“La gen­te gra­ba­ba con el mó­vil; na­die les ayu­dó”

La fa­mi­lia de la es­pa­ño­la muer­ta en la ex­plo­sión de Pa­rís con­fía en re­pa­triar su ca­dá­ver en los pró­xi­mos días

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - VIC­TO­RIA TO­RRES BENAYAS,

Eran cer­ca de las nue­ve de la ma­ña­na del sá­ba­do. Lau­ra Sanz Nombela, na­ci­da en To­le­do, ca­je­ra, de 38 años, se ha­bía le­van­ta­do an­tes que su ma­ri­do Luis Mi­guel y se aca­ba­ba de du­char en un ho­tel en Pa­rís, don­de pa­sa­ban un fin de se­ma­na “de enamo­ra­dos”. “Lau­ra es­ta­ba de­lan­te de la ven­ta­na y se es­ta­ba vis­tien­do cuan­do se pro­du­jo la ex­plo­sión” de gas que re­ven­tó la panadería, jus­to en­fren­te, cuen­ta a du­ras pe­nas su pa­dre, Jo­sé Luis Sanz Gu­tié­rrez, des­de la mor­gue pa­ri­si­na don­de ve­la­ban su ca­dá­ver.

Su yerno, día y me­dio des­pués del ac­ci­den­te, en el que mu­rie­ron otras tres per­so­nas y 50 re­sul­ta­ron he­ri­das, dos de ellas es­pa­ño­las, to­da­vía no pue­de ha­blar. “Él es­ta­ba en la ca­ma, pe­ro a mi hi­ja le al­can­zó de pleno. La ex­plo­sión arran­có el mar­co de la ven­ta­na y le dio en la ca­be­za. No pa­ra de re­pe­tir que si lle­ga a ha­ber si­do dos mi­nu­tos an­tes o dos mi­nu­tos des­pués, Lau­ra es­ta­ría vi­va”, la­men­ta Jo­sé Luis, que no pue­de de­jar de pen­sar en sus tres nie­tos, de 10, 5 y 3 años.

Su yerno so­lo re­cuer­da que la on­da ex­pan­si­va lo es­tam­pó con­tra la ca­ma. Al ver a su mu­jer, gri­tó pi­dien­do ayu­da. De­ses­pe­ra­do, la co­gió en bra­zos y ti­ró es­ca­le­ras aba­jo, pe­ro na­die los so­co­rría. “La gen­te es­ta­ba con sus mó­vi­les gra­bán­do­lo to­do y na­die les ayu­da­ba, has­ta que vie­ron a un bom­be­ro, que le hi­zo un ma­sa­je car­dia­co y la tras­la­da­ron en am­bu­lan­cia” al Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Pa­rís, don­de se cer­ti­fi­có su muer­te ho­ras des­pués.

A la ca­pi­tal fran­ce­sa via­ja­ron el pa­dre y el her­mano de la víc­ti­ma. Nin­guno ha­bla fran­cés. Tras pa­sar la tar­de y la no­che “en un box de ur­gen­cias” con el ca­dá­ver, les in­for­ma­ron por se­ñas a las cua­tro de la ma­dru­ga­da de que la tras­la­da­ban a la mor­gue. “Nos echa­ron a un hall con dos es­ca­lo­nes y un pa­pel con la di­rec­ción”, re­la­ta el pa­dre. Los tres es­tu­vie­ron una ho­ra y me­dia dan­do vuel­tas por el enor­me com­ple­jo hos­pi­ta­la­rio has­ta que die­ron con el de­pó­si­to. “Has­ta las ocho no abrían. He­mos es­ta­do en la puer­ta de la ca­lle, es­pe­ran­do”.

“Cuan­do han abier­to, nos han de­ja­do en una ha­bi­ta­ción con ella has­ta las cua­tro y me­dia de la tar­de, que nos han vuel­to a echar has­ta ma­ña­na”, de­ta­lla Jo­sé Luis, que no pien­sa vol­ver sin su hi­ja. Aun­que en un prin­ci­pio les in­for­ma­ron de que los trá­mi­tes de la re­pa­tria­ción se de­mo­ra­rían 10 días, aho­ra el con­su­la­do los re­du­ce a so­lo dos o tres. Se ha alo­ja­do en un ho­tel que en­con­tra­ron “por ca­sua­li­dad” cer­ca de la mor­gue.

“Des­de es­ta ma­ña­na, el per­so­nal del con­su­la­do no nos ha de­ja­do, oja­lá lo hu­bie­ran he­cho el sá­ba­do”, afir­ma el pa­dre so­bre el apo­yo que, aho­ra sí, les es­tán brin­dan­do las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las. Tras la de­nun­cia he­cha el sá­ba­do por la fa­mi­lia, que ase­gu­ró sen­tir­se “to­tal­men­te so­la, des­am­pa­ra­da y desis­ti­da”, ayer re­ci­bie­ron la lla­ma­da del vi­ce­cón­sul y la vi­si­ta de la can­ci­ller y del em­ba­ja­dor, así co­mo de la po­li­cía fran­ce­sa, que les in­for­mó de que hoy po­drán re­co­ger sus per­te­nen­cias del ho­tel, el Mer­cu­re Pa­ris Opéra La­fa­yet­te, que ame­na­za rui­na. Tam­bién fue­ron aten­di­dos por una psi­có­lo­ga, co­mo pe­dían.

So­bre los dos he­ri­dos es­pa­ño­les, la Ofi­ci­na de In­for­ma­ción Di­plo­má­ti­ca (OID) se li­mi­ta a in­di­car que son tam­bién tu­ris­tas, un hom­bre y una mu­jer, y que si­guen in­gre­sa­dos en dos hos­pi­ta­les, aun­que su es­ta­do es le­ve. “La can­ci­ller los ha vi­si­ta­do”, de­cla­ró a es­te pe­rió­di­co el di­plo­má­ti­co de guar­dia de la OID, que reite­ró, en con­tra de la ver­sión del pa­dre de Lau­ra, que el con­su­la­do man­tu­vo el sá­ba­do “en to­do mo­men­to el con­tac­to con la fa­mi­lia de la es­pa­ño­la fa­lle­ci­da”.

Lau­ra Sanz en Pa­rís, en una ima­gen ce­di­da por su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.