PRO­YEC­CIÓN DE FU­TU­RO

24 HO­RAS /

El País - Retina - - Sumario - Por Na­cho G. Maes Fo­to­gra­fías de Luis Ru­bio

El Xpe­ria Touch es un pro­yec­tor que con­vier­te cual­quier su­per­fi­cie pla­na en tác­til.

Des­de aquel le­jano 2007 en que Ste­ve Jobs pre­sen­tó el (en­ton­ces) nue­vo ip­ho­ne ba­jo la pre­mi­sa de que nues­tros de­dos eran la me­jor he­rra­mien­ta de in­ter­ac­ción, la “fie­bre touch” se ha ido ex­ten­dien­do por to­dos los dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos cual cons­ti­pa­do en guar­de­ría. Aho­ra Sony en­tra al rue­do con el pro­yec­tor in­te­li­gen­te Xpe­ria Touch que pre­ten­de rom­per la cuar­ta pa­red de las pan­ta­llas tra­di­cio­na­les lle­van­do la in­ter­ac­ción tác­til a un nue­vo ni­vel.

Des­de el pri­mer mo­men­to el apa­ra­to lo­gra que to­do aquel que se pon­ga en­fren­te ten­ga la sen­sa­ción de ha­ber en­tra­do en la pe­lí­cu­la Mi­no­rity Re­port. Con él, nues­tra me­sa, sue­lo o pa­red se con­vier­ten en una ta­blet An­droid con la que po­de­mos

Sony Xpe­ria Touch equi­pa un pro­yec­tor con un sis­te­ma ope­ra­ti­vo An­droid pa­ra con­ver­tir cual­quier su­per­fi­cie pla­na en tác­til. Lo so­me­te­mos a un test de es­trés.

to­car so­bre lo pro­yec­ta­do pa­ra na­ve­gar por la web, ha­cer scroll, arras­trar ele­men­tos, di­bu­jar… Su pro­ce­sa­dor es lo su­fi­cien­te­men­te po­ten­te co­mo pa­ra lo­grar ofre­cer una ex­pe­rien­cia flui­da y na­tu­ral al tiem­po que sus len­tes ofre­cen un efi­cien­te en­fo­que au­to­má­ti­co. Es­to, uni­do a sus sen­so­res in­fra­rro­jos y ace­le­ró­me­tros, per­mi­te que el dis­po­si­ti­vo re­co­noz­ca las pul­sa­cio­nes tác­ti­les del usua­rio y la po­si­ción y dis­tan­cia del apa­ra­to res­pec­to a la su­per­fi­cie pa­ra ofre­cer una pan­ta­lla vir­tual de en­tre 23 y 80 pul­ga­das con tan so­lo se­pa­rar unos cen­tí­me­tros el dis­po­si­ti­vo del plano de pro­yec­ción.

Ac­tual­men­te, las apps dis­po­ni­bles son las mis­mas que se po­drían des­car­gar des­de cual­quier dis­po­si­ti­vo An­droid. Gra­cias a ello, pe­se a lo pio­ne­ro del pro­duc­to, sus usua­rios no van a te­ner pro­ble­mas pa­ra te­ner to­ne­la­das de con­te­ni­do dis­po­ni­ble. Sin em­bar­go, el he­cho de que no exis­tan (aún) apps es­pe­cí­fi­cas pa­ra es­te nue­vo ti­po de dis­po­si­ti­vo pre­sen­ta cier­tos in­con­ve­nien­tes pues­to que en al­gún ca­so po­de­mos en­con­trar­nos con vis­tas verticales im­po­si­bles o in­ter­fa­ces en las que los bo­to­nes se en­cuen­tran en la par­te al­ta de la pan­ta­lla (de mo­do que, al ser pul­sa­das, nues­tra pro­pia mano pro­yec­ta alar­ga­das som­bras so­bre el res­to de la vis­ta o te­cla­dos tan gran­des que ha­cen in­có­mo­do su uso). De igual for­ma que el na­ci­mien­to de las ta­blet lle­vó a idear y di­se­ñar apli­ca­cio­nes ex­clu­si­vas pa­ra es­tas, es­pe­ra­mos que si la pro­pues­ta de Sony tie­ne éxi­to pron­to vea­mos adap­ta­cio­nes ad hoc que va­yan más allá de un re­di­men­sio­na­mien­to de los ele­men­tos.

En cual­quier ca­so, es­te pro­yec­tor in­te­li­gen­te abre las po­si­bi­li­da­des (has­ta aho­ra li­mi­ta­das) de las pan­ta­llas in­ter­ac­ti­vas, tan­to en el ám­bi­to do­més­ti­co co­mo pro­fe­sio­nal. Ima­gi­ne­mos una abu­rri­da reunión pro­fe­sio­nal pa­ra pre­sen­tar las ba­lan­zas fis­ca­les en la que el po­nen­te es ca­paz de to­car y mo­di­fi­car los da­tos pro­yec­ta­dos fren­te a una sor­pren­di­da au­dien­cia (aler­ta de spoi­ler: es­to úl­ti­mo no se­rá po­si­ble, al me­nos, con es­ta ver­sión del Xpe­ria Touch).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.