LA OFI­CI­NA LÍ­QUI­DA

EN LA GUA­RI­DA /

El País - Retina - - Forma & Función -

Con la ar­qui­tec­tu­ra tam­bién se pue­de ha­cer ac­ti­vis­mo, ya sea so­cial, me­dioam­bien­tal o laboral. Al me­nos eso asegura Ali Gan­ja­vian (Tehe­rán, Irán, 1979), uno de los so­cios de Stu­dio Ba­na­na, jun­to a Key Ka­wa­mu­ra y Álex Ba­ro­na, cuan­do ha­bla del tra­ba­jo de su es­tu­dio de di­se­ño mul­ti­dis­ci­pli­nar. En una con­ver­sa­ción con él nom­bra a ilus­tres po­lí­ti­cos co­mo Wins­ton Chur­chill y su fra­se mí­ti­ca: “Da­mos for­mas a nues­tros edi­fi­cios, lue­go ellos nos dan for­ma a no­so­tros”. Es­ta sen­ten­cia del que fue­ra pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co a me­dia­dos del si­glo XX po­dría de­fi­nir, en par­te, el tra­ba­jo que es­ta star­tup rea­li­za des­de el ba­rrio de Te­túan en Ma­drid.

Stu­dio Ba­na­na cum­ple aho­ra 10 años. El que fue­ra el pri­mer co­wor­king de la

El cam­bio en los es­pa­cios de tra­ba­jo pa­sa por la op­ti­mi­za­ción del tiem­po y la mo­vi­li­dad. Stu­dio Ba­na­na se ins­pi­ra en las pla­zas me­di­te­rrá­neas pa­ra trans­for­mar en­tor­nos la­bo­ra­les.

ca­pi­tal ha sa­ca­do par­ti­do a sus ofi­ci­nas co­mo lu­gar de ex­pe­ri­men­ta­ción de par­te de sus pro­yec­tos de di­se­ño pa­ra em­pre­sas co­mo Ernst&young en Lon­dres o Mccann World­group en Ma­drid. Pro­yec­tos don­de han rein­ven­ta­do la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se en­tre tra­ba­ja­do­res, op­ti­mi­zan­do los re­cur­sos y ge­ne­ran­do nue­vos lu­ga­res de en­cuen­tro den­tro de ca­da una de esas em­pre­sas.

“Uti­li­za­mos nues­tro es­tu­dio co­mo un la­bo­ra­to­rio, en­ten­dien­do el uso que iba a dar ca­da per­so­na a nues­tras ofi­ci­nas. La evo­lu­ción y trans­for­ma­ción es­pa­cial en los tra­ba­jos no es al­go que se mi­de, pe­ro en una star­tup co­mo la nues­tra es­tán cam­bian­do to­do el ra­to las per­so­nas, los ob­je­ti­vos e, in­clu­so, la vi­sión de em­pre­sa”, ex­pli­ca Gan­ja­vian. A su ba­jo de la ca­lle Plá­tano le aña­die­ron una zo­na de en­tra­da que ha­ce las ve­ces de gra­da, una pla­za de en­cuen­tro cen­tral pa­ra el in­ter­cam­bio so­cial y un pe­rí­me­tro con zo­nas de tra­ba­jo. Ha­ce unos años, ade­más, lle­ga­ron a crear una guar­de­ría pa­ra los hi­jos de los em­plea­dos. “Hay que te­ner en cuen­ta las re­la­cio­nes hu­ma­nas y los ri­tua­les de to­dos no­so­tros a la ho­ra de crear un es­pa­cio”, aña­de.

Stu­dio Ba­na­na, que aho­ra cuen­ta con 45 tra­ba­ja­do­res, se cen­tra en cua­tro áreas del di­se­ño: pro­duc­to, grá­fi­co, in­no­va­ción y ar­qui­tec­tó­ni­co. Pa­ra la nue­va se­de de la agen­cia de pu­bli­ci­dad Mccann World­group en la ca­pi­tal es­pa­ño­la desa­rro­lla­ron un am­bien­te de tra­ba­jo abier­to y lu­mi­no­so que pro­pi­cia­ra la lla­ma de la ins­pi­ra­ción. “Crea­mos una se­rie de ca­ba­ñas (co­mo lu­ga­res de reunión y des­pa­chos de di­rec­ti­vos) a lo lar­go de un es­pa­cio diá­fano que, a su vez, nos per­mi­tía ge­ne­rar dis­tin­tas tri­bus (áreas o de­par­ta­men­tos) a su al­re­de­dor”, ex­pli­ca Gan­ja­vian so­bre es­te pro­yec­to de 2016 pa­ra es­ta agen­cia de más de 500 em­plea­dos. Así, las di­fe­ren­tes sec­cio­nes de la em­pre­sa co­lo­ni­za­ban y cir­cu­la­ban en torno al pe­rí­me­tro de esos cu­bícu­los o ca­ba­ñas, in­te­grán­do­se unas con otras y fa­ci­li­tan­do el diá­lo­go. “Si te ima­gi­nas ca­mi­nan­do en un con­tex­to co­mo por ejem­plo Tú­nez, cir­cu­las en­tre ca­lle­jue­las y, a la vuel­ta, des­cu­bres una pla­za o una ca­sa, y es­ta es la ti­po­lo­gía que qui­si­mos ge­ne­rar en Mccann”, aña­de el ar­qui­tec­to.

Ade­más, se di­se­ñó el mo­bi­lia­rio de la ofi­ci­na pa­ra que to­dos es­tu­vie­sen tra­ba­jan­do en un mis­mo mo­de­lo de me­sa con di­fe­ren­tes ta­ma­ños, en fun­ción del uso que se le fue­ra a dar, y que per­mi­tía su unión de ma­ne­ra sen­ci­lla. “Si un ob­je­to es­tá ata­do no per­mi­te que la or­ga­ni­za­ción sea fle­xi­ble, aquí to­do se pue­de mo­ver”, sen­ten­cia Gan­ja­vian.

Vicky Nie­to, Chief Growth Of­fi­cer de Mccann World­group, es una de sus fe­li­ces usua­rias: “El plan­tea­mien­to de ca­ba­ñas y vías li­bres en­tre ellas pa­ra el tra­ba­ja­dor ha ayu­da­do mu­cho a que to­dos in­terio­ri­ce­mos y dis­fru­te­mos de una sen­sa­ción de es­pa­cio com­par­ti­do. De de­mo­cra­ti­za­ción del es­pa­cio. Te­ne­mos la sen­sa­ción de que es­te lu­gar ha si­do pen­sa­do pa­ra no­so­tros. Pa­ra que tra­ba­je­mos de for­ma más in­te­gra­da y me­jor”. Ob­je­ti­vo cum­pli­do.

Por otro la­do, en las ofi­ci­nas de Ernst&Young en Lon­dres el pro­yec­to fue más en­fo­ca­do a la or­ga­ni­za­ción in­ter­na y con clien­tes de la con­sul­to­ra a tra­vés de una re­so­lu­ción más tec­no­ló­gi­ca. “Qui­si­mos

ge­ne­rar un nue­vo ti­po de ex­pe­rien­cia pa­ra los clien­tes, crean­do es­pa­cios de to­mas de de­ci­sio­nes ace­le­ra­das”, cuen­ta Gan­ja­vian.

Así, cuan­do el clien­te lle­ga a las ofi­ci­nas, me­dian­te un có­di­go QR en­tra en una sa­la don­de, de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, se ge­ne­ran una se­rie de ejer­ci­cios o ac­ti­vi­da­des pa­ra op­ti­mi­zar la reunión que va a te­ner: “Es un es­pa­cio con una tec­no­lo­gía muy al­ta, que re­quie­re in­cor­po­rar da­tos pre­via­men­te so­bre esa reunión y ese clien­te, pe­ro que agi­li­za las reunio­nes, es­ta­ble­ce re­tos y preguntas a los asis­ten­tes; te pro­ce­sa, vi­sua­li­za, coor­di­na y li­de­ra la reunión; aun­que real­men­te son más ta­lle­res don­de hay una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de to­dos los asis­ten­tes”.

Es una for­ma de ga­nar tiem­po, de ser más efi­ca­ces, co­mo re­ma­ta Gan­ja­vian: “La ten­den­cia es pen­sar que la pro­duc­ti­vi­dad es la op­ti­mi­za­ción del tra­ba­jo de una per­so­na en una me­sa, pe­ro la reali­dad es que si tú tra­ba­jas cin­co mi­nu­tos al día pe­ro tie­nes la cla­ve de la pró­xi­ma re­vo­lu­ción, esa pro­duc­ti­vi­dad es mu­cho más al­ta, y da igual que lo ha­gas en una me­sa o en un so­fá”.

Des­de la pá­gi­na an­te­rior, Álex Ba­ro­na y Ali Gan­ja­vian, dos de los so­cios de Stu­dio Ba­na­na; su se­de y los pa­si­llos fo­rra­dos en ma­de­ra de la ofi­ci­na de E&Y en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.