Bél­gi­ca re­abre el Mu­seo de Áfri­ca tras “des­co­lo­ni­zar­lo”

La co­lec­ción, que dobla su ta­ma­ño, in­cor­po­ra una mi­ra­da crí­ti­ca al pa­sa­do

El País (País Vasco) - - CULTURA - ÁL­VA­RO SÁN­CHEZ,

Cin­co años des­pués de ce­rrar sus puer­tas pa­ra el pri­mer gran la­va­do de ca­ra de su his­to­ria, el Mu­seo de Áfri­ca de Ter­vu­ren vuel­ve a res­pi­rar. La re­for­ma ha si­do lar­ga y cos­to­sa —66 mi­llo­nes de eu­ros—, pe­ro Bél­gi­ca pre­sen­ta a par­tir de hoy al vi­si­tan­te el re­sul­ta­do de sus es­fuer­zos pa­ra do­tar a la ma­yor co­lec­ción so­bre Áfri­ca del pla­ne­ta de una mi­ra­da más crí­ti­ca so­bre su pa­pel de po­ten­cia co­lo­nial.

En esa eta­pa de re­for­ma, su di­rec­tor, Gui­do Grys­sels, de 66 años, ha tra­ba­ja­do con ex­per­tos y re­pre­sen­tan­tes de la co­mu­ni­dad afri­ca­na pa­ra re­for­mu­lar la ex­po­si­ción, he­re­de­ra pa­ra mu­chos de una vi­sión tras­no­cha­da de la his­to­ria. El re­sul­ta­do es ya vi­si­ble. Al­gu­nas de las pie­zas más con­tro­ver­ti­das han sa­li­do de la ex­po­si­ción per­ma­nen­te. La es­ta­tua del hom­bre leo­par­do lis­to pa­ra ata­car a una víc­ti­ma, pa­ra­dig­ma del mi­to del afri­cano sal­va­je y pri­mi­ti­vo, ha si­do en­via­da al de­pó­si­to de es­cul­tu­ras del sub­sue­lo. Tam­bién ha per­di­do pre­pon­de­ran­cia el rey Leo­pol­do II de Bél­gi­ca, mo­nar­ca ab­so­lu­to del Con­go des­de 1885 a 1908, que cau­só mi­llo­nes de víctimas por los du­ros tra­ba­jos de ex­trac­ción del cau­cho. Y se han aña­di­do obras de ar­tis­tas afri­ca­nos con­tem­po­rá­neos y tex­tos crí­ti­cos con el co­lo­nia­lis­mo. “Du­ran­te años he­mos pre­sen­ta­do la ima­gen de que la cul­tu­ra oc­ci­den­tal es su­pe­rior a la de Áfri­ca. Que­ría­mos des­co­lo­ni­zar el mu­seo”, se­ña­la Grys­sels.

El pa­sa­do co­lo­nial se ha con­ver­ti­do en ma­te­rial al­ta­men­te in­fla­ma­ble en Bél­gi­ca. La ido­nei­dad de man­te­ner en las ca­lles y pla­zas es­ta­tuas que en­sal­zan a Leo­pol­do II rea­pa­re­ce asi­dua­men­te en el de­ba­te pú­bli­co. Y tras años de in­vi­si­bi­li­dad, la pri­me­ra pla­za en ho­nor al hé­roe de la in­de­pen­den­cia con­go­le­ña Pa­tri­ce Lu­mum­ba se inau­gu­ró ha­ce cin­co me­ses en Bru­se­las. El mu­seo tra­ta de ser el úl­ti­mo es­la­bón de una ca­de­na de ges­tos. “Has­ta que los leo­nes ten­gan sus pro­pios his­to­ria­do­res, las his­to­rias de ca­ce­ría se­gui­rán glo­ri­fi­can­do al ca­za­dor”, se pue­de leer en una de sus ins­crip­cio­nes.

Es­te pro­ver­bio afri­cano re­su­me el es­pí­ri­tu con que di­cha co­mu­ni­dad se ha in­vo­lu­cra­do en la re­for­ma del cen­tro. En un país don­de vi­ven 250.000 afri­ca­nos, la ma­yo­ría con­go­le­ños, los re­pre­sen­tan­tes de esa diás­po­ra creen, sin em­bar­go, que la re­no­va­ción es­tá a me­dio ha­cer, y re­cla­man un hueco en la di­rec­ción del mu­seo.

En­tre las vo­ces más crí­ti­cas, hay quien exi­ge su des­man­te­la­mien­to y la de­vo­lu­ción de las 120.000 pie­zas, tras­la­da­das du­ran­te dé­ca­das por mi­sio­ne­ros, mi­li­ta­res y cien­tí­fi­cos. El Gobierno con­go­le­ño no va tan le­jos, pe­ro mien­tras pre­pa­ra su pro­pio mu­seo en Kin­sa­sa, ha anun­cia­do que pe­di­rá la res­ti­tu­ción de par­te del ma­te­rial ex­po­lia­do.

La his­to­ria del lu­gar tam­po­co con­tri­bu­ye a re­ba­jar la ani­mo­si­dad de una par­te de la co­mu­ni­dad afri­ca­na. En la zo­na don­de se asien­ta el mu­seo se ins­ta­la­ron en 1897 va­rios po­bla­dos a los que lle­va­ron en su mo­men­to a 267 con­go­le­ños pa­ra que fue­ran ob­ser­va­dos en una suer­te de zoo­ló­gi­co hu­mano. Sie­te de ellos no re­sis­tie­ron el in­vierno y mu­rie­ron de gri­pe.

Du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes, en­trar al im­po­nen­te pa­la­cio neo­clá­si­co y to­par­se con el ele­fan­te aba­ti­do pa­ra la ex­po­si­ción uni­ver­sal de 1958, ca­noas o co­co­dri­los ha si­do pa­ra mu­chos bel­gas su pri­mer con­tac­to con Áfri­ca y la lla­ma­da “mi­sión ci­vi­li­za­do­ra” de Bél­gi­ca. Esa na­rra­ti­va pa­re­ce des­ti­na­da aho­ra a que­dar se­pul­ta­da. Los fan­tas­mas del pa­sa­do co­lo­nial es­tán pre­sen­tes y lle­gan al plano sim­bó­li­co. El rey Fe­li­pe de Bél­gi­ca re­cha­zó inau­gu­rar el mu­seo, co­mo es­ta­ba pre­vis­to, pa­ra evi­tar sus­pi­ca­cias.

/ DELMI ÁL­VA­REZ

Sa­la del Mu­seo de Áfri­ca, de Bru­se­las, tras su re­for­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.