De la fra­ter­ni­dad a la fo­bia

La ri­va­li­dad en­tre Bo­ca y Ri­ver, hoy lle­va­da al ex­tre­mo, tam­bién ha te­ni­do epi­so­dios de con­cor­dia a lo lar­go de su ac­ci­den­ta­da re­la­ción du­ran­te más de un si­glo

El País (País Vasco) - - DEPORTES - AN­DRÉS BUR­GO,

Tal vez Ri­ver y Bo­ca ha­yan na­ci­do por ser ri­va­les: la grie­ta fut­bo­lís­ti­ca de Ar­gen­ti­na co­men­zó en la ca­lle y des­pués se tras­la­dó al cam­po de jue­go, co­mo si el fút­bol ape­nas fue­ra un ca­ta­li­za­dor. El dia­rio La Ma­ña­na lan­zó en 1911 una en­cues­ta a sus lec­to­res so­bre qué equi­po te­nía más se­gui­do­res. Ape­nas se ha­bían en­fren­ta­do en un amis­to­so, en 1908, pe­ro ya se mi­ra­ban de cos­ta­do. Eran clu­bes pre­ca­rios y ve­ci­nos, del ba­rrio de La Bo­ca, y el con­cur­so de­ri­vó en una “te­rri­ble pelea” ca­lle­je­ra en­tre 15 mu­je­res, in­for­mó el ma­tu­tino. Una hin­cha de Ri­ver, con­sig­na­da co­mo “la pa­tro­na de un ca­fé”, gri­tó “¡Viva el Ri­ver!” al leer que su fa­vo­ri­to es­ta­ba en ven­ta­ja. Sie­te mu­je­res de Bo­ca le res­pon­die­ron “¡Viva el Bo­ca!”, a lo que la se­ño­ra de Ri­ver le gri­tó en ge­no­vés a su pe­rro, “Ma­las­pin, dá­ga­les u ta­ras­cun”. La crónica de La Ma­ña­na con­ti­nuó, efec­ti­va­men­te, con el ta­ras­cón de la mas­co­ta: “Un enor­me pe­rro mor­dió en mal es­ta­do a una de las en­tu­sias­tas de­fen­so­ras del Bo­ca”.

En 1913, cuan­do ju­ga­ron el pri­mer clá­si­co ofi­cial, pa­re­cía que lle­va­ban años es­pe­rán­do­se. “Bo­ca-Ri­ver, los dos elen­cos po­de­ro­sos de la Bo­ca, se en­con­tra­rán por pri­me­ra vez en es­ta tem­po­ra­da y qui­zás tam­bién en su vi­da co­mo ins­ti­tu­cio­nes ya ins­ta­la­das —pu­bli­có La Ar­gen­ti­na—. El match des­pier­ta un in­te­rés tal que no es exa­ge­ra­do afir­mar que con­cu­rran a él un nú­me­ro de es­pec­ta­do­res co­mo po­si­ble­men­te no he­mos pre­sen­cia­do ja­más en nues­tras li­gas”. Los 7.000 tes­ti­gos vie­ron có­mo los ju­ga­do­res se pe­lea­ban a pu­ñe­ta­zos y acen­tua­ban una ri­va­li­dad que tam­po­co se apla­ca­ría cuan­do Ri­ver de­jó el ba­rrio ori­gi­nal, en 1923, y se mu­dó al nor­te de la ciu­dad. Co­mo dos com­pa­dri­tos que se la te­nían ju­ra­da, Ri­ve­rBo­ca re­ce­la­ban tan­to que el pri­mer clá­si­co del pro­fe­sio­na­lis­mo, en 1931, ro­zó la tra­ge­dia, con tri­bu­nas in­cen­dia­das y el ár­bi­tro yén­do­se del cam­po a los 25 mi­nu­tos.

Pe­ro los que se odian tam­bién se aman, y cual­quier en­cono im­pli­ca un re­co­no­ci­mien­to de la gran­de­za aje­na: na­die acep­ta ser el clá­si­co de un equi­po me­nor. Cuan­do Ri­ver sa­lió cam­peón en 1947 fes­te­jó pri­me­ro en el Mo­nu­men­tal, don­de ya ju­ga­ba des­de 1938, y a me­dia­dos de se­ma­na con­ti­nuó ce­le­bran­do en su ba­rrio ori­gi­nal. Lo que hoy pa­re­ce fá­bu­la no fue a es­con­di­das de su vie­jo ri­val sino en su com­pa­ñía, in­clu­so in­vi­ta­do por el pro­pio Bo­ca. “Her­mo­sa fies­ta de con­fra­ter­ni­dad brin­dó Bo­ca a su ad­ver­sa­rio clá­si­co, Ri­ver”, ti­tu­ló La Ra­zón. Aun­que Ri­ver y Bo­ca siem­pre vi­vie­ron en com­bus­tión, hu­bo una épo­ca en que la bra­vu­ra se da­ba la mano con la ca­ma­ra­de­ría: en la co­ber­tu­ra pe­rio­dís­ti­ca se ven a las fi­gu­ras de Bo­ca y de Ri­ver (en­tre ellos Alfredo Di Sté­fano) com­par­tien­do me­sa e ins­tru­men­tos mu­si­ca­les pa­ra fes­te­jar el tí­tu­lo de uno de los clu­bes del ba­rrio. “El xe­nei­ze yel mi­llo­na­rio, uni­dos del bra­zo, pa­sea­ron ba­jo el aplau­so de una mul­ti­tud —pu­bli­có ese dia­rio—. Qué her­mo­so el gri­to que unió los nom­bres glo­rio­sos de Ri­ver y de Bo­ca, her­ma­nos más que nun­ca”.

Pe­ro la re­la­ción en­tre Bo­ca y Ri­ver, co­mo la Ar­gen­ti­na, co­men­zó a fas­ti­diar­se en al­gún mo­men­to, aun­que to­da­vía que­da­ban al­gu­nas postales de con­fra­ter­ni­dad, tam­bién en la des­gra­cia. En 1968, cuan­do la po­li­cía del dic­ta­dor Juan Car­los On­ga­nía pro­vo­có la muer­te de 71 es­pec­ta­do­res en la Puer­ta 12 del Mo­nu­men­tal, a la sa­li­da de un Su­per­clá­si­co, las dos hin­cha­das se unie­ron a dúo en los par­ti­dos si­guien­tes: “No ha­bía puer­ta no ha­bía mo­li­ne­te, era la ca­na (po­li­cía) que da­ba con ma­che­te”. En 1969, cuan­do el Bo­ca di­ri­gi­do por Di Sté­fano sa­lió cam­peón en ro­deo ajeno, el Mo­nu­men­tal, los di­ri­gen­tes lo­ca­les en­cen­die­ron los gri­fos del cam­po de jue­go pa­ra en­tor­pe­cer el fes­te­jo...

Las di­rec­ti­vas to­da­vía em­pa­ti­za­ban en 1984, co­mo cuan­do Ri­ver le al­qui­ló gra­tis a Bo­ca el Mo­nu­men­tal pa­ra que se ju­ga­ra el su­per­clá­si­co más par­ti­cu­lar: Bo­ca te­nía sus­pen­di­da la Bom­bo­ne­ra y fue lo­cal en Ri­ver. Pe­ro tam­bién eran épo­cas en que las ba­rras bra­vas ya ha­bían en­tra­do en es­ce­na y co­men­za­ban a re­con­fi­gu­rar el ma­pa. En el pai­sa­je del clá­si­co en­tra­ron las ar­mas de fue­go, las dro­gas y las muer­tes, nin­gu­na más la­men­ta­das que cuan­do la ba­rra de Bo­ca ma­tó a dos chi­cos de Ri­ver a la sa­li­da de la Bom­bo­ne­ra, en 1994. Ri­ver ha­bía ga­na­do 2-0 ese par­ti­do y un hin­cha di­ría en te­le­vi­sión a las po­cas ho­ras: “Em­pa­ta­mos 2 a 2, ellos hi­cie­ron dos go­les y no­so­tros les ma­ta­mos dos pi­bes”.

La his­to­ria con­ti­núa has­ta es­tos días de vio­len­cia y ba­rras bra­vas, de par­ti­dos sus­pen­di­dos y fi­na­les fue­ra de Amé­ri­ca.

/ SEBASTIÁN PANI (AP)

En­fren­ta­mien­tos en­tre los hin­chas de Ri­ver y la po­li­cía, el 24 de no­viem­bre cer­ca del Mo­nu­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.