BAN­CO TRANS­PA­REN­TE —

Ar­quia que­ría que su su­cur­sal en Bil­bao re­fle­ja­se con­fian­za y es­truc­tu­ras no pi­ra­mida­les. La so­lu­ción pro­pues­ta por el es­tu­dio NO.MAD: un ma­te­rial ra­ro uti­li­za­do pa­ra fi­nes cien­tí­fi­cos.

El País - Retina - - Sumario - Por Ma­rio Suá­rez Fo­to­gra­fía de Mar­kel Re­don­do

La ofi­ci­na de Ar­quia, en Bil­bao, trans­mi­te con­fian­za y pro­xi­mi­dad gra­cias a un di­se­ño con un ra­ro ma­te­rial.

En 1939, el fa­mo­so ar­qui­tec­to es­ta­dou­ni­den­se Frank Lloyd Wright po­nía la úl­ti­ma pie­dra de la nue­va se­de de la com­pa­ñía John­son&Son, co­no­ci­do co­mo Edi­fi­cio John­son Wax, en Ra­ci­ne (Wis­con­sin, EE UU). Es­te edi­fi­cio, con­si­de­ra­do un clá­si­co de la ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XX y can­di­da­to a ser Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, in­cor­po­ró una no­ve­dad fi­so­nó­mi­ca que aún hoy pro­ta­go­ni­za es­tu­dios en las uni­ver­si­da­des: los tu­bos de vi­drio Py­rex.

La cons­truc­ción fue la pri­me­ra que uti­li­za­ba es­te ma­te­rial pa­ra crear es­pa­cios de luz y trans­pa­ren­cia en torno a un gran pa­tio cen­tral que bus­ca­ba una in­te­gra­ción real de to­dos los de­par­ta­men­tos de la fá­bri­ca. Es­te vi­drio, tam­bién co­no­ci­do co­mo bo­ro­si­li­ca­to, era ha­bi­tual de pro­be­tas y ma­te­rial de la­bo­ra­to­rio por su du­ra­bi­li­dad y re­sis­ten­cia ca­ló­ri­ca y quí­mi­ca. Pe­se a la no­ve­dad que su­pu­so su in­te­gra­ción co­mo ma­te­rial de cons­truc­ción y los be­ne­fi­cios que te­nía pa­ra los tra­ba­ja­do­res, son po­cos los ar­qui­tec­tos que lo han in­cor­po­ra­do a sus pro­yec­tos. Al me­nos has­ta que Ar­quia Ban­ca, la ca­ja de ar­qui­tec­tos, en­car­gó al es­tu­dio de Eduar­do Arro­yo (NO.MAD) el di­se­ño de su ofi­ci­na de Bil­bao.

En el nú­me­ro 48 de la ca­lle Juan Aju­ria­gue­rra es­tá el que

pro­ba­ble­men­te sea el pri­mer es­pa­cio de tra­ba­jo en Es­pa­ña que uti­li­za el bo­ro­si­li­ca­to y su con­si­guien­te trans­pa­ren­cia es­pa­cial. “Es un ma­te­rial ul­tra­du­ro, en tu­bos de un cen­tí­me­tro de es­pe­sor, que tie­ne gran­des va­lo­res acús­ti­cos, pe­ro so­bre to­do guar­da unas pro­pie­da­des di­frac­tan­tes de la luz fas­ci­nan­tes; pro­por­cio­na un con­cep­to de ima­gen bo­rro­sa que nos per­mi­te in­tuir lo que es­tá al otro la­do pe­ro no ver­lo, y por tan­to do­ta de pri­va­ci­dad a los lu­ga­res y per­so­nas”, cuen­ta el ar­qui­tec­to.

CON­FIAN­ZA Y PRO­XI­MI­DAD La trans­pa­ren­cia que pro­por­cio­na es­te ma­te­rial es al­go bus­ca­do, tan­to por la en­ti­dad ban­ca­ria co­mo por el pro­pio es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra. Las es­truc­tu­ras no pi­ra­mida­les de equi­po de tra­ba­jo, la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal en­tre clien­tes y em­plea­dos y la im­por­tan­cia de la luz na­tu­ral pa­ra la mo­ti­va­ción la­bo­ral son al­gu­nos de los fac­to­res in­tui­ti­vos que se tu­vie­ron en cuen­ta pa­ra su cons­truc­ción. “Ar­quia Ban­ca de­fien­de la trans­pa­ren­cia co­mo mo­de­lo de ne­go­cio, y el he­cho de con­tar con una ofi­ci­na trans­pa­ren­te nos ayu­da a vin­cu­lar es­tos va­lo­res a nues­tros tra­ba­ja­do­res; so­lo así nues­tra fir­ma es ca­paz de trans­mi­tir con­fian­za, se­gu­ri­dad y pro­xi­mi­dad”, cuen­ta Aa­rón Gómez- Co­ro­na­do, di­rec­tor de la ofi­ci­na.

El men­sa­je su­bli­mi­nal que el bo­ro­si­li­ca­to ha pro­por­cio­na­do a la ca­ja de ar­qui­tec­tos ha si­do lan­za­do en un mo­men­to en el que la ban­ca no go­za­ba de mu­cho pres­ti­gio, co­mo acla­ra Arro­yo: “En un lo­cal con una fa­cha­da a la ca­lle pe­que­ña y sin ven­ta­nas in­te­rio­res era im­por­tan­te que la pro­pia piel que di­vi­de la zo­na pú­bli­ca de los clien­tes de los es­pa­cios de tra­ba­jo ha­bla­ra de lu­mi­no­si­dad, la ab­sor­bie­ra y la ex­pan­die­ra co­mo leit­mo­tiv; apar­te de es­to, al­ber­ga una iro­nía es­con­di­da so­bre la trans­pa­ren­cia ban­ca­ria de la que se ha­bla tan­to”.

Así, de­mos­tra­do el men­sa­je po­si­ti­vo que se quie­re mos­trar a los clien­tes, el día a día de los em­plea­dos ca­mi­na en­tre luz na­tu­ral, sen­sa­ción de am­pli­tud al no exis­tir pa­re­des opa­cas y trans­ver­sa­li­dad en­tre de­par­ta­men­tos. “Con el equi­po que­re­mos mos­trar que so­mos igual de trans­pa­ren­tes tan­to en­tre no­so­tros co­mo con nues­tros clien­tes”, re­ma­ta el di­rec­tor de la ofi­ci­na.

El es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra bus­có que “la zo­na de los tra­ba­ja­do­res fue­ra muy lu­mi­no­sa y con mue­bles muy có­mo­dos”, con la geo­me­tría de ba­se, una sen­sa­ción pe­ren­ne de le­ve­dad don­de so­lo el ace­ro y el co­lor ne­gro irrum­pen en la at­mós­fe­ra. “Es un lu­gar al­go má­gi­co con zo­nas de es­tan­cia y es­pe­ra, información o con­sul­ta de li­bros en un am­bien­te bri­llan­te y lu­mi­no­so”, aña­den des­de NO. MAD. Qui­zá la alea­ción per­fec­ta pa­ra una in­ten­sa jor­na­da de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.