LI­BROS CON EMO­TI­CO­NOS

… Y LO HA­CE CON ‘EMO­JIS’

El País - Retina - - Sumario - Por Ro­sa Ji­mé­nez Cano Fo­to­gra­fías de Paul Brauns

La star­tup me­xi­ca­na Beek quie­re com­pe­tir con Ama­zon a ba­se de in­ge­nio y emo­jis.

Lo que la me­xi­ca­na Pa­me­la Val­dés ha con­se­gui­do con Beek es el sue­ño de to­da mar­ca: co­nec­tar con los mi­le­nials. El más di­fí­cil to­da­vía es ha­cer­lo con los li­bros. Las crí­ti­cas de­sen­fa­da­das con emo­jis nu­tren es­ta co­mu­ni­dad que cre­ce co­mo la es­pu­ma.

Pen­sar en gran­de y sin fron­te­ras. Esos ras­gos de­fi­nen a Pa­me­la Val­dés Es­te­va (Ciu­dad de Mé­xi­co, 1994), una em­pren­de­do­ra que ha con­se­gui­do dos de los lo­gros más desea­dos en el mun­do star­tup: es­tar be­ca­da por Pe­ter Thiel, tan mí­ti­co co­mo po­lé­mi­co [fun­da­dor de Pay­pal y uno de los pri­me­ros in­ver­so­res de Fa­ce­book]; y pa­sar por Y Com­bi­na­tor, la in­cu­ba­do­ra de Si­li­con Va­lley que más éxi­tos su­ma.

Su abue­lo no se lo per­do­na. Luis Es­te­va Ma­ra­bo­to es uno de los in­ge­nie­ros ci­vi­les más re­co­no­ci­dos en Mé­xi­co. Sus es­tu­dios sir­ven co­mo re­fe­ren­cia en cons­truc­ción; es más­ter por el MIT de Bos­ton y una emi­nen­cia en ries­go sís­mi­co. Le cues­ta asu­mir que su nie­ta no ten­ga in­te­rés al­guno por ter­mi­nar los es­tu­dios: tras cua­tro se­mes­tres en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Au­tó­no­mo de Mé­xi­co, ITAM, se fue de in­ter­cam­bio a Aus­tin y co­men­zó la aven­tu­ra em­pre­sa­rial que aho­ra le ro­ba to­do su tiem­po.

Val­dés no es ma­la es­tu­dian­te. Al con­tra­rio. Su afi­ción a la lec­tu­ra tie­ne gran par­te de cul­pa. “De­vo­ro a Gar­cía Már­quez, Il­de­fon­so Fal­co­nes, Isa­bel Allen­de…”, di­ce la fun­da­do­ra de una pá­gi­na de Fa­ce­book que con ca­si 450.000 se­gui­do­res es ya una co­mu­ni­dad. “Mi plan era ha­cer al­go así co­mo un Net­flix de los li­bros”, ex­pli­ca acer­ca del ger­men de Beek. Lo que em­pe­zó co­mo un club de lec­tu­ra no pre­ten­día ser un ne­go­cio. Pe­ro un día, a su lle­ga­da a Aus­tin, en­tró en una cla­se so­bre có­mo ser em­pren­de­do­ra y ne­ce­si­ta­ba un pro­yec­to ya co­men­za­do. Pen­só que ese ser­vi­ría y en po­co tiem­po pa­só de 10.000 sus­crip­to­res a más de 200.000. En el úl­ti­mo año ha du­pli­ca­do esa can­ti­dad.

En 2014 con­tra­tó a un free­lan­ce y co­men­zó a con­ver­tir­lo tam­bién en una web don­de com­par­tir co­men­ta­rios de lec­tu­ra. “Creé un lo­go y fui ha­cien­do cre­cer los bee­kers, co­mo lla­ma­mos a los lectores. Me di cuen­ta de que po­día­mos co­men­tar la ac­ción de una ma­ne­ra di­fe­ren­te”, re­la­ta. Fue así co­mo con­si­guió co­nec­tar con los mi­le­nials la­ti­nos, un ni­cho de mer­ca­do desea­do pe­ro muy di­fí­cil de cap­tar pa­ra el mun­do del ne­go­cio tra­di­cio­nal.

En Beek trans­for­man pa­sa­jes en ca­de­nas de emo­jis, ha­cen adi­vi­nan­zas y com­pa­ran per­so­na­jes a tra­vés del mó­vil y las re­des so­cia­les. Con es­te pro­yec­to en­tró en Long­horn Star­tup Lab y sa­lió dis­pa­ra­da, pen­san­do que Goo­dreads, pro­pie­dad de Ama­zon, no era lo su­yo. “Es­tá muy bien, pe­ro no pres­ta aten­ción al es­pa­ñol”.

Allí co­no­ció a Max Holz­heu (Gua­te­ma­la, 1995), un pro­gra­ma­dor au­to­di­dac­ta que asis­tió al mis­mo hac­kat­hon que ella en Ca­pi­tal Fac­tory, un es­pa­cio de em­pren­de­do­res en Aus­tin. “¿Eres la de Beek?”, fue su pri­me­ra pre­gun­ta. Rá­pi­da­men­te en­ta­bla­ron con­ver­sa­ción en cas­te­llano. Re­sul­tó que era un bee­ker. “Co­men­za­mos a tra­ba­jar jun­tos y le con­ven­cí pa­ra ve­nir a tra­ba­jar en el pro­yec­to a Mé­xi­co cuan­do ter­mi­na­se el se­mes­tre”, re­la­ta Val­dés. Así es co­mo dio con su co­fun­da­dor.

Es­tu­vie­ron de ca­fe­te­ría en ca­fe­te­ría ha­blan­do con los lectores pa­ra ver qué echa­ban en fal­ta, qué me­jo­ra­rían, có­mo ima­gi­na­ban un Beek me­jor… In­ten­ta­ron en­trar en Y Com­bi­na­tor. Los re­cha­ra­zon. Así has­ta cua­tro ve­ces. “Que­ría ser la pri­me­ra me­xi­ca­na en en­trar”, ex­pli­ca, “íba­mos de re­cha­zo en re­cha­zo y ya ca­si sin di­ne­ro”. Pe­ro su in­sis­ten­cia tu­vo pre­mio: la mis­ma or­ga­ni­za­ción que no la ad­mi­tía en el pro­gra­ma prin­ci­pal vio al­go es­pe­cial en su vi­sión y le en­tre­gó 20.000 dó­la­res pa­ra se­guir avan­zan­do. “Fue un sal­va­vi­das”, re­co­no­ce con ali­vio.

No se que­dó quie­ta y es­cri­bió a Pe­ter Thiel pa­ra en­trar en su pro­gra­ma de be­cas. “Dos años an­tes me ha­bía re­cha­za­do, pe­ro es­ta vez fue dis­tin­to”, ex­pli­ca. Thiel le lla­mó pa­ra ir a su con­gre­so anual con los jó­ve­nes a los que el fun­da­dor de Pay­pal y con­se­je­ro de Fa­ce­book ve con po­ten­cial. La be­ca con­sis­tía en 100.000 dó­la­res re­par­ti­dos en dos años a cam­bio de aban­do­nar la uni­ver­si­dad. “Nos cam­bió la pers­pec­ti­va por com­ple­to. Men­tal­men-

«Que­re­mos ser lí­de­res en Es­pa­ña y Amé­ri­ca La­ti­na, ir más allá de los li­bros pa­ra lle­var nues­tro mo­de­lo ba­sa­do en opi­nio­nes a se­ries, pe­lí­cu­las y vi­deo­jue­gos».

te y en cre­ci­mien­to. Pu­di­mos con­tra­tar al pri­mer em­plea­do”, cuen­ta a gran ve­lo­ci­dad. Val­dés ha­bla ca­si tan rá­pi­do co­mo le sur­gen las ideas.

To­da­vía no lo sa­bía pe­ro esa fue la gran prue­ba que le abrió la puer­tas de Y Com­bi­na­tor, don­de es­tu­vo el in­vierno de 2017. Una vez den­tro co­men­za­ron a per­fi­lar un ne­go­cio a par­tir de una ten­den­cia so­cial. A la vez que ha­cía emo­ji-en­tre­vis­tas co­mo con­te­ni­do di­fe­ren­cial, desa­rro­lla­ron una apli­ca­ción mó­vil y, gra­cias a uno de sus men­to­res, die­ron con la cla­ve pa­ra cre­cer: las crí­ti­cas. Ke­vin Ha­le, uno de los miem­bros de la in­cu­ba­do­ra, les hi­zo ver que par­te del se­cre­to de Ama­zon son las crí­ti­cas de los clien­tes, y lo po­ten­cia­ron. “Du­ran­te tres me­ses pro­ba­mos a con­ver­tir­nos en un e-com­mer­ce y fun­cio­nó. Lo hi­ci­mos con nues­tro pro­pio sa­bor, a nues­tra ma­ne­ra, acep­tan­do pa­gos en efec­ti­vo en las tien­das Ox­xo”, ex­pli­ca la em­pren­de­do­ra. En Mé­xi­co es­ta ca­de­na de tien­das de con­ve­nien­cia es una de las for­mas más po­pu­la­res de ges­tión del co­mer­cio elec­tró­ni­co. Com­pro­ba­ron que el mo­de­lo de ne­go­cio era el co­rrec­to y que, en ca­so de ne­ce­si­dad, po­dían co­men­zar a ac­ti­var la ma­qui­na­ría de ven­tas. Pa­sa­ron a en­viar des­de Ama­zon, las li­bre­rías Ghan­di o El Só­tano, muy co­no­ci­das en su país.

“Cuan­do ter­mi­na­ban un li­bro, la crí­ti­ca era el pri­mer pa­so pa­ra ac­ti­var com­pras. No­so­tros que­re­mos ha­cer el pró­xi­mo Ama­zon de Amé­ri­ca la­ti­na”, pro­cla­ma con una se­gu­ri­dad vi­sio­na­ria. Val­dés sien­te por el gi­gan­te de Seattle una sin­ce­ra admiración: “Be­zos es el me­jor CEO del mun­do. Tie­ne una ob­se­sión por el clien­te in­creí­ble y una ca­pa­ci­dad de de­ci­sión muy rá­pi­da”.

Aho­ra es­tá cen­tra­da en con­se­guir más bee­kers: “Que­re­mos ser lí­de­res en Es­pa­ña y Amé­ri­ca La­ti­na. Ir más allá de los li­bros pa­ra lle­var nues­tro mo­de­lo de opi­nio­nes a se­ries, pe­lí­cu­las, vi­deo­jue­gos y pro­duc­tos de gran in­ter­ac­ción”. La rei­na de los emo­jis si­gue alu­ci­nan­do con los usua­rios que se ha­cen sel­fies con li­bros y los com­par­ten con ellos.

En su se­de de Ciu­dad de Mé­xi­co ya son 10 em­plea­dos y no pa­ran de in­cen­ti­var even­tos. Es­tá es­pe­cial­men­te agra­de­ci­da a un co­lec­ti­vo, los book­tu­bers: “Sin ellos no se­ría­mos lo que so­mos. Gen­te co­mo Fa Oroz­co, So­fía Ma­cías o Be­ni­to Tai­bo son la de­mos­tra­ción de que el mer­ca­do en nues­tro idio­ma no es­tá sa­tu­ra­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.