FE­TI­CHES LE­TI­CIA DO­LE­RA: DE LA VIDEOCÁMARA A LAS APPS

/

El País - Retina - - Cargando… - Por Ru­bén Romero Fo­to­gra­fía de Car­los Lu­ján

Ob­je­ti­vos, pro­yec­tos, pro­pó­si­tos… La mayor par­te de la hu­ma­ni­dad nos pa­sa­mos el día ha­cien­do pla­nes que nun­ca se cum­plen. Le­ti­cia Do­le­ra (Bar­ce­lo­na, 1981), es jus­to lo con­tra­rio: la ex­cep­ción que con­si­gue to­do lo que se pro­po­ne. Ha­ce ca­si 20 años que qui­so ser ac­triz y pron­to la vi­mos co­rre­tear por los pa­si­llos del Sie­te Ro­bles en Al sa­lir de cla­se. Des­pués, qui­so ser di­rec­to­ra y es­tre­nó, en 2015, Re­qui­si­tos pa­ra ser una per­so­na nor­mal. Aho­ra se ha pro­pues­to ser en­sa­yis­ta y pu­bli­ca Mor­der la manzana (Pla­ne­ta). En él, na­rra có­mo ella mis­ma to­mó con­cien­cia de la ne­ce­si­dad de apo­yar el fe­mi­nis­mo.

“Hay una cuar­ta ola fe­mi­nis­ta que se es­tá cons­tru­yen­do gra­cias a las re­des so­cia­les. He­mos em­pe­za­do a co­mu­ni­car­nos en­tre mu­je­res de to­do el mun­do y nos he­mos da­do cuen­ta de que nos pa­san las mis­mas co­sas”. Co­mo tui­te­ra (113.000 se­gui­do­res), vi­ve en­tre favs y ha­ters, pe­ro ni unos ni otros van a con­se­guir que de­je de de­nun­ciar lo que con­si­de­ra in­jus­to, co­mo el te­cho de cris­tal pa­ra las mu­je­res en el cam­po de la cien­cia y la tec­no­lo­gía: “A las mu­je­res nos cues­ta más por­que nos lo po­nen más difícil. Se ha he­cho un es­tu­dio en uni­ver­si­da­des de to­do el mun­do con in­ves­ti­ga­do­res cien­tí­fi­cos. Se en­vió el mis­mo cu­rrí­cu­lum, so­lo que en uno se lla­ma Jen­ni­fer y en el otro John [se re­fie­re al lla­ma­do “Efec­to Jen­ni­fer y John”, es­tu­dia­do por la Uni­ver­si­dad de Ya­le]. A Jen­ni­fer siem­pre la con­tra­ta­ban me­nos y le pa­ga­ban peor. Es for­tí­si­mo”.

TEC­NO­LO­GÍA POR­TÁ­TIL Y DE­MO­CRÁ­TI­CA

Re­co­no­ce que su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca, pe­ro tam­bién su com­pro­mi­so, no ha­brían si­do lo mis­mo de no cru­zar­se en su ca­mino di­fe­ren­tes gad­gets tec­no­ló­gi­cos. Así, no se ex­pli­ca su tra­ba­jo co­mo di­rec­to­ra sin la de­mo­cra­ti­za­ción que su­pu- sie­ron las vi­deo­cá­ma­ras: “Yo em­pe­cé a ha­cer ma­king-of en los ro­da­jes, en la se­rie Hos­pi­tal cen­tral o en la pe­lí­cu­la Se­men. Una his­to­ria de amor. Iba con una Handy­cam con zoom y lo mon­ta­ba to­do en mi ca­sa. Qui­zá por la fal­ta de re­fe­ren­tes, no pen­sé que una mu­jer que se de­di­ca al cine pu­die­ra ser di­rec­to­ra. Si pien­sas en hom­bres del cine pien­sas en Al­fred Hitch­cock, Fra­nçois Truf­faut o Pedro Al­mo­dó­var… y si pien­sas en mu­je­res, en Ma­rilyn Mon­roe, Au­drey Hep­burn…. Lo que pa­só es que en los ma­king-of ca­da vez le pe­día más co­sas a la gen­te, y de ahí pa­sé al cor­to. Coin­ci­dió con una épo­ca de pa­ro laboral de la que apren­dí mu­cho”.

Fue el úni­co mo­men­to de pau­sa en su vi­da pues, des­de en­ton­ces, se ha con­ver­ti­do en un tor­be­llino crea­ti­vo. Co­mo en­ton­ces, la tec­no­lo­gía es im­pres­cin­di­ble en su día a día y, da­da su fe­bril ac­ti­vi­dad, cuan­to más por­tá­til sea, me­jor: “Tra­ba­jo mu­cho con el ipad Pro”. En­tre la ta­ble­ta y la di­rec­to­ra se ha es­ta­ble­ci­do una gran amis­tad gra­cias a la apli­ca­ción Ar­te­mis View­fin­der: “La uti­li­zo mu­cho pa­ra lo­ca­li­zar y se­lec­cio­nar len­tes”. Tam­bién em­plea el ipad pa­ra ha­cer los story­boards de sus pe­lí­cu­las, aun­que aquí la re­la­ción sen­ti­men­tal ya es más difícil: “Me dan un po­co de pe­na mis story­boards, por­que di­bu­jo muy mal”.

La ac­triz, di­rec­to­ra, guio­nis­ta, blo­gue­ra, tuits­tar y en­sa­yis­ta ha ido des­cu­brien­do las di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des de ex­pre­sar­se co­mo ar­tis­ta a tra­vés de una tec­no­lo­gía que —es­tá con­ven­ci­da— pue­de cam­biar el mun­do. “Em­pe­cé a ha­cer con una Handy­cam en los ro­da­jes. Qui­zá por fal­ta de re­fe­ren­tes, no pen­sé que una mu­jer que se de­di­ca al cine pu­die­ra ser di­rec­to­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.