APÓS­TOL DEL CO­CHE COM­PAR­TI­DO

El País - Retina - - Negocio - Em­pren­di­mien­to

Por lo pron­to, la hi­ja mayor de Beer­man, que tiene 20 años y car­né, con­du­ce una vez ca­da cin­co me­ses y su otro hi­jo, de 18, ni se plan­tea pa­sar por la au­toes­cue­la. “Ca­da vez me­nos gen­te joven ne­ce­si­ta un co­che pa­ra su fe­li­ci­dad per­so­nal. Pue­den mo­ver­se de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, es­pe­cial­men­te en áreas ur­ba­nas”, ex­pli­ca el ale­mán. ¿Pa­ra qué te­ner un co­che en el ga­ra­je, te­nien­do un smartp­ho­ne que nos con­ce­da el vehícu­lo más cer­cano allí don­de lo ne­ce­si­te­mos?

La se­mi­lla de es­te ra­zo­na­mien­to —y del tal y lo co­no­ce­mos hoy—, ger­mi­nó ha­ce 70 años en Zú­rich (Sui­za), con la cons­ti­tu­ción de un club lla­ma­do Selbst­fah­rer­ge­meins­chaft o Se­fa­ge. Las mo­ti­va­cio­nes del co­lec­ti­vo eran so­bre to­do eco­nó­mi­cas. Ciu­da­da­nos que no po­dían per­mi­tir­se com­prar un co­che es­ta­ban dis­pues­tos a com­par­tir uno. Aho­ra Car2go tiene una flo­ta de 14.000 vehícu­los “sin dueño” en 26 ciu­da­des de to­do el mun­do y allí don­de va com­pi­te con un eco­sis­te­ma flo­re­cien­te de ser­vi­cio de mo­vi­li­dad com­par­ti­da. Se­gún las pre­vi­sio­nes de De­loit­te, en 2020 el mer­ca­do de su­ma­rá más de 15 mi­llo­nes de usua­rios en Eu­ro­pa.

¿Cuán­to de es­te éxi­to be­be de los ri­go­res de la cri­sis eco­nó­mi­ca?

Creo que es­to pu­do im­pul­sar­nos par­cial­men­te, pe­ro no fue lo úni­co que lo hi­zo. Hu­bo mu­chos fac­to­res que tu­vie­ron que jun­tar­se: pri­me­ro ne­ce­si­tas las po­si­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas. Diez años atrás, na­die usa­ba smartp­ho­nes. Cuan­do em­pe­za­mos, te­nía­mos tar­je­tas de miem­bro. Aho­ra es­ta­mos 100 % ba­sa­dos en smartp­ho­ne. Es­to fa­ci­li­ta las co­sas.

¿Crees que unos años de va­cas gor­das po­drían fre­nar el avan­ce de la mo­vi­li­dad com­par­ti­da?

No. Creo que se com­par­ti­rá in­clu­so más. La gen­te se gas­ta­rá su di­ne­ro en otros asun­tos. Sus va­ca­cio­nes, un pi­so me­jor... Tal vez se se­gui­rán com­pran­do al­gu­nos co­ches, pe­ro más en el mo­do en el que hoy en día com­pras una ca­fe­te­ra ca­ra pa­ra ha­cer uno o dos ca­fés al día. Ten­drás un co­che de lu­jo apar­ca­do en tu ga­ra­je y lo usa­rás, tal vez, tres ve­ces al año. Los des­pla­za­mien­tos dia­rios se ha­rán en ser­vi­cios de cars­ha­ring. El cam­bio de ac­ti­tud de po­seer un co­che a com­par­tir­lo se ace­le­ró por razones eco­nó­mi­cas, pe­ro no di­ría que es la úni­ca ra­zón.

¿Han cam­bia­do nues­tros mo­ti­vos pa­ra com­par­tir vehícu­lo?

Sí. Si mi­ra­mos unos 10 o 15 años atrás, ve­re­mos que los mo­ti­vos te­nían mu­cho más que ver con la eco­lo­gía. Es­ta es la ima­gen an­ti­gua. En­ton­ces no es­ta­ba de mo­da com­par­tir co­che. Aho­ra sí. La gen­te lle­ga a una fies­ta y se jac­ta de no ha­ber­lo he­cho en su co­che. tra mano po­der pre­de­cir la na­tu­ra­le­za cam­bian­te del trá­fi­co.

¿Qué par­te del de­sa­fío de­pen­de de las pla­ta­for­mas de mo­vi­li­dad com­par­ti­da?

No­so­tros es­ta­mos muy cen­tra­dos en to­do lo que ocu­rre al­re­de­dor del co­che. Es­ta­mos tra­ba­jan­do en sis­te­mas de pre­dic­ción que nos per­mi­tan ana­li­zar con cla­ri­dad y de for­ma di­ná­mi­ca dón­de es­tá la de­man­da y dón­de va a es­tar en el futuro. En es­te con­tex­to, ve­re­mos la ubi­ca­ción de los co­ches dis­po­ni­bles y po­dre­mos unir ofer­ta y de­man­da a tra-

De to­dos mo­dos, Car2go tam­po­co es una is­la, sino una joint-ven­tu­re en­tre ese vie­jo gi­gan­te que es Eu­rop­car y Daim­ler, ma­triz de Mer­ce­des. De es­te úl­ti­mo so­cio be­ben las flo­tas del gru­po, que so­lo ad­mi­ten Smarts y Mer­ce­des. Otros fa­bri­can­tes tam­bién dis­fru­tan de es­te com­bo: Dri­ve­now se co­dea con BMW, Emov com­par­te gru­po con Peu­geot, Zity sa­ca Re­naults eléc­tri­cos a las ca­lles… En el mis­mo ges­to, ha­llan una he­rra­mien­ta pa­ra des­em­pol­var su stock y pro­mo­cio­nar nue­vos mo­de­los.

¿Po­dría es­te pro­yec­to ha­ber na­ci­do den­tro de las fron­te­ras de Eu­rop­car o Daim­ler?

Ha­bría si­do ca­si im­po­si­ble. Ha­ce fal­ta es­ta­ble­cer una star­tup di­fe­ren­te y ex­cluir­la, por­que de otra ma­ne­ra aca­ba­rá adap­tán­do­se de­ma­sia­do rá­pi­do y con de­ma­sia­da fa­ci­li­dad al sis­te­ma. Si quie­res es­ta­ble­cer al­go nue­vo, es muy difícil lo­grar­lo den­tro de los lí­mi­tes del eco­sis­te­ma de una gran cor­po­ra­ción. No es im­po­si­ble, pe­ro te obli­ga a to­mar de­ci­sio­nes muy du­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.