Que te in­va­da Hitler tam­po­co es pa­ra tan­to

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El pa­sa­do mar­tes es­te pe­rió­di­co en su sec­ción de Cul­tu­ra in­for­ma­ba de que el Gobierno no­rue­go ma­ne­ja un bo­rra­dor de re­for­ma edu­ca­ti­va en la que se con­tem­pla una con­si­de­ra­ble mer­ma en las enseñanzas de cien­cias so­cia­les —en es­pe­cial la his­to­ria— en fa­vor de otras ma­te­rias con con­te­ni­dos “re­le­van­tes pa­ra el fu­tu­ro”.

Si la re­for­ma va ade­lan­te, por ejem­plo, no se re­co­ge­rán al­gu­nos su­ce­sos de la II Gue­rra Mun­dial. Es­to tie­ne su mi­ga, por­que No­rue­ga es un país que ob­tu­vo su in­de­pen­den­cia mo­der­na ape­nas en 1904, y en es­tos cien­to y po­cos años, lo más gra­ve, sin du­da, que le ha su­ce­di­do es la in­va­sión na­zi. Es­ta co­men­zó el 9 de abril de 1940 y se pro­lon­gó du­ran­te cin­co años. Tan im­por­tan­te fue que No­rue­ga ha he­cho su apor­ta­ción al idio­ma pla­ne­ta­rio con la ex­pre­sión ser un Quis­ling, es­to es: ser un trai­dor. Vid­kun Quis­ling fue un mi­li­tar que en­ca­be­zó en­tu­sias­ma­do el Gobierno co­la­bo­ra­cio­nis­ta mien­tras des­de Lon­dres el rey Haa­kon —un mo­nar­ca elec­to, ín­te­gro y ado­ra­do por su gen­te que es­pe­ró al úl­ti­mo mi­nu­to pa­ra es­ca­par li­te­ral­men­te ba­jo las bom­bas— di­ri­gía la re­sis­ten­cia an­ti­na­zi.

La co­mu­ni­dad ju­día no­rue­ga ha ad­ver­ti­do de que por el ca­mino tam­po­co se en­se­ña­rá na­da so­bre el Ho­lo­caus­to, pe­ro es­to tie­ne su ló­gi­ca: si no te pa­re­ce re­le­van­te que Hitler in­va­da tu país, lo que ocu­rrie­ra en­ton­ces con tus con­ciu­da­da­nos —los ju­díos no­rue­gos fue­ron en­ce­rra­dos, y una pro­por­ción de ellos, de­por­ta­dos a cam­pos co­mo Ausch­witz— no tie­ne por qué re­sul­tar­te in­te­re­san­te.

¿Pue­de em­peo­rar es­to? Na­tu­ral­men­te que sí, por­que es­te mo­vi­mien­to de am­ne­sia co­lec­ti­va ni si­quie­ra se plan­tea en nom­bre de la ideo­lo­gía —lo cual ya se­ría un error—, sino en nom­bre del pro­gre­so. Sim­ple­men­te, el que los es­tu­dian­tes se­pan lo que les su­ce­dió a sus bi­sa­bue­los no se con­si­de­ra útil. Cuan­do ve­mos a un gru­po de chi­cos del pro­gra­ma Eras­mus, pro­ba­ble­men­te hay va­rios cu­yos bi­sa­bue­los tra­ta­ban de ma­tar­se unos a otros ha­ce bien po­co, cla­ro que ser cons­cien­te de es­to no sir­ve ni en una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo ni en el uni­ver­so di­gi­tal.

De­be ser una epi­de­mia que ca­da vez que a un país le da por re­for­mar la educación, lo pri­me­ro que se car­ga es la me­mo­ria y la re­fle­xión —his­to­ria y fi­lo­so­fía— por irre­le­van­tes. Va­mos a lle­nar el mun­do de ex­per­tos en Su­per Ma­rio. Ay, Haa­kon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.