti­tu­ra que so­lo él mar­ca.

Kelly fue se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de Trump —con la mi­sión de de­te­ner la in­mi­gra­ción ile­gal y ase­gu­rar las fron­te­ras—, an­tes de asu­mir el pues­to de Rein­ce Prie­bus co­mo je­fe de Ga­bi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca, en ju­lio de 2017. Des­de el prin­ci­pio re­sul­tó una ex­tra­ña pa­re­ja. Por un la­do, un mi­li­tar de ca­rre­ra que con­si­de­ra­ba a las mu­je­res “sagradas”. Por otro, un des­preo­cu­pa­do hom­bre de ne­go­cios con­ver­ti­do en pre­si­den­te de la na­ción más po­de­ro­sa del mun­do, que ja­más ha lle­va­do

un uni­for­me y que fue gra­ba­do ha­bla­do de las mu­je­res en tér­mi­nos más allá de lo des­pec­ti­vo.

La pre­si­den­cia de Trump pa­re­ce sa­ca­da ca­da día de un mal ca­pí­tu­lo de su po­pu­lar pro­gra­ma de te­le­vi­sión El Apren­diz, en el que aca­ba­ba con la par­ti­ci­pa­ción de los con­cur­san­tes con su fa­mo­so “Es­tás des­pe­di­do”. De las úl­ti­mas pre­si­den­cias, la ac­tual es, con di­fe­ren­cia, la que ex­pe­ri­men­ta un ma­yor nú­me­ro de ba­jas. Si se in­clu­yen se­cre­ta­rios o ase­so­res, una trein­te­na de car­gos han di­mi­ti­do Los fis­ca­les fe­de­ra­les im­pli­can di­rec­ta­men­te al pre­si­den­te Do­nald Trump, por pri­me­ra vez, en los pa­gos ile­ga­les a dos mu­je­res pa­ra si­len­ciar po­ten­cia­les es­cán­da­los se­xua­les que po­dían per­ju­di­car su cam­pa­ña de elec­ción en 2016. Mi­chael Cohen, exa­bo­ga­do de Trump, ya ha­bía re­co­no­ci­do que pa­gó a dos mu­je­res que ame­na­za­ban con ai­rear su­pues­tas re­la­cio­nes con el en­ton­ces can­di­da­to, y ase­gu­ró que lo hi­zo por leal­tad a su je­fe. El es­cri­to cons­ti­tu­yen lo más pa­re­ci­do has­ta la fe­cha a una acu­sa­ción al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos por con­duc­tas po­ten­cial­men­te de­lic­ti­vas. En es­te ca­so por vio­lar las le­yes de fi­nan­cia­ción elec­to­ral.

o han si­do des­pe­di­dos en ape­nas 20 me­ses de pre­si­den­cia. La Ca­sa Blan­ca su­ma ya el quin­to je­fe de co­mu­ni­ca­ción y el ter­cer con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal. Si se ex­clu­yen la vi­ce­pre­si­den­cia, De­fen­sa, Te­so­ro y Justicia, to­das las áreas cla­ve han cam­bia­do.

Ha­ce jus­to un mes, Trump li­qui­da­ba al fis­cal ge­ne­ral de EE UU, Jeff Ses­sions, cuan­do era ob­vio que am­bos pro­ta­go­ni­za­ban una ba­ta­lla na­da di­si­mu­la­da por la in­ves­ti­ga­ción de la tra­ma ru­sa, que ex­plo­ra la in­je­ren­cia del Krem­lin en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2016. El pa­sa­do mes de ma­yo, Kelly de­cla­ra­ba a la Ra­dio Pú­bli­ca que tra­ba­jar en la Ca­sa Blan­ca era lo “más di­fí­cil” que ha­bía he­cho nun­ca.

En los men­ti­de­ros se su­ge­ría que Trump creía que su je­fe de Ga­bi­ne­te le ocul­ta­ba in­for­ma­ción y que con fre­cuen­cia le con­tra­de­cía. Kelly con­si­de­ra­ba que el pre­si­den­te ni va­lo­ra­ba ni en­ten­día su tra­ba­jo y en al­gu­nos me­dios se le ha ci­ta­do di­cien­do “no ne­ce­si­to es­to”, tras dis­tin­tas crí­ti­cas por par­te del man­da­ta­rio. Quien es­tu­vo lla­ma­do pa­ra po­ner or­den en una Ca­sa Blan­ca muy dis­fun­cio­nal, aca­bó te­nien­do el mis­mo ti­po de re­la­ción con el pre­si­den­te.

Nick Ayers, el jo­ven je­fe de ga­bi­ne­te de 36 años del vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce, po­dría sus­ti­tuir a Kelly, ya que fun­cio­na con los mis­mos pa­rá­me­tros de­sen­fa­da­dos que gas­ta Trump. Sin du­da, un mi­li­tar con 45 años de ser­vi­cio no fue la me­jor op­ción pa­ra una mi­sión que pa­re­ce ca­si im­po­si­ble: po­ner or­den en la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.