BEA­TRIZ NA­VA­RRO

A Bea­triz Na­va­rro, di­rec­to­ra de Mar­ke­ting y Co­mu­ni­ca­ción de Fnac, le gus­ta­ría pa­sar “al­gu­nas ho­ras” sin te­lé­fono: un re­to ca­si im­po­si­ble.

El País - Retina - - Sumario - Por Hu­go Gu­tié­rrez Fo­to­gra­fía de Fer­nan­do Sán­chez

Las apps pa­ra tra­ba­jo, cuer­po y men­te de la di­rec­to­ra de Mar­ke­ting y Co­mu­ni­ca­ción de Fnac.

El smartp­ho­ne y las apli­ca­cio­nes mó­vi­les se han apo­ya­do en­tre sí pa­ra con­ver­tir­se en una he­rra­mien­ta ca­da vez más im­por­tan­te. En el ca­so de Bea­triz Na­va­rro (Bar­ce­lo­na, 1972), di­rec­to­ra de Mar­ke­ting y Co­mu­ni­ca­ción de Fnac des­de 2014, es prác­ti­ca­men­te in­dis­pen­sa­ble. “Son co­mo mi ter­ce­ra mano. Uso el mó­vil ca­si a ca­da se­gun­do”, re­co­no­ce. Por su tra­ba­jo, ma­ne­ja des­de su te­lé­fono va­rias cuen­tas de re­des so­cia­les.

Tie­ne dos mó­vi­les, uno per­so­nal y otro pro­fe­sio­nal, aun­que usa am­bos por igual y tie­nen ca­si las mis­mas apli­ca­cio­nes. “Ca­da par­te del día los ne­ce­si­to pa­ra una co­sa, pe­ro siem­pre es­tán ac­ti­vos. An­tes de acos­tar­me y al des­per­tar che­queo mi co­rreo per­so­nal y pro­fe­sio­nal, así co­mo to­dos los per­fi­les de re­des so­cia­les que con­tro­lo”, ex­pli­ca Na­va­rro.

La di­rec­to­ra de Mar­ke­ting de la com­pa­ñía fran­ce­sa des­ta­ca por ser una per­so­na cer­ca­na, que ha­bla muy rá­pi­do y nun­ca pier­de la son­ri­sa. Tie­ne mo­ti­vos pa­ra ello: gra­cias a su tra­yec­to­ria (fue

di­rec­to­ra de Mar­ke­ting de Star­bucks an­tes de su car­go ac­tual) y por su la­bor fue nom­bra­da la me­jor pro­fe­sio­nal de 2016 en los Pre­mios Na­cio­na­les de Mar­ke­ting. Tam­bién ha si­do es­co­gi­da co­mo una de las diez me­jo­res di­rec­ti­vas del Top 100 mu­je­res lí­de­res de Es­pa­ña dos años con­se­cu­ti­vos, en 2013 y 2014. “Re­ci­bir es­tos pre­mios es sa­tis­fac­to­rio y ayu­dan a se­guir es­te ca­mino. Va­lo­ran las es­tra­te­gias no­ve­do­sas e im­pul­so­ras que he­mos lle­va­do a ca­bo en las em­pre­sas don­de he tra­ba­ja­do”, re­co­no­ce.

En es­tos mo­men­tos, la la­bor de Na­va­rro en Fnac se cen­tra en el re­po­si­cio­na­mien­to de la mar­ca y en po­ten­ciar el pro­gra­ma de fi­de­li­za­ción. “Es muy im­por­tan­te pa­ra la com­pa­ñía cui­dar a nues­tros clien­tes ha­bi­tua­les. Los fie­les a Fnac su­po­nen el 57% de las ven­tas”, di­ce. Por ello, man­te­ner es­te gru­po de clien­tes (650.000 a cie­rre de 2017, un 8% más que un año an­tes) es una de las ta­reas prin­ci­pa­les del equi­po que di­ri­ge.

“Tra­ba­ja­mos pa­ra que la com­pa­ñía si­ga sien­do di­fe­ren­te, ho­nes­ta y es­pe­cial pa­ra nues­tros clien­tes”, re­co­no­ce Na­va­rro. En­tre las ven­ta­jas con las que in­ten­ta fi­de­li­zar ca­da vez a más usua­rios des­ta­ca un 5% de des­cuen­to en to­das las com­pras, en­víos ex­prés gra­tui­tos y ex­pe­rien­cias úni­cas co­mo co­no­cer en per­so­na a es­cri­to­res o asis­tir a un con­cier­to de pe­que­ñas di­men­sio­nes, “co­mo si es­tu­vie­ran en el sa­lón de su ca­sa”, ex­pli­ca.

El smartp­ho­ne rom­pe ca­da vez más ba­rre­ras y se tor­na im­pres­cin­di­ble, co­mo re­co­no­ce Na­va­rro. Tan­to que aho­ra le re­sul­ta ca­si im­po­si­ble des­co­nec­tar del te­lé­fono. “Es una asig­na­tu­ra pen­dien­te que ten­go pa­ra es­te 2018: ser ca­paz de pa­sar un fin de se­ma­na o, al me­nos, unas ho­ras sin el te­lé­fono. Una vez lo ol­vi­dé en ca­sa y sen­tí bas­tan­te paz… aun­que cuan­do lle­gué, el mó­vil echa­ba hu­mo”, re­cuer­da en­tre ri­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.