Que ga­ne el fút­bol

Ar­gen­ti­na, con un Su­per­clá­si­co his­tó­ri­co, tie­ne la oca­sión de sa­lir de las cloa­cas y reivin­di­car el tes­ta­men­to de Di Sté­fano y tan­tos otros ge­nios

El País (País Vasco) - - DEPORTES - JO­SÉ SÁMANO,

Es ho­ra de que Ar­gen­ti­na ape­le a su in­fi­ni­to e in­cu­na­ble tes­ta­men­to fut­bo­lís­ti­co. Es ho­ra de reivin­di­car a Di Sté­fano, Ma­ra­do­na y Mes­si, víctimas de un país am­né­si­co. De un país se­cues­tra­do por el ma­to­nis­mo de ba­rras aún más in­fa­mes que bra­vas que no di­si­mu­lan su cam­pe­cha­nía con di­ri­gen­tes y políticos de guar­dia. Es ho­ra de evo­car al Grá­fi­co, a la agu­da plu­ma de Ro­ber­to Fon­ta­na­rro­sa, a la ver­sa­lles­ca es­cri­tu­ra de Jor­ge Val­dano, a los pe­na­les eter­nos de Os­val­do So­riano, a la tro­va­do­ra voz de Víc­tor Hu­go Mo­ra­les... En de­fi­ni­ti­va, es ho­ra de que Ar­gen­ti­na pon­ga en­tre pa­rén­te­sis tan­ta la­cra que la sub­yu­ga y se me­ta una so­bre­do­sis de au­to­es­ti­ma fut­bo­lís­ti­ca. Tie­ne ar­gu­men­tos de so­bra pa­ra un do de pe­cho. No so­lo ha si­do un vi­ve­ro ex­tra­or­di­na­rio de fut­bo­lis­tas, sino que na­die le pu­so me­jor le­tra y voz a es­te ma­ra­vi­llo­so jue­go que tan­to de­be a Ar­gen­ti­na. Por más que se le ha­yan vis­to las ver­güen­zas en es­tos tiem­pos de cloa­cas, la ex­por­ta­ción del Su­per­clá­si­co de­bie­ra su­po­ner el ban­de­ra­zo a una pur­ga con­tun­den­te.

Ma­drid, con su ca­te­dra­li­cio San­tia­go Ber­na­béu —don­de Ri­ver ya des­fi­ló en cin­co oca­sio­nes y Bo­ca en una—, su­po­ne una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra que los dos equi­pos, au­pa­dos por su bue­na gen­te (que abun­da y abun­da), con­tri­bu­yan a exor­ci­zar tan­tos de­mo­nios. Cier­to que nin­guno pa­sa por un mo­men­to re­crea­ti­vo. Co­mo sín­to­ma, Pa­blo Pé­rez, xe­nei­ze, y Pon­zio, mi­llo­na­rio, dos es­for­za­dos me­dios ma­tra­cas de to­da la vi­da, son los que más pa­ses dan. Chi­cos pro­me­te­do­res co­mo Pa­vón (Bo­ca) y Eze­quiel Pa­la­cios (Ri­ver) aún es­tán en la sa­la de em­bar­que. Po­cos ilus­tra­dos, pe­ro a am­bos con­jun­tos no les fal­ta li­na­je tras 110 años de su­per­clá­si­ca ri­va­li­dad, más de un si­glo de re­tos con so­bre­car­ga eléc­tri­ca que han con­ver­ti­do los ór­da­gos mu­tuos en un der­bi sin pa­ran­gón. Seis Co­pas Li­ber­ta­do­res alum­bran a Bo­ca y tres a Ri­ver. Pe­ro nin­gu­na se­rá co­mo la que es­tá en jue­go, por­que nun­ca hu­bo un duelo es­gri­mis­ta en una fi­nal cum­bre co­mo es­ta. Tan ar­gen­ti­na­men­te hi­per­bó­li­ca que la ti­ri­to­na de unos y otros an­te una po­si­ble de­rro­ta ha re­sul­ta­do sís­mi­ca en to­do el pla­ne­ta. La op­ción de per­der ha pre­va­le­ci­do so­bre la op­ción de ga­nar. Has­ta el punto de que ha ha­bi­do más par­ti­do en los des­pa­chos que en la hier­ba. Ya no hay vuel­ta atrás. Sin una Bom­bo­ne­ra en la que tiem­blan las áreas y sin la on­da ex­pan­si­va del Mo­nu­men­tal, a Ri­ver y Bo­ca, Bo­ca y Ri­ver, el co­li­seo de La Cas­te­lla­na ma­dri­le­ña les re­sul­ta­rá un re­cin­to ope­rís­ti­co. Tan ex­tra­ña la pra­de­ra co­mo las gra­das, don­de con­flui­rán por pri­me­ra vez en años y años las dos le­gio­nes de hin­chas. Ni su gri­te­río ten­drá un eco re­co­no­ci­ble, con mi­li­tan­tes de aquí y de allá, ve­ci­nos es­pa­ño­les, lle­ga­dos de Ar­gen­ti­na y de to­dos los rin­co­nes de Eu­ro­pa.

Nun­ca un Su­per­clá­si­co fue tan uni­ver­sal, por más que Bue­nos Ai­res llo­re la ampu­tación del par­ti­do de to­dos los par­ti­dos. Hoy, el es­ca­pa­ra­te se­rá or­bi­tal. De­bie­ra ser su­fi­cien­te pa­ra que el mun­do brin­de por la gran­dio­sa Ar­gen­ti­na fut­bo­le­ra. Aque­lla Ar­gen­ti­na inol­vi­da­ble que nos hi­zo saber que la pe­lo­ta no se man­cha. Aque­lla Ar­gen­ti­na agra­de­ci­da con la vie­ja a tra­vés de Di Sté­fano, cu­yo mi­mo a la pe­lo­ta se­cun­da­ron co­mo na­die Ma­ra­do­na y Mes­si. Y na­die tu­vo el im­pa­ga­ble pri­vi­le­gio de Es­pa­ña, fe­liz­men­te re­ga­da des­de la otra ori­lla del char­co por lo me­jor del fút­bol ar­gen­tino. So­lo fal­ta­ba un Ri­ver y Bo­ca a la vis­ta ibé­ri­ca. Un he­cho his­tó­ri­co que fes­te­jar de por vi­da siem­pre que to­dos re­cuer­den que es fút­bol, so­lo fút­bol. Y no ol­vi­den que la ca­no­ni­za­ción del ven­ce­dor no se­rá la mis­ma si no sa­be ga­nar, igual que la con­de­na del per­de­dor se re­ba­ja­rá si sa­be per­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.