BER­TO Y LAS MINIPIMERS

El có­mi­co tra­ta de re­la­cio­nar­se con la tec­no­lo­gía co­mo lo ha­ce con las per­so­nas. Da igual que se tra­te de un por­tá­til, una ba­ti­do­ra o un re­loj de cuer­da, se en­ca­ri­ña con ellos y so­lo les pi­de una co­sa: “Que no me to­quen las na­ri­ces”.

El País - Retina - - Sumario - Por Ru­bén Ro­me­ro Fo­to­gra­fía de Car­los Lu­ján

Le pre­gun­ta­mos al có­mi­co so­bre su re­la­ción con la tec­no­lo­gía y nos ha­bla de ba­ti­do­ras.

«Me gus­tan las má­qui­nas que se pa­re­cen a las per­so­nas, con ma­nías. Por eso ten­go un re­loj que ade­lan­ta cin­co mi­nu­tos ca­da día».

Aca­ba de es­tre­nar su pri­me­ra se­rie de au­tor, Mi­ra lo que has he­cho (Mo­vis­tar+), una co­me­dia ro­mán­ti­ca: “Chi­co co­no­ce chi­ca. Chi­co y chi­ca co­no­cen be­bé”. Ya se sa­be, un pa­dre pri­me­ri­zo no es el ti­po más desen­vuel­to del mun­do. De la tor­pe­za exis­ten­cial —an­te los ob­je­tos, las per­so­nas, las si­tua­cio­nes— na­ce el hu­mor de es­te ejer­ci­cio de au­to­fic­ción idea­do por Ber­to Ro­me­ro.

De los pro­ble­mas que des­pier­ta la pa­ter­ni­dad, la tec­no­lo­gía no es, ni mu­cho me­nos, el me­nor. La se­rie es­tá lle­na de gad­gets que vie­nen a in­te­rrum­pir la co­mu­ni­ca­ción de la pa­re­ja: los sel­fies, los gua­sap, Sky­pe… “Es ra­ro que una pa­re­ja ac­tual no es­té to­do el ra­to mi­ran­do el mó­vil o re­ci­bien­do men­sa­jes de chats de los pa­dres. Lo úni­co que me da más mie­do que el Sky­pe con la sue­gra es la te­le­trans­por­ta­ción: que apa­rez­ca tu fa­mi­lia po­lí­ti­ca en ca­sa. Es la úl­ti­ma fron­te­ra”.

El Ber­to per­so­na­je y el Ber­to real in­ten­tan apli­car co­mo pue­den una vi­sión hu­ma­nis­ta de su re­la­ción con lo tec­no­ló­gi­co: “A mí me gus­tan las má­qui­nas que se pa­re­cen a las per­so­nas, que tie­nen vi­cios. Yo fui fa­bri­ca­do en los años 70 y siem­pre lle­vo re­lo­jes de cuer­da fa­bri­ca­dos en esa dé­ca­da. Ten­go uno que se ade­lan­ta cin­co mi­nu­tos ca­da día. Por la ma­ña­na lo pon­go tres mi­nu­tos tar­de y así sé que aca­bo el día dos mi­nu­tos des­pués. Hay que en­ten­der­lo co­mo a una per­so­na: tie­ne sus ma­nías”. Se com­pren­de, en­ton­ces, por qué los you­tu­bers que apa­re­cen en Mi­ra lo que has he­cho le cau­san tal desa­zón: “El you­tu­ber es un mie­do de mi per­so­na­je pe­ro tam­bién un mie­do ge­ne­ra­cio­nal: no com­pren­de­mos qué ha­cen es­tos chi­cos. Tie­nen un pun­to de rup­tu­ra con las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Yo pue­do dia­lo­gar con la tra­di­ción de Fae­mino y Can­sa­do o Pe­pe Ru­bia­nes. Ellos, ya no”. Una cir­cuns­tan­cia con la que se mues­tra com­pren­si­vo pues, años ha, Ro­me­ro vi­vió una ex- pe­rien­cia si­mi­lar con su pa­dre: “Cuan­do le ex­pli­ca­ba lo que era un or­de­na­dor, él en­ten­día que era una te­le­vi­sión más una má­qui­na de es­cri­bir. Hay al­go más en el or­de­na­dor que tras­cien­de esa su­ma. Lo pi­lla­ba, pe­ro de otra ma­ne­ra. Y esa es mi sen­sa­ción cuan­do me acer­co a la mo­der­ni­dad de es­ta nue­va ge­ne­ra­ción”.

De he­cho, en bus­ca de re­fu­gio, afir­ma es­tar vol­vien­do a un mun­do pre­di­gi­tal: “He vuel­to a sen­tir la ne­ce­si­dad de to­car las co­sas. Es­toy in­vo­lu­cio­nan­do ha­cia el pa­pel. Cuan­do es­cri­bo, ten­go que im­pri­mir los guio­nes. Ne­ce­si­to ta­char­los. Tam­bién ten­go un agen­da. Me la ha­go yo con una li­bre­ta y pego co­sas de co­lo­res en­ci­ma. Es un jar­dín zen pa­ra cal­mar los ner­vios. ¡Es­toy vol­vien­do a prees­co­lar!”.

UN SI­BA­RI­TA DE LAS BA­TI­DO­RAS

A es­ta pa­sión por lo vin­ta­ge es­ca­pa su afi­ción al co­lec­cio­nis­mo… ¡de minipimers! “Es una cos­tum­bre que me gus­ta­ría no te­ner. No he ca­li­bra­do bien la im­por­tan­cia de es­te elec­tro­do­més­ti­co. Ca­da vez que sal­go de via­je con la fa­mi­lia me doy cuen­ta de que no nos he­mos lle­va­do la mi­ni­pi­mer y, co­mo nos gus­ta ha­cer cre­mas de ver­du­ras por la no­che, siem­pre nos to­ca com­prar una. To­tal, que te­ne­mos co­mo una de­ce­na de di­fe­ren­tes paí­ses que nun­ca uti­li­za­mos, por­que en ca­sa te­ne­mos, cla­ro es­tá, ‘el se­ñor de los ani­llos de las minipimers’, y es la que em­plea­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.