La cri­sis de los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’ re­fuer­za a Le Pen an­te Ma­cron

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - MARC BASSETS,

Ma­ri­ne Le Pen, de­bi­li­ta­da tras per­der las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2017 an­te Em­ma­nuel Ma­cron, ha en­con­tra­do un im­pul­so re­no­va­do gra­cias a los cha­le­cos ama­ri­llos .La re­vuel­ta de las cla­ses me­dias em­po­bre­ci­das

“¡Ma­cron, di­mi­sión!”, co­rea­ron ayer cen­te­na­res de miem­bros de Rea­gru­pa­mien­to Na­cio­nal en la sa­la de la Mu­tua­li­té en Pa­rís, lu­gar tra­di­cio­nal de reunión de la iz­quier­da fran­ce­sa des­de los años trein­ta. El es­lo­gan es idén­ti­co al que se es­cu­cha des­de me­dia­dos de no­viem­bre en las ma­ni­fes­ta­cio­nes de los cha­le­cos ama­ri­llos , la re­vuel­ta con­tra el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y las éli­tes fran­ce­sas.

El mi­tin sir­vió pa­ra pre­sen­tar la can­di­da­tu­ra de Jor­dan Bar­de­lla, de 23 años, co­mo ca­be­za de lis­ta pa­ra las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo. Tam­bién sir­vió pa­ra evi­den­ciar la muy me­di­da reac­ción del RN y su lí­der, Le Pen, an­te el des­con­ten­to que ha co­lo­ca­do el país al bor­de de la cri­sis po­lí­ti­ca.

Le Pen com­bi­na una dis­tan­cia ha re­for­za­do las op­cio­nes elec­to­ra­les de Le Pen y el par­ti­do que pre­si­de, el re­bau­ti­za­do Rea­gru­pa­mien­to Na­cio­nal (RN), he­re­de­ro del vie­jo par­ti­do ul­tra, el Fren­te Na­cio­nal. Le Pen es, se­gún los son­deos, la úni­ca lí­der que en Fran­cia sa­ca ré­di­tos de un mo­vi­mien­to

pru­den­te con las mues­tras de sim­pa­tía. Evi­ta pa­re­cer que ins­tru­men­ta­li­za a los cha­le­cos ama­ri­llos, pe­ro sa­be que su par­ti­do es el que más apo­yo tie­ne en­tre ellos: un 40%, se­gún al­gu­nos son­deos, fren­te al 20% de La Fran­cia In­su­mi­sa, la iz­quier­da po­pu­lis­ta del ex­so­cia­lis­ta Jean-Luc Mé­len­chon.

“Mu­chos lí­de­res de los cha­le­cos ama­ri­llos no desean es­tar en una lis­ta elec­to­ral. Desean man­te­ner la au­to­no­mía y la in­de­pen­den­cia. Lo res­pe­to. Pe­ro es­tá cla­ro que los pun­tos co­mu­nes con mi pro­yec­to son abun­dan­tes”, di­jo Le Pen a un gru­po de corresponsales al aca­bar el mi­tin. “En reali­dad, es­ta Fran­cia de los ol­vi­da­dos de la que tan­to ha­blé en la cam­pa­ña de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les es la que se ex­pre­sa hoy”. La co­mo el de los cha­le­cos ama­ri­llos, apo­ya­do por la ex­tre­ma iz­quier­da y por la ex­tre­ma de­re­cha. En un mo­men­to de avan­ces del na­cio­na­lis­mo y el po­pu­lis­mo en la Unión Eu­ro­pea, el RN es fa­vo­ri­to en las elec­cio­nes eu­ro­peas del pró­xi­mo ma­yo.

ac­ti­tud de la je­fa de RN con­tras­ta con la de Mé­len­chon, que ha in­ten­ta­do im­pli­car­se os­ten­si­ble­men­te en el mo­vi­mien­to y ha mos­tra­do com­pren­sión con su de­ri­va in­su­rrec­cio­nal. Al ini­cio de la cri­sis, tras una reunión de to­dos los lí­de­res par­la­men­ta­rios con el pri­mer mi­nis­tro, Édouard Phi­lip­pe, Ma­cron lle­gó a elo­giar a Le Pen, se­gún el se­ma­na­rio Le Point. “Ha si­do la que ha es­ta­do me­jor y es­to de­be in­ter­pe­lar­nos”, di­jo.

Su con­di­ción de fa­vo­ri­ta en las eu­ro­peas se ha re­for­za­do en las úl­ti­mas se­ma­nas. Hoy ob­ten­dría un 24% y el par­ti­do de Ma­cron, La Re­pú­bli­ca en Mar­cha, un 19%, se­gún un son­deo pu­bli­ca­do an­tes de la Na­vi­dad. Otro, pu­bli­ca­do es­ta se­ma­na por Le Fi­ga­ro, re­ve­la que es la que más con­fian­za sus­ci­ta co­mo lí­der en­tre sus com­pa­trio­tas, con un 25%. Pe­ro la for­ta­le­za de Le Pen es frá­gil. Por mu­cho que los son­deos le be­ne­fi­cien, nun­ca so­bre­pa­sa un te­cho del 25%. El sis­te­ma elec­to­ral fran­cés, con dos vuel­tas, le cie­rra el pa­so a las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes: en la se­gun­da vuel­ta, el res­to de los par­ti­dos sue­len unir­se con­tra ellos.

Se­ña de iden­ti­dad

En el mi­tin, Le Pen pre­sen­tó a Thierry Ma­ria­ni, ex­mi­nis­tro del pre­si­den­te Ni­co­las Sar­kozy, co­mo gran tro­feo en un in­ten­to de pes­car vo­tos en la de­re­cha mo­de­ra­da. Pe­ro no ha lo­gra­do más ad­he­sio­nes de pe­so. El ape­lli­do Le Pen si­gue aso­cia­do al de su pa­dre, el lí­der ul­tra­de­re­chis­ta Jean-Ma­rie Le Pen, fun­da­dor del Fren­te Na­cio­nal (FN). Y una vic­to­ria en las eu­ro­peas no se­ría tan anó­ma­la: el FN ga­nó en 2014. Y si se pre­sen­ta­se una lis­ta de cha­le­cos ama­ri­llos, es pro­ba­ble que el RN fue­se el prin­ci­pal per­ju­di­ca­do y que es­to die­se la vic­to­ria a Ma­cron.

Ha­ce un año, sin em­bar­go, Le Pen se en­con­tra­ba en una si­tua­ción crí­ti­ca. No le­van­ta­ba ca­be­za tras per­der an­te Ma­cron en las pre­si­den­cia­les. Sa­lió del ba­che en va­rias eta­pas. Re­bau­ti­zó el par­ti­do. En­sa­yó una am­plia­ción de su ba­se con la idea de que exis­te un es­pa­cio no ocu­pa­do en­tre Los Re­pu­bli­ca­nos, he­ge­mó­ni­co en la de­re­cha, y el FN, de­mo­ni­za­do du­ran­te dé­ca­das por su ideo­lo­gía ul­tra. La lle­ga­da al po­der en Ita­lia de la Li­ga de Mat­teo Sal­vi­ni ha da­do ai­re a la ex­tre­ma de­re­cha fran­ce­sa. Y, con los cha­le­cos ama­ri­llos , Le Pen re­to­ma la ini­cia­ti­va. “Mu­chos com­pa­trio­tas no pue­den más con las po­lí­ti­cas de Ma­cron, es­pe­ran hoy una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia que no exis­te”, di­ce Ni­co­las Bay, eu­ro­dipu­tado del RN. “Los fran­ce­ses y fran­ce­sas es­pe­ran que por fin el po­der po­lí­ti­co de­fien­da los in­tere­ses de los fran­ce­ses y no el de las mul­ti­na­cio­na­les”.

La pe­cu­lia­ri­dad de es­te mo­vi­mien­to es que, en mu­chos as­pec­tos, pre­sen­ta un pro­gra­ma en el que pue­den iden­ti­fi­car­se vo­tan­tes de Le Pen y de Mé­len­chon. La di­fe­ren­cia cla­ve —y lo que ha­ce muy in­ve­ro­sí­mil una con­fluen­cia en­tre am­bos— es la in­mi­gra­ción. En el mi­tin, el se­gun­do can­to más re­pe­ti­do fue: “¡Es­ta­mos en nues­tra ca­sa!”. El re­cha­zo al in­mi­gran­te si­gue sien­do la se­ña de iden­ti­dad del Rea­gru­pa­mien­to Na­cio­nal.

/ J. DEMARTHON (AFP)

La lí­der de Rea­gru­pa­mien­to Na­cio­nal, Ma­ri­ne Le Pen, sa­lu­da a los asis­ten­tes al mi­tin ce­le­bra­do ayer en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.