El fu­tu­ro pa­sa por An­da­lu­cía

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

De­cía Max We­ber que los dos pe­ca­dos mor­ta­les del po­lí­ti­co son la au­sen­cia de fi­na­li­da­des ob­je­ti­vas y la fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad. Am­bas sue­len ir uni­das. Sin ob­je­ti­vos cla­ros, ten­de­rá a “bus­car la apa­rien­cia bri­llan­te del po­der en lu­gar del po­der real; su fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad lo lle­va a go­zar del po­der por el po­der, sin to­mar en cuen­ta su fi­na­li­dad”. O, lo que es lo mis­mo, el sim­ple “po­lí­ti­co del po­der” ac­túa en el va­cío y sin sen­ti­do al­guno, no tie­ne más fin que es­tar en él.

Es­to es lo que ya es­ta­mos ob­ser­van­do en las con­ver­sa­cio­nes pa­ra for­mar gobierno en la co­mu­ni­dad de An­da­lu­cía tras las pa­sa­das elec­cio­nes del 2 de di­ciem­bre. Ca­da cual es­tá re­cu­brién­do­se de “ra­zo­nes” pa­ra ac­ce­der al po­der. Una, por­que ha si­do la más vo­ta­da, la jus­ti­fi­ca­ción que an­tes uti­li­za­ba el PP; otro, por­que ha si­do el que más ha cre­ci­do, co­mo si eso de­bie­ra compu­tar­se en al­gu­na elec­ción; y el ter­ce­ro en dis­cor­dia, por­que ha que­da­do se­gun­do y pue­de per­mi­tir­se pre­si­dir una “coa­li­ción de cam­bio”. Po­de­mos se ha au­to­ex­clui­do, y Vox es­tá a la es­pe­ra de ser blan­quea­do co­mo un par­ti­do “nor­mal” por la nue­va ma­yo­ría fac­ti­ble.

El “pa­ra qué” bus­quen unos u otros el po­der que­da en pe­num­bra, aun­que siem­pre lo po­drán jus­ti­fi­car tam­bién re­cu­rrien­do a un va­go cam­bio de po­lí­ti­cas. Lo úni­co cier­to es que se dis­tri­bui­rán sus des­po­jos con­for­me a lo es­ti­pu­la­do en el pac­to. Y sin em­bar­go, en es­te ca­so an­da­luz sí hay un fin, una cau­sa más bien, que de­be­ría unir a la ma­yo­ría de las fuer­zas que se au­to­pro­cla­man co­mo “cons­ti­tu­cio­na­lis­tas”, evi­tar te­ner que pac­tar con Vox. Es­ta cau­sa es más im­por­tan­te que el ac­ce­so al po­der en sí mis­mo. Siem­pre y cuan­do, cla­ro es­tá, sean sin­ce­ras las loas de PP, Ciu­da­da­nos y PSOE al cua­dra­gé­si­mo cum­plea­ños de la Cons­ti­tu­ción.

Si tan­to la aman, ca­da uno de ellos de­be­ría es­tar dis­pues­to a ha­cer el co­rres­pon­dien­te sa­cri­fi­cio. El PSOE, por­que el elec­to­ra­do ha pro­por­cio­na­do una ma­yo­ría de de­re­chas y ser la lis­ta más vo­ta­da pier­de de es­ta for­ma va­li­dez; Ciu­da­da­nos y PP, por­que go­ber­nar con el

apo­yo de Vox les man­cha a am­bos y, por lo que aca­ba­mos de de­cir, en to­do ca­so al­guno de ellos se que­da­ría la Pre­si­den­cia de An­da­lu­cía.

Los dos par­ti­dos di­rán que Pe­dro Sán­chez no ha te­ni­do in­con­ve­nien­te en go­ber­nar con par­ti­dos que a sus ojos son peo­res que Vox, co­mo Bil­du y los in­de­pen­den­tis­tas. Bien, un error de Sán­chez por no ha­ber con­vo­ca­do elec­cio­nes ge­ne­ra­les po­co des­pués de la mo­ción de cen­su­ra. Pe­ro Ciu­da­da­nos pue­de arre­glar­lo ayu­dán­do­le a vo­tar los pre­su­pues­tos en Ma­drid, y el PSOE an­da­luz ce­dien­do la Pre­si­den­cia en los pac­tos.

A es­to po­dría­mos lla­mar­lo res­pon­sa­bi­li­dad ha­cia el fu­tu­ro, la ver­da­de­ra re­la­ción en­tre éti­ca y po­lí­ti­ca, que di­ría Max We­ber. Jus­to lo que aho­ra ala­ba­mos de nues­tros cons­ti­tu­yen­tes, pe­ro aque­llo de lo que sus hi­jos se han ol­vi­da­do. Por cier­to, We­ber di­jo to­do es­to en una fa­mo­sa con­fe­ren­cia ha­ce aho­ra ca­si un si­glo. No se le hi­zo ca­so. To­dos sa­be­mos có­mo aca­ba­ron Alemania y Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.