Gor­di­llo de­bu­ta en el Ma­drid y po­sa con el Betis

El la­te­ral se fo­to­gra­fió con sus ex­com­pa­ñe­ros an­tes de su es­treno con los blan­cos en 1985 en un par­ti­do muy bronco

El País (País Vasco) - - DEPORTES - FAUS­TINO SÁEZ

El 19 de ju­lio de 1985 se sor­teó el ca­len­da­rio de la in­mi­nen­te Li­ga 85-86. La pri­me­ra jor­na­da se­ña­ló in­fle­xi­ble: Betis-Real Ma­drid. Mar­tí­nez Re­ta­me­ro, pre­si­den­te del Betis, se echó las ma­nos a la ca­be­za: —¡Mier­da! ¡Qué ma­la suer­te! ¿Por qué ma­la suer­te? Pues por­que aca­ba­ba de tras­pa­sar a Gor­di­llo al Real Ma­drid, des­pués de unas di­fí­ci­les ne­go­cia­cio­nes en un tiem­po res­ba­la­di­zo. El Betis te­nía esos años un buen equi­po, con Es­nao­la, Die­go, Álex, Or­te­ga, Pa­rra, Cal­de­rón, Car­de­ño­sa, Poli Rin­cón… y Gor­di­llo, el gran fa­vo­ri­to de la afi­ción. Nun­ca tu­vo el Betis un ju­ga­dor tan que­ri­do co­mo él, ni si­quie­ra Luis del Sol. Pa­ra en­ton­ces lle­va­ba nue­ve tem­po­ra­das en el equi­po, pe­ro la afi­ción bé­ti­ca es­ta­ba muy le­jos de har­tar­se de él. Co­rría una y otra vez a por los lan­za­mien­tos pre­ci­sos de Car­de­ño­sa, es­ta­ba en mu­chas ju­ga­das de gol, re­tro­ce­día pres­to a apo­yar atrás.

Con 28 años, es­ta­ba en ple­ni­tud y era pie­za fun­da­men­tal en la se­lec­ción, don­de hi­zo muy bue­nas mi­gas con el gru­po ma­dri­dis­ta, en es­pe­cial con Ga­lle­go y Mí­chel. És­tos in­sis­tie­ron a su pre­si­den­te, Ra­món Men­do­za, que an­da­ba de­trás de for­ta­le­cer a la Quin­ta del Bui­tre.

Fue una ne­go­cia­ción di­fí­cil, en un pe­rio­do ra­ro. La AFE ha­bía con­se­gui­do por fin le­van­tar el de­re­cho de re­ten­ción, por el cual nin­gún ju­ga­dor po­día ir­se al fi­nal de su con­tra­to; bas­ta­ba au­men­tar­le El de­por­te es uno de los eco­sis­te­mas en los que la vi­da res­ca­ta con ma­yor fre­cuen­cia y efi­cien­cia va­lo­res co­mo el es­fuer­zo y la de­ter­mi­na­ción. En bus­ca de los re­sor­tes que di­na­mi­zan al ser hu­mano, Jo­sé Luis Llo­ren­te Gen­to, Joe Llo­ren­te, acom­pa­ña­do por Pi­lar Je­ri­có y Je­sús Ve­ga, pre­sen­ta en Vi­ta­mi­na X (Alien­ta Edi­to­rial) una guía mo­ti­va­cio­nal pa­ra cons­truir pro­pó­si­tos y el 10% pa­ra re­te­ner­lo. Es­te era el pri­me­ro en que no era así, y los clu­bes se ha­bían con­ju­ra­do, en un com­pro­mi­so co­lec­ti­vo que no du­ra­ría mu­cho, a se­guir co­mo an­tes. A com­pen­sar el fi­cha­je con un di­ne­ro pac­ta­do co­mo de­re­cho de for­ma­ción.

Men­do­za y Re­ta­me­ro ne­go­cia­ron mu­cho. Men­do­za lo que­ría, Re­ta­me­ro ne­ce­si­ta­ba ven­der­lo, por­que el Betis es­ta­ba apre­ta­dí­si­mo, pe­ro ni Men­do­za po­día vul­ne­rar el pac­to de ca­ba­lle­ros ni Gor­di­llo se hu­bie­ra ido por una can­ti­dad que no com­pen­sa­ra al Betis.

Des­pués de mu­cho ti­ra y aflo­ja, el tras­pa­so se ce­rró el 5 de ju­lio por 150 mi­llo­nes de pe­se­tas, que hoy ape­nas equi­val­drían al mi­llón de eu­ros, pe­ro que en­ton­ces era im­por­tan­te. 100 com­pen­sa­ban una pó­li­za de cré­di­to del Ban­co de An­da­lu­cía, que pe­sa­ba so­bre Re­ta­me­ro y dos de sus di­rec­ti­vos; 20 eran en­tre­ga­dos en efec­ti­vo. 11 con­sis­tían en el per­dón de la mis­ma can­ti­dad que el re­ge­ne­rar for­ta­le­zas. Una dis­qui­si­ción que agi­ta en­dor­fi­nas y se aden­tra en el nú­cleo de la vo­lun­tad en bus­ca de es­tí­mu­los y re­si­lien­cias.

Hil­va­na­do a tra­vés de 10 ca­pí­tu­los que re­co­rren des­de la im­por­tan­cia de la ali­men­ta­ción y el des­can­so has­ta las ne­ce­si­da­des as­pi­ra­cio­na­les del in­di­vi­duo, el li­bro da sus­ten­to al pro­li­jo via­je en bus­ca de la me­jor ver­sión de uno mis­mo, explorando la par­te mun­da­na de los ído­los pa­ra desa­rro­llar el nú­cleo épi­co de los hé­roes de pai­sano. Ca­rre­ra ar­dua o apa­sio­nan­te se­gún se en­ca­re. “La con­fian­za es el ca­mino abier­to a la li­ber­tad”. “Es­ta tar­de se­ré Betis aún de­bía al Ma­drid por el fi­cha­je del de­lan­te­ro Pa­co, uno de los de aquel Cas­ti­lla mi­la­gro­so que lle­gó a la fi­nal de Co­pa; el res­to, has­ta 150, se com­pen­sa­ba con un amistoso que el Ma­drid se com­pro­me­tía a ju­gar gra­tis en el Vi­lla­ma­rín.

Eso fue lo que de­ses­pe­ró a Re­ta­me­ro el día del sor­teo. Al caer el Betis-Ma­drid co­mo pri­mer par­ti­do de la nue­va Li­ga, se es­fu­ma­ba el in­te­rés de un par­ti­do idén­ti­co, po­cos días an­tes y amistoso. Men­do­za com­pen­só aque­llo en­tre­gan­do a Ito, un ex­tre­mo sal­man­tino que ha­bía he­cho al­gu­nos par­ti­dos de mé­ri­to en el Ma­drid, pe­ro que no lle­gó a triun­far.

El día 1 de sep­tiem­bre, es­treno de Li­ga, el Vi­lla­ma­rín re­ven­tó, con una ta­qui­lla de 35 mi­llo­nes. Al­gu­nos cul­pa­ban a Re­ta­me­ro de ha­ber ce­di­do, y és­te pre­ten­dió des­viar los ti­ros con­tra el ju­ga­dor, acu­sán­do­le de re­cla­mar el 15 % de la ope­ra­ción.

Pe­ro la gen­te es­ta­ba con Gor­di­llo. Tan­to que cuan­do sal­tó a la can­cha un cla­mor proGor­di­llo se mez­cló con la tra­di­cio­nal pi­ta al Ma­drid. Cuan­do el Betis for­mó pa­ra la fo­to­gra­fía, sus ex­com­pa­ñe­ros em­pe­za­ron a ha­cer­le se­ña­les pa­ra que se unie­ra a ellos. Y así lo hi­zo. For­mó de pie, en la fi­la de arri­ba, con su uni­for­me mo­ra­do con­tras­tan­do en­tre las ca­mi­sas ver­di­blan­cas. Hu­bo una ova­ción tre­men­da, hú­me­da de lá­gri­mas. Lue­go, se hi­zo la pre­cep­ti­va fo­to con el Ma­drid.

No ju­gó bien. Asis­tí al par­ti­do y le vi un po­co ex­tra­ño. El en­cuen­tro fue ra­ri­llo, so­so, has­ta el mi­nu­to 52, cuan­do Mí­chel se co­bró un tú­nel de Gabino con un co­da­zo. Uri­zar no lo vio ni le avi­só su li­nier, y el am­bien­te se en­tur­bió. Or­te­ga, un po­de­ro­so me­dio­cen­tro que se ha­bía cria­do en el Cas­ti­lla, de­ci­dió to­mar­se la jus­ti­cia por su mano. Pri­me­ro le ti­ró dos via­jes a Hu­go Sán­chez, y lue­go ca­zó por de­trás a Mí­chel. Tar­je­ta, pro­tes­tas, más pro­tes­tas y ro­ja.

Se desató la bo­rras­ca y el par­ti­do se ace­le­ró. Mar­có Cal­de­rón, en fue­ra de jue­go (con el li­nier arru­ga­dí­si­mo) a pa­se de Gabino, em­pa­tó Hu­go en pe­nal­ti ton­to de Had­zi­ge­bic a San­chis, ade­lan­tó Rin­cón al Betis en gran ju­ga­da con Cal­de­rón, y fi­nal­men­te Val­dano em­pa­tó, a dos mi­nu­tos del fi­nal, a la sa­li­da del cór­ner.

Los ju­ga­do­res sa­lie­ron co­mo ga­llos de pe­lea y el Vi­lla­ma­rín abron­có al Ma­drid y a Uri­zar a par­tes igua­les. Las cor­te­sías se ha­bían aca­ba­do con la fo­to de Gor­di­llo, que tu­vo la ha­bi­li­dad de no me­ter­se en pro­ble­mas.

Las ne­go­cia­cio­nes en­tre los clu­bes fue­ron muy di­fí­ci­les; los ver­di­blan­cos cul­pa­ron al ju­ga­dor

cam­peón olím­pi­co”, pro­cla­mó sin re­mil­gos Fermín Ca­cho el 8 de agos­to de 1992, el día que se co­ló en el Olimpo por de­lan­te de El Ba­sir y Su­lei­man.

De có­mo el ro­man­ce del jo­ven Marc Ga­sol con las ham­bur­gue­sas evo­lu­cio­nó ha­cia un ra­di­cal cam­bio de há­bi­tos que for­jó a una bes­tia com­pe­ti­ti­va que aho­ra siem­bra y re­co­lec­ta el sus­ten­to de una die­ta que le hi­zo per­der más de 30 ki­los; a có­mo Mes­si re­ga­teó las le­sio­nes mus­cu­la­res es­ca­pan­do del cho­co­la­te, los al­fa­jo­res, los re­fres­cos y los me­jun­jes azu­ca­ra­dos que le en­cor­va­ban has­ta ha­cer­lo vo­mi­tar en la ban­da. El cuer­po co­mo la­bo­ra­to­rio de reac­cio­nes quí­mi­cas y la ali­men­ta­ción co­mo com­bus­ti­ble fí­si­co y neu­ro­nal.

El po­der del en­fo­que pa­ra ca­na­li­zar ta­len­to y pa­sión. El mo­de­lo de Mi­chael Jor­dan co­mo de­cá­lo­go de la ex­ce­len­cia am­bi­cio­sa. Una sem­pi­ter­na re­van­cha con­tra los lí­mi­tes des­de que el ín­cli­to en­tre­na­dor Cliff Pop He­rring lo des­car­tó pa­ra el equi­po del ins­ti­tu­to. El re­cha­zo co­mo fue­go y mo­tor de una de­ter­mi­na­ción in­ne­go­cia­ble has­ta con­ver­tir­se en el me­jor de­por­tis­ta de la his­to­ria. La adre­na­li­na de de­jar una hue­lla in­de­le­ble, la hu­mil­dad co­mo ba­se del in­con­for­mis­mo. Re­ta­zos de un ma­nual “pa­ra co­mer­se el mun­do”. Re­fuer­zos vi­ta­mí­ni­cos pa­ra abra­zar el op­ti­mis­mo y sa­car lus­tre a lo me­jor de ca­da uno con el ejem­plo de los me­jo­res.

/AS

De pie, des­de la iz­quier­da, Cer­van­tes, Die­go, Suá­rez, Gor­di­llo, Álex, Qui­co y Had­zi­be­gic; aga­cha­dos, en igual sen­ti­do Or­te­ga, Cal­de­rón, Ca­lle­ja, Rin­cón y Ro­mo, en el Betis-Real Ma­drid del 1 de sep­tiem­bre de 1985.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.