El fút­bol co­mo ve­neno

El País (País Vasco) - - DEPORTES -

Fal­ta­ban ape­nas días pa­ra el ini­cio del Mun­dial 82. La se­lec­ción de Cé­sar Me­not­ti, cam­peo­na en la Co­pa de Ar­gen­ti­na 78, lle­ga­ba a Es­pa­ña pa­ra de­fen­der el tí­tu­lo otra vez li­de­ra­da por Da­niel Pas­sa­re­lla y Ma­rio Kem­pes. Y re­for­za­da ade­más con Die­go Ma­ra­do­na y Ra­món Díaz, fi­gu­ras del sub-20 que ve­nía de ga­nar el Mun­dial ju­ve­nil de 1979. Ya no era la jac­tan­cia de los años 40 ó 50, ri­cos en ju­ga­do­res y equi­pos, pe­ro sin tí­tu­los mun­dia­les. El pro­ble­ma en el 82 era que ha­bía di­fe­ren­cias den­tro el vestuario. Alfredo Di Sté­fano lo sa­bía. En una char­la con un pe­rio­dis­ta ami­go ha­bla­ba del ca­rác­ter del ju­ga­dor blan­qui­ce­les­te. “Si que­rés sa­lir cam­peón”, de­cía La Sae­ta, “te­nés que te­ner un ar­gen­tino en el equi­po. Pe­ro dos no”, le ad­vir­tió rién­do­se, “por­que dos es qui­lom­bo”. El Ber­na­béu aco­ge hoy ya no a dos ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos. Re­ci­be a nues­tros dos equi­pos más his­tó­ri­cos. Y re­ci­be aca­so tam­bién a miem­bros de La 12 yde Los Bo­rra­chos del Ta­blón. Son pa­té­ti­cos ac­to­res cen­tra­les de un fút­bol que, con el jue­go en de­ca­den­cia, tras­la­dó su es­pec­tácu­lo a la cul­tu­ra ba­rra bra­va de las tri­bu­nas, pla­teas VIP in­clui­das. No creo que ha­ya qui­lom­bo (pro­ble­mas) es­te do­min­go. Pe­ro es­ta fi­nal aver­güen­za.

Las ba­rras bra­vas, por sus víncu­los eter­nos con el po­der, son un pro­ble­ma. El po­der, tam­bién. La pa­sión por el fút­bol, so­bre­ac­tua­da o no, in­va­de ca­si to­do en Ar­gen­ti­na. Pie­dras ha­cia un au­to­bús han vo­la­do y aún vue­lan en Li­gas de ca­si to­do el mun­do. Lo gra­ve en Bue­nos Ai­res fue la lla­ma­ti­va tor­pe­za de la po­li­cía. Hu­bo una ciu­dad si­tia­da por la cum­bre del G20. Pe­ro una es­qui­na que fue zo­na li­be­ra­da en el Mo­nu­men­tal. Inevi­ta­ble­men­te sos­pe­cho­so pa­ra quie­nes lle­va­mos años sa­bien­do de qué mo­do usa el po­der al fút­bol, que pue­de ser vic­ti­ma­rio, pe­ro tam­bién víc­ti­ma. Lo sa­be el ac­tual em­ba­ja­dor ar­gen­tino en Ma­drid, Ra­món Puer­ta, pre­si­den­te fu­gaz del país en el agi­ta­do di­ciem­bre de 2001 (fue­ron cin­co pre­si­den­tes en 11 días). El gre­mio se opo­nía a ju­gar. Ha­bía es­ta­do de si­tio, 38 muer­tos por la re­pre­sión, ban­cos con­fis­can­do de­pó­si­tos, sa­queos, pi­que­tes y ca­ce­ro­las, pe­ro Puer­ta se hi­zo tiem­po pa­ra re­ci­bir a Ju­lio Gron­do­na, ti­tu­lar de la AFA, y acor­dar que se ju­ga­ra un par­ti­do cla­ve que per­mi­tió a Racing Club co­ro­nar­se cam­peón des­pués de 35 años. Puer­ta obe­de­ció a un pe­di­do de su ami­go Mau­ri­cio Ma­cri, en­ton­ces pre­si­den­te de Bo­ca. Hoy, de la na­ción.

La Con­me­bol po­dría ha­ber cas­ti­ga­do de mo­do ejem­plar el caos del fút­bol ar­gen­tino. Pe­só más la ne­ce­si­dad de que la Li­ber­ta­do­res tu­vie­se su fi­nal. La Con­me­bol desechó la pri­me­ra op­ción de Qa­tar, un país sin de­mo­cra­cia, pe­ro pa­tro­ci­na­dor fla­man­te y con pe­tro­dó­la­res, “com­bo ideal”, se­gún iro­ni­zó al­guien. Y ter­mi­nó eli­gien­do al Ber­na­béu. ¿Qué ha­cer? ¿Via­jar des­de Bue­nos Ai­res y ser testigo de una fi­nal his­tó­ri­ca e in­só­li­ta pa­ra nues­tro fút­bol? ¿Su­mar­se así al ne­go­cio de re­ven­ta de bo­le­tos en eu­ros y, peor aún, al ne­go­cio del ba­lón re­ven­ta­do? No se tra­ta del Ber­na­béu. Pe­ro sí del sa­queo per­ma­nen­te. Res­pon­sa­bi­li­dad pro­pia, pe­ro tam­bién de una de­sigual­dad que as­fi­xia. Se van cracks, equi­pos en­te­ros y, aho­ra, tam­bién has­ta fi­na­les de Li­ber­ta­do­res. Co­mo sea, en el Ber­na­béu o en la te­le, ha­brá mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos es­pe­ran­do gri­tar un gol. Lo es­cri­bió en un li­bro el bra­si­le­ño Jo­sé Mi­guel Wis­nick: el fút­bol co­mo ve­neno, el fút­bol co­mo re­me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.