VI­SIÓN Y CIEN­CIA ANÁ­LI­SIS DE DA­TOS PA­RA SAL­VAR VI­DAS

/

El País - Retina - - Cargando… - Por Ma­nuel G. Pas­cual Fo­to­gra­fía de Lino Es­cu­rís

Fue el pri­mer cien­tí­fi­co de da­tos que con­tra­tó la ONU. Era 2011 y el big da­ta es­ta­ba en pa­ña­les. Ban Ki Moon le en­ro­ló pa­ra UN Glo­bal Pul­se, un la­bo­ra­to­rio de ideas que uti­li­za los al­go­rit­mos y las tec­no­lo­gías emer­gen­tes pa­ra ac­tuar en con­tex­tos de de­sa­rro­llo y cri­sis hu­ma­ni­ta­rias.

¿Qué vie­ron en él? Qui­zás in­flu­ye­ra que en 2004, cuan­do to­da­vía no se ha­bla­ba de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA), ya ha­bía crea­do un ro­bot ca­paz de es­cri­bir poe­sía. O qui­zás lla­mó la aten­ción de la per­so­na in­di­ca­da cuan­do en 2010 pa­só por la Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity, el cen­tro de éli­te de Goo­gle y la NASA en Ca­li­for­nia, con­vir­tién­do­se —por cier­to— en el pri­mer es­pa­ñol en pi­sar­lo.

La ob­se­sión de es­te in­ge­nie­ro de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y de su equi­po es pro­du­cir so­lu­cio­nes que ayu­den. Lo ha con­se­gui­do en va­rias oca­sio­nes.

¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do tu tra­ba­jo en UN Glo­bal Pul­se?

Cuan­do em­pe­za­mos la idea era ver qué se­ña­les emi­ti­mos las per­so­nas a tra­vés de los mó­vi­les y las re­des so­cia­les. Aho­ra nos cen­tra­mos en có­mo uti­li­zar­las pa­ra me­jo­rar la sa­lud, la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria o la edu­ca­ción.

¿Y có­mo lo ha­céis?

Si al­go he­mos apren­di­do es que la par­te com­pli­ca­da de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas no es la tec­no­ló­gi­ca, sino la hu­ma­na. La cla­ve es en­ten­der a quie­nes van a usar la he­rra­mien­ta que es­tés pre­pa­ran­do. Hay que em­pa­par­se del con­tex­to.

¿Po­drías dar­nos un ejem­plo?

UNI­CEF acu­dió a no­so­tros pa­ra me­jo­rar el sis­te­ma de re­par­to de agua en el cam­po de re­fu­gia­dos de Zaa­ta­ri, en la fron­te­ra en­tre Jor­da­nia y Siria. Ayu­da­mos a di­gi­ta­li­zar el sis­te­ma pa­ra que la flo­ta de ca­mio­nes, que abas­te­cen a 90.000 per­so­nas, su­pie­ra a qué pun­tos te­nían que ir a su­mi­nis­trar el agua y re­co­ger lue­go la su­cia. Tras pro­bar la he­rra­mien­ta nos di­mos cuen­ta de que los ca­mio­ne­ros ha­cían tram­pa: pa­ne­la­ban por den­tro los de­pó­si­tos pa­ra que pa­re­cie­se que re­co­gían más agua usa­da.

¿Qué pue­de apor­tar la IA a la ges­tión de ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les?

Mu­cho. Ayu­da­mos a UNOSAT a ha­cer al­go­rit­mos pa­ra eva­luar da­ños o agi­li­zar el con­teo de tien­das en cam­pos de re­fu­gia­dos. En Mé­xi­co, jun­to al BBVA, di­se­ña­mos una apli­ca­ción pa­ra me­dir el im­pac­to eco­nó­mi­co de un hu­ra­cán a par­tir de los gas­tos y las re­ti­ra­das de efec­ti­vo rea­li­za­das an­tes, du­ran­te y des­pués. Pa­ra de­ci­dir dón­de en­viar la asis­ten­cia, las tien­das de cam­pa­ña, et­cé­te­ra se re­cu­rre a los cen­sos. Eso es un pro­ble­ma por­que en al­gu­nos paí­ses es­tán muy desac­tua­li­za­dos. Tras el te­rre­mo­to de Hai­tí se cal­cu­ló el nú­me­ro de des­pla­za­dos de­tec­tan­do las zo­nas con mayor den­si­dad en fun­ción de la to­rre de te­le­fo­nía a la que se co­nec­ta­ban los mó­vi­les. Ese pro­ce­so se re­pli­có lue­go en Ne­pal.

¿Pa­ra qué más le pue­de ser­vir el big da­ta a la ONU?

En Bra­sil, con ONUSIDA y el go­bierno del país, lan­za­mos un pro­yec­to pa­ra mo­ni­to­ri­zar men­sa­jes ho­mó­fo­bos en re­des so­cia­les. En In­do­ne­sia hi­ci­mos lo mis­mo pa­ra com­ba­tir los fal­sos ru­mo­res so­bre las va­cu­nas. En Ugan­da, don­de no hay un uso tan ex­ten­di­do de las re­des so­cia­les, he­mos crea­do una he­rra­mien­ta pa­ra trans­cri­bir a los len­gua­jes lo­ca­les lo que se di­ce en la ra­dio pú­bli­ca y mo­ni­to­ri­zar­lo. Es muy útil pa­ra de­tec­tar ca­tás­tro­fes de ba­ja in­ten­si­dad, co­mo de­rrum­ba­mien­tos, que no se re­por­tan y cau­san es­tra­gos.

¿Qué po­lí­ti­ca se­guís en el uso de da­tos?

Nues­tros pro­yec­tos si­guen una se­rie de prin­ci­pios fun-

Mi­guel Luengo-oroz es el je­fe de los cien­tí­fi­cos de big da­ta del la­bo­ra­to­rio de la ONU Glo­bal Pul­se. El tra­ba­jo de su equi­po ha ayu­da­do en cam­pos de re­fu­gia­dos o en los te­rre­mo­tos de Mé­xi­co o Hai­tí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.