El TAS re­cha­za el pri­mer re­cur­so del club ‘xe­nei­ze’

El País (País Vasco) - - DEPORTES - DIE­GO TO­RRES,

“Es ra­ro”, ob­ser­va Da­niel An­ge­li­ci (Bue­nos Ai­res, 54 años), cuan­do le ha­blan de la fi­nal de Co­pa Li­ber­ta­do­res que le lle­va­rá has­ta el pal­co del Ber­na­béu en ca­li­dad de pre­si­den­te del Club Atlé­ti­co Bo­ca Ju­niors y vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción del Fút­bol Ar­gen­tino. Em­bu­ti­do en un chán­dal del equi­po en el ho­tel de con­cen­tra­ción, con bar­ba de tres días y mi­ra­da in­quie­ta, la figura de uno de los hom­bres más po­de­ro­sos del fút­bol sud­ame­ri­cano que­da di­si­mu­la­da en­tre los afi­cio­na­dos.

Pre­gun­ta. En Ar­gen­ti­na le se­ña­lan co­mo “el ope­ra­dor de la Justicia” del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. ¿Qué es un “ope­ra­dor”?

Res­pues­ta. Yo soy abo­ga­do. Fui vi­ce­pre­si­den­te del co­le­gio de abo­ga­dos. Par­ti­ci­pé mu­cho en la po­lí­ti­ca uni­ver­si­ta­ria den­tro del ra­di­ca­lis­mo. Fui pre­si­den­te de la cá­ma­ra de em­pre­sa­rios de mi sec­tor [Sa­las de Bin­gos y Anexos]. Hoy soy un pre­si­den­te de un club re­co­no­ci­do. Al ser abo­ga­do ten­go mu­chos amigos que es­tu­dia­ron con­mi­go y han lle­ga­do a ser fis­ca­les o jue­ces. Hay mu­chos jue­ces que son de Bo­ca y vie­nen a la can­cha. Co­no­cer­los no sig­ni­fi­ca que uno pue­da in­fluir en los fa­llos. Pe­ro en el ima­gi­na­rio de la gen­te pa­re­ce que yo soy el que va en nom­bre del Gobierno a re­sol­ver los pro­ble­mas que se pre­sen­tan en la Justicia. La ver­dad es que el Gobierno no ne­ce­si­ta que yo re­suel­va na­da. Los po­de­res Eje­cu­ti­vo y Ju­di­cial es­tán se­pa­ra­dos y hay que res­pe­tar la Cons­ti­tu­ción.

P. Us­ted no ac­túa en el Gobierno. ¿Ma­cri in­ter­vie­ne en Bo­ca?

R. No, no. So­mos muy amigos. Él es el re­fe­ren­te po­lí­ti­co de nues­tra agru­pa­ción den­tro de Bo­ca. Yo em­pe­cé tra­ba­jan­do con él. He­mos ce­rra­do to­dos los ba­lan­ces con más de 400 mi­llo­nes de pe­sos [9,4 mi­llo­nes de eu­ros] de su­pe­rá­vit. Es el úni­co club en Ar­gen­ti­na que tie­ne su­pe­rá­vit ope­ra­ti­vo: no ne­ce­si­ta­mos ven­der ju­ga­do­res pa­ra equi­li­brar el pre­su­pues­to.

P. El sá­ba­do 24 de no­viem­bre, des­pués del ata­que al bus de Bo­ca cuan­do se di­ri­gía a dispu­tar la vuel­ta de la fi­nal al Mo­nu­men­tal, us­ted, el pre­si­den­te de Con­me­bol, Ale­jan­dro Do­mín­guez, y el pre­si­den­te de Ri­ver, Ro­dol­fo D’Ono­frio, acor­da­ron ju­gar el par­ti­do. ¿Por qué al día si­guien­te Bo­ca re­cu­rrió al TAS pa­ra pe­dir la des­ca­li­fi­ca­ción de Ri­ver?

R. El error fue in­ten­tar for­zar que ju­gá­ra­mos el sá­ba­do o el do­min­go. Si de en­tra­da nos dá­ba­mos la mano y nos sen­tá­ba­mos el lu­nes en una me­sa, el si­guien­te fin de se­ma­na ha­bría­mos ju­ga­do en Bue­nos Ai­res, en can­cha de Ri­ver o en otro es­ta­dio. Pe­ro no con­si­de­ra­ron que Bo­ca fue agre­di­do al in­gre­sar al es­ta­dio, ocho man­za­nas an­tes, du­ran­te el tra­yec­to de esas ocho man­za­nas y en la puer­ta del es­ta­dio. Fue­ron pie­dras, bo­te­llas, ga­ses... In­clu­so la am­bu­lan­cia que lle­va­ba a nues­tros ju­ga­do­res fue agre­di­da al sa­lir del es­ta­dio. Des­pués de te­ner al plan­tel cua­tro ho­ras ti­ra­dos en el vestuario, D’Ono­frio y Do­mín­guez pro­pu­sie­ron ha­cer un ac­ta pa­ra pa­sar­lo al día si­guien­te.

P. ¿En­ton­ces cuál fue el pac­to? R. Lo fir­mé y no ha­cía fal­ta. Cuan­do lo leí era ri­dícu­lo: de­cía que nos ha­bían agre­di­do con una pie­dra. Cuan­do me le­van­to el do­min­go a la ma­ña­na ha­blo con los mé­di­cos, ha­blo con los ju­ga­do­res, lle­va­mos al ca­pi­tán Pa­blo Pé­rez, que te­nía pro­ble­mas de vi­sión, al sa­na­to­rio... Vi que no se da­ban las con­di­cio­nes de igual­dad de­por­ti­va. Ha­blé con Do­mín­guez y le di­je: “Mi­ra, es­ta­mos ca­si en la mis­ma si­tua­ción”. Me di­jo: “Bueno, pe­ro hay que ju­gar­lo por el com­pro­mi­so”. A las 12.00 la Con­me­bol anun­ció que se ju­ga­ba el par­ti­do por­que no ha­bía nin­gu­na pre­sen­ta­ción for­mal de Bo­ca. Al oír eso, a las 12.30 hi­ce la pre­sen­ta­ción for­mal de sus­pen­sión. Uno co­mo pre­si­den­te tie­ne la obli­ga­ción de ejer­cer sus de­re­chos. Má­xi­me cuan­do hu­bo un an­te­ce­den­te si­mi­lar en los oc­ta­vos de fi­nal de la Li­ber­ta­do­res en 2015.

P. Us­ted se re­fie­re al lan­za­mien­to de gas pi­mien­ta en el tú­nel de go­ma que lle­va­ba a los ju­ga­do­res de Ri­ver del vestuario al cam­po en La Bom­bo­ne­ra, du­ran­te unos oc­ta­vos de Li­ber­ta­do­res. Aquel in­ci­den­te se pro­du­jo den­tro del es­ta­dio de Bo­ca, y el ata­que al bus de Bo­ca ocu­rre fue­ra del es­ta­dio de Ri­ver. No pa­re­ce res­pon­sa­bi­li­dad de Ri­ver.

R. Sí. Yo tam­bién pa­gué to­dos los de­re­chos de se­gu­ri­dad. Yo no es­toy a car­go de los ca­cheos ni que ha­ya en­tra­do el gas. Fue­ron unos so­cios que el club iden­ti­fi­có, de­nun­ció, des­afi­lió y ex­pul­só. Cum­pli­mos con to­dos los pro­to­co­los. La­men­ta­ble­men­te, cua­tro o cin­co per­so­nas ese día me­tie­ron gas en la man­ga de en­tra­da de los ju­ga­do­res al cam­po: una man­ga que es­ta­ba ro­ta y no era nues­tra El Tri­bu­nal Ar­bi­tral del De­por­te (TAS) re­cha­zó ayer la so­li­ci­tud ur­gen­te de me­di­das pro­vi­sio­na­les pre­sen­ta­da por Bo­ca Ju­niors, con la que el club que pre­si­de An­ge­li­ci pe­día sus­pen­der el par­ti­do de vuel­ta de la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res. La en­ti­dad xe­nei­ze pre­sen­tó el vier­nes una ape­la­ción an­te el TAS, jun­to a una so­li­ci­tud ur­gen­te de me­di­das pro­vi­sio­na­les. Es es­ta úl­ti­ma so­li­ci­tud la que ha si­do re­cha­za­da, acla­ra el Tri­bu­nal de­por­ti­vo en un co­mu­ni­ca­do. Bo­ca pi­de la eli­mi­na­ción directa de Ri­ver de la com­pe­ti­ción de­bi­do a los in­ci­den­tes vio­len­tos que ro­dea­ron la ci­ta del 24 de no­viem­bre que se sus­pen­dió en el Mo­nu­men­tal. Si aho­ra pier­de la fi­nal del Ber­na­béu, el club pue­de con­ti­nuar su ba­ta­lla le­gal en los des­pa­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.