TA­LEN­TO EN CÓ­DI­GO FE­ME­NINO

/

El País - Retina - - Cargando… - Por Eva Blan­co Fo­to­gra­fía de Ja­co­bo Me­drano

Lo in­tere­san­te no es so­lo lo que ha­cen, sino có­mo lo ha­cen. Sara Gas­cón y Mar Ló­pez se co­no­cie­ron y se enamo­ra­ron mien­tras es­tu­dia­ban His­to­ria del Ar­te. Lue­go, una afi­ción co­mún al pó­ker on­li­ne hi­zo que aca­ba­sen tra­ba­jan­do en una em­pre­sa de jue­gos de apues­tas por In­ter­net. A pe­sar de con­tar con una for­ma­ción hu­ma­nís­ti­ca en un en­torno tec­no­ló­gi­co, en un año Gas­cón ya es­ta­ba di­ri­gien­do la com­pa­ñía, y Ló­pez al frente del equi­po de aten­ción al clien­te. “Me sen­ta­ba al la­do de los desa­rro­lla­do­res y no pa­ra­ba has­ta que en­ten­día por com­ple­to qué ha­cían, y por qué lo ha­cían de esa ma­ne­ra. Así ad­qui­rí la ha­bi­li­dad de tra­du­cir el len­gua­je de los téc­ni­cos al de los clien­tes, y vi­ce­ver­sa”, ex­pli­ca Gas­cón.

En 2011, se lan­za­ron a crear Yeast!, su pro­pia agen­cia de ser­vi­cios di­gi­ta­les. En ella ofre­cen, en­tre otras co­sas, des­de con­sul­to­ría a de­sa­rro­llo y di­se­ño web. Pa­ra evi­tar el trá­fi­co y el es­trés de las gran­des ciu­da­des, es­ta­ble­cie­ron su ofi­ci­na ba­se en Na­vas del Mar­qués, un pue­blo de Ávi­la de po­co más de 5.000 ha­bi­tan­tes. “Em­pe­za­mos a mon­tar to­da una se­rie de pro­ce­sos pa­ra tra­ba­jar de ma­ne­ra des­lo­ca­li­za­da, lo que nos ha per­mi­ti­do aso­ciar­nos con un equi­po de 40 per­so­nas en Egipto y con otro de 12 en Pa­kis­tán”, ex­pli­can. Equi­pos, por otra par­te, com­pues­tos ma­yo­ri­ta­ria­men­te por mu­je­res, quie­nes re­pre­sen­tan al­re­de­dor del 85% de la plan­ti­lla.

“No ha si­do al­go in­ten­cio­na­do, sino la evo­lu­ción na­tu­ral del pro­yec­to. En hom­bres o mu­je­res, lo que bus­ca­mos es ta­len­to y com­pro­mi­so. En Egipto, nues­tras me­jo­res ana­lis­tas, las per­so­nas que de­ci­den qué tec­no­lo­gías usar y có­mo es­truc­tu­rar un en­car­go, son mu­je­res. Des­gra­cia­da­men­te, eso lla­ma la aten­ción, por­que en las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas el rol de la mu­jer sue­le es­tar más li­ga­do al mar­ke­ting o al di­se­ño de ar­te”, co­men­ta Gas­cón. El he­cho de que el lu­gar de tra­ba­jo no sea, co­mo ellas ex­pli­can, un en­torno fí­si­co, sino las he­rra­mien­tas que uti­li­zan pa­ra in­ter­cam­biar ar­chi­vos, co­mu­ni­car­se y ges­tio­nar pro­yec­tos, fa­ci­li­ta la con­ci­lia­ción. “El te­le­tra­ba­jo es una asig­na­tu­ra pen­dien­te en Es­pa­ña. Si se ge­ne­ra­li­za­se, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res con obli­ga­cio­nes fa­mi­lia­res ten­drían más po­si­bi­li­da­des pa­ra ac­ce­der al mer­ca­do laboral de­bi­do a la fle­xi­bi­li­dad que pro­por­cio­na. Y, ade­más, po­dría­mos em­pe­zar a crear opor­tu­ni­da­des en el mun­do ru­ral, un sue­ño al que es­pe­ra­mos con­tri­buir en el futuro”, con­clu­yen ilu­sio­na­das.

El equi­po de la agen­cia di­gi­tal Yeast! es­tá com­pues­to por un 85% de mu­je­res desa­rro­lla­do­ras, la ma­yo­ría en Egipto.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.