El pre­tex­to de la se­gu­ri­dad

La Ley de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na de 2015 pre­ten­día si­len­ciar la di­si­den­cia con­tra el Gobierno en un pe­rio­do de ba­ja cre­di­bi­li­dad

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - AN­DRÉS BAR­BA An­drés Bar­ba es es­cri­tor.

Mu­chas ve­ces los aten­ta­dos con­tra los de­re­chos ele­men­ta­les de la ciu­da­da­nía se ma­ni­fies­tan co­mo una tram­pa dia­léc­ti­ca. Una de las as­tu­cias po­lí­ti­cas más co­mu­nes cuan­do una ins­ti­tu­ción o man­da­ta­rio ve ame­na­za­dos sus pri­vi­le­gios es la de plan­tear una ley que su­pues­ta­men­te de­fien­de a los opri­mi­dos pa­ra aca­bar, por vía in­ter­pues­ta, blin­dan­do esa he­ge­mo­nía que ha vis­to pe­li­grar. A ca­da épo­ca su de­li­rio: en la Alemania pre­na­zi, las le­yes de Nú­rem­berg de 1935, que su­pues­ta­men­te pre­ten­dían el pro­tec­cio­nis­mo de los ale­ma­nes, aca­ba­ron de­ri­van­do en unas le­yes ra­cia­les que cul­mi­na­ron en la per­se­cu­ción an­ti­se­mi­ta; en 1998, en los Es­ta­dos Uni­dos de Bill Clin­ton, se pro­mul­gó una ley con­tra la por­no­gra­fía in­fan­til en In­ter­net —Child On­li­ne Pro­tec­tion Act— que uti­li­zó la bue­na con­cien­cia (¿quién no es­ta­ría dis­pues­to a en­fren­tar­se a la pe­de­ras­tia?) pa­ra asal­tar el for­tín de Goo­gle, obli­gán­do­le a en­tre­gar in­for­ma­ción alea­to­ria so­bre sus usua­rios.

Los ca­sos son múl­ti­ples, pe­ro el sis­te­ma no tie­ne gran­des va­ria­cio­nes. En to­dos se aca­ba dan­do ga­to por lie­bre y vul­ne­ran­do al­gún de­re­cho fun­da­men­tal, co­mo la pri­va­ci­dad o la li­ber­tad de aso­cia­ción o de ex­pre­sión.

En nues­tra épo­ca, el gran abra­ca­da­bra, la pa­la­bra má­gi­ca pa­ra ha­cer en­tre­gar a la ciu­da­da­nía sus de­re­chos co­mo si na­da, es tan sen­ci­lla co­mo la que com­po­nen es­tas cua­tro sí­la­bas: se­gu­ri­dad. Qué ex­tra­ño in­flu­jo ha em­pe­za­do a ejer­cer esa pa­la­bra so­bre nues­tras con­cien­cias. Re­to a quien ten­ga in­te­rés y pa­cien­cia a que com­prue­be es­ta afir­ma­ción que la ex­ten­sión de es­te ar­tícu­lo no me per­mi­te desa­rro­llar: en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes en que una au­to­ri­dad o ins­ti­tu­ción emi­te un pro­yec­to de ley que con­tie­ne en su pró­lo­go la pa­la­bra “se­gu­ri­dad” po­de­mos es­tar se­gu­ros de que se va a vul­ne­rar al­gún de­re­cho, ca­si siem­pre a la pri­va­ci­dad o a la li­ber­tad de ex­pre­sión. “Si us­ted no tie­ne na­da que ocul­tar, ¿por qué se opo­ne? —di­ce esa vo­ce­ci­ta per­ver­sa con len­gua­je de Gue­rra Fría— ¿No se­rá aca­so su in­sis­ten­te de­seo de pri­va­ci­dad la se­ñal más elo­cuen­te de que us­ted no es del to­do tri­go lim­pio?”. La tram­pa dia­léc­ti­ca, cla­ro, es­tá en que quien exi­ge la trans­pa­ren­cia no la ofre­ce en con­tra­par­ti­da. La na­rra­ción se es­truc­tu­ra en un len­gua­je bi­po­lar, bue­nos y ma­los, no­so­tros y ellos, y al fi­nal de la ca­lle hay siem­pre al­guien que tra­ta de sos­te­ner o de ins­tau­rar un pri­vi­le­gio que es­tá le­jos de ser le­gí­ti­mo.

La Ley de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, que en­tró en vi­gor en 2015 a pe­sar de la opo­si­ción de to­dos los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos y gra­cias a un cre­ci­do PP con ma­yo­ría en las dos Cá­ma­ras, uti­li­za­ba en su ex­po­si­ción esa gran pa­la­bra má­gi­ca de la se­gu­ri­dad. Su ver­da­de­ro ob­je­ti­vo —re­sul­ta ca­si in­ve­ro­sí­mil que ha­ya al­guien que to­da­vía lo pon­ga en du­da— no era otro que si­len­ciar la di­si­den­cia con­tra el Gobierno en un mo­men­to de cri­sis de cre­di­bi­li­dad. En fe­bre­ro de ese mis­mo año, cua­tro re­la­to­res es­pe­cia­les de las Na­cio­nes Uni­das se ma­ni­fes­ta­ron con­tra la ley por “pe­na­li­zar una am­plia ga­ma de ac­tos y con­duc­tas” y “res­trin­gir de ma­ne­ra in­ne­ce­sa­ria y des­pro­por­cio­na­da li­ber­ta­des básicas co­mo el ejer­ci­cio co­lec­ti­vo a la li­ber­tad de opinión y de ex­pre­sión”.

No fue el úni­co or­ga­nis­mo ni au­to­ri­dad in­ter­na­cio­nal que se le­van­tó en ar­mas con­tra la ley, tam­bién lo hi­cie­ron la pro­pia Unión Eu­ro­pea y pe­rió­di­cos co­mo The Guar­dian o The New York Ti­mes. Pe­ro en to­da esa dia­tri­ba se pro­du­jo un punto de som­bra: el que im­pe­día re­co­no­cer que la efi­ca­cia de esa ley —la mis­ma efi­ca­cia que im­pi­de a es­te PSOE cum­plir su pro­me­sa de de­ro­gar­la— es que se ba­sa en al­go ca­si tan per­ver­so co­mo su de­seo de po­der y su in­ca­pa­ci­dad pa­ra acep­tar la di­si­den­cia: nues­tro mie­do. Mie­do a la pre­sen­cia del otro. Mie­do a las ideas del otro. Mie­do a un ver­da­de­ro diá­lo­go que ge­ne­ra­ría una transac­ción y un mo­vi­mien­to: los me­ca­nis­mos de la coac­ción fun­cio­nan no so­lo por­que hay al­guien que se to­ma la ley por su mano, sino por­que hay un vic­ti­ma­rio que lo con­sien­te.

No es­ta­ría mal, pa­ra va­riar, que em­pe­zá­ra­mos a re­co­no­cer que si no nos sa­ca­mos de en­ci­ma la di­cho­sa Ley de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na no es tan­to —o no es so­lo— por la so­bre­sa­lien­te co­bar­día del PSOE co­mo por­que la genética de esa ley es­tá he­cha a ima­gen y se­me­jan­za de nues­tro mie­do. Am­pa­ra­dos en el tra­ba­jo su­cio que cae inevi­ta­ble­men­te en ma­nos de otro, nos que­ja­mos en el ca­fé de que el PSOE no re­ti­re las de­vo­lu­cio­nes en ca­lien­te, pe­ro nos cru­za­mos de ace­ra cuan­do de ver­dad nos in­ter­pe­la de­fen­der los de­re­chos de un in­mi­gran­te. No es del to­do im­pro­ba­ble que ten­ga­mos —co­mo di­ce el ada­gio— los políticos que nos me­re­ce­mos, unos políticos a la al­tu­ra de nues­tra co­bar­día, una po­li­cía a la al­tu­ra de nues­tra pu­si­la­ni­mi­dad. Mie­do del po­li­cía a ser fo­to­gra­fia­do, sí, por­que eso ga­ran­ti­za­ría el fin de los abu­sos de po­der. Mie­do del po­lí­ti­co a ser in­ter­pe­la­do por in­cum­pli­mien­to, tam­bién, por­que eso su­pon­dría el co­mien­zo de la ver­da­de­ra de­mo­cra­cia.

Pe­ro so­bre to­do el otro mie­do, el nues­tro, el úni­co del que so­mos, en úl­ti­ma ins­tan­cia, to­tal­men­te res­pon­sa­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.