EPI­GE­NÉ­TI­CA

El País - Retina - - Negocio -

El de­sa­fío es enor­me: 30 mi­llo­nes de en­fer­mos hoy; 90, si la pla­ga del alz­héi­mer con­ti­núa con la ex­pan­sión pre­vis­ta has­ta 2050. El va­lor eco­nó­mi­co de en­con­trar un fár­ma­co que la ate­núe es­tá es­ti­ma­do en una can­ti­dad desor­bi­ta­da: más de 9.000 mi­llo­nes de eu­ros. La em­pre­sa que se es­tá en­fren­tan­do a ese de­sa­fío no es un gi­gan­te. Es Ory­zon Ge­no­mics, una star­tup di­mi­nu­ta de dos per­so­nas que se ha trans­for­ma­do, des­pués de vein­te du­ros años, en re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal de la bio­tec­no­lo­gía. Es la pri­me­ra em­pre­sa del mun­do que se en­cuen­tra ya a pun­to de ini­ciar un en­sa­yo fa­se II A —es de­cir, con pa­cien­tes hu­ma­nos— pa­ra tra­tar de cu­rar el alz­héi­mer con un re­vo­lu­cio­na­rio fár­ma­co epi­ge­né­ti­co.

Ory­zon co­ti­za en la Bol­sa de Ma­drid con una ca­pi­ta­li­za­ción cer­ca­na a los 80 mi­llo­nes de eu­ros y tiene pre­vis­ta su sa­li­da al Nas­daq, el ín­di­ce bur­sá­til en el que se mue­ven las prin­ci­pa­les em­pre­sas del sec­tor tec­no­ló­gi­co. Su éxi­to es­pec­ta­cu­lar exi­ge aden­trar­se en los mis­te­rios de la doble hé­li­ce, esa ca­de­na es­pi­ra­la­da de ADN que es dic­cio­na­rio de to­da vi­da. La epi­ge­né­ti­ca es el cam­po en el que ha plan­ta­do su ban­de­ra Ory­zon: se en­car­ga de es­tu­diar los fac­to­res que mo­di­fi­can la fun­ción de los ge­nes sin al­te­rar la se­cuen­cia de ami­noá­ci­dos. Uno de es­tos fac­to­res es la De­me­ti­la­sa-1 (LSD1), una en­zi­ma que juega un pa­pel cla­ve en la mo­di­fi­ca­ción de un ti­po de pro­teí­nas del ADN del nú­cleo ce­lu­lar, las his­to­nas. La LSD1 re­gu­la a mu­chos ge­nes cla­ve en el ini­cio y pro­gre­sión de en­fer­me­da­des ví­ri­cas, el cán­cer o las do­len­cias neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas.

Ory­zon hac­kea, por así de­cir­lo, es­ta re­gu­la­ción de los ge­nes con sus fár­ma­cos pa­ra com­ba­tir la pro­pa­ga­ción y sín­to­mas de la en­fer­me­dad. Dos de sus me­di­ca­men­tos, el ORY-1001 pa­ra tra­tar la leu­ce­mia y el cán­cer de cé­lu­las pul­mo­na­res pe­que­ñas, y el ORY-2001, que tiene una am­plia

apli­ca­ción pa­ra el alz­héi­mer, el pár­kin­son, la es­cle­ro­sis múl­ti­ple o la en­fer­me­dad de Hun­ting­ton, han lo­gra­do lle­gar a los en­sa­yos de Fa­se IIA, que se van a pro­bar en hu­ma­nos.

“Si te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de mo­du­lar el con­trol de ex­pre­sión gé­ni­ca qui­zás podemos mo­du­lar to­do el per­fil de la en­fer­me­dad y co­rre­gir­la. To­da­vía es una hi­pó­te­sis muy atre­vi­da, pe­ro en to­do el ca­mino que es­ta­mos ha­cien­do en ani­ma­les he­mos com­pro­ba­do que, efec­ti­va­men­te, mo­du­lan­do los pa­tro­nes de la ex­pre­sión ge­né­ti­ca mo­du­la­mos los sín­to­mas de la en­fer­me­dad”, ex­pli­ca Ta­ma­ra Maes, di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca (CSO) y co­fun­da­do­ra de Ory­zon Ge­no­mics.

Maes es pru­den­te en va­lo­rar el im­pac­to hu­mano que po­drían te­ner los fár­ma­cos que di­se­ña, ca­so de que lo­gren el éxi­to. “Tam­po­co so­mos ven­de­do­res de cre­ce­pe­lo. Es ver­dad que las dia­nas epi­ge­né­ti­cas es­tán in­vo­lu­cra­das en di­fe­ren­tes pro­ce­sos cu­ya mo­du­la­ción pue­de te­ner un efec­to en di­ver­sas en­fer­me­da­des. Sí, tie­nes un aba­ni­co re­la­ti­va­men­te am­plio, pe­ro tam­bién tie­nes que bus­car exac­ta­men­te pa­ra qué pa­cien­tes fun­cio­na­rá me­jor tu fár­ma­co”. Maes ha­bla de me­di­ci­na per­so­na­li­za­da, de un pa­ra­dig­ma que plan­tea im­po­ner­se a lar­go pla­zo en sa­lud por­que no to­das las per­so­nas que pa­de­cen apa­ren­te­men­te la mis­ma en­fer­me­dad van a reac­cio­nar igual a los fár­ma­cos pa­ra tra­tar­las.

Pe­ro es­ta in­ves­ti­ga­do­ra no ocul­ta su emo­ción al des­cri­bir qué efec­tos be­ne­fi­cio­sos ya ha te­ni­do el ORY-2001 en ani­ma­les: “He­mos vis­to que efec­ti­va­men­te res­tau­ra­mos la ac­ti­vi­dad cog­ni­ti­va en ani­ma­les con en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas. No so­lo eso, sino que al­te­ra­cio­nes de con­duc­ta en una en­fer­me­dad de gran im­pac­to en la familia, co­mo la agre­si­vi­dad en las fa­ses avan­za­das del alz­héi­mer, tam­bién han re­mi­ti­do; y sin efec­tos se­dan­tes co­la­te­ra­les”.

La his­to­ria de Ory­zon Ge­no­mics co­mien­za cuan­do Maes y Car­los Bue­sa Ar­jol, CEO y pre­si­den­te del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción, se co­no­cen, se enamo­ran y crean Ory­zon, más o me­nos en ese or­den.

La em­pre­sa echó a an­dar co­mo una mo­des­ta spin- off [em­pre­sa que se des­ga­ja de otra pre­via] de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, con dos cien­tí­fi­cos bri­llan­tes pe­ro no­va­tos en los ne­go­cios. “No éra­mos gran­des po­pes de la uni­ver­si­dad, sino dos in­ves­ti­ga­do­res jó­ve­nes con mu­cho em­pe­ño e ideas sal­va­jes. La búsqueda de ca­pi­tal no fue fá­cil. Lo­gra­mos un pri­mer acuer­do que nos ex­plo­tó por cul­pa de la cri­sis de las pun­to­com”, re­cuer­da Maes. Allí po­dría ha­ber aca­ba­do la his­to­ria de Ory­zon, pe­ro el em­pe­ño de Bue­sa en bus­car vías al­ter­na­ti­vas aca­bó dan­do sus fru­tos. “Eso es por­que mi chi­co es ma­ño”, bro­mea Maes.

Ory­zon co­men­zó a co­la­bo­rar con en­ti­da­des co­mo el Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC) o el Ins­ti­tu­to de Neu­ro­pa­to­lo­gía y Ban­co de Ce­re­bros del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­ri de Bell­vit­ge de Bar­ce­lo­na. En 2014 dio su pri­mer gran ór­da­go: la fir­ma con el gi­gan­te far­ma­céu­ti­co Ro­che pa­ra desa­rro­llar el ORY-1001, su fár­ma­co pa­ra com­ba­tir la leu­ce­mia. De ahí, a la si­tua­ción ac­tual, con sus subidas y ba­ja­das de “mon­ta­ña ru­sa emo­cio­nal”, co­mo cuan­do en ju­lio de 2017 Ro­che de­ci­dió fi­na­li­zar su acuer­do con la em­pre­sa es­pa­ño­la por “un cam­bio en las prio­ri­da­des es­tra­té­gi­cas de su car­te­ra de pro­yec­tos”. Pa­ra­le­la­men­te, Bue­sa cree que es de jus­ti­cia ad­mi­tir, y es una re­fle­xión plan­tea­da por más de un en­tre­vis­ta­do en es­te re­por­ta­je, que par­te del éxi­to del sec­tor bio­tec­no­ló­gi­co en Es­pa­ña tiene un ori­gen político: “En la épo­ca de Za­pa­te­ro y con Cristina Gar­men­dia hu­bo una ten­den­cia im­por­tan­tí­si­ma de apues­ta. Es­to tu­vo un efec­to fer­ti­li­za­dor y di­na­mi­za­dor que se ha no­ta­do a lar­go pla­zo”.

Aho­ra, Bue­sa se per­mi­te son­reír al re­cor­dar lo apren­di­do en es­tas dos dé­ca­das: “Tiene su pun­to bo­ni­to e ins­pi­ra­dor, una spin-off uni­ver­si­ta­ria muy pe­que­ña que mar­ca to­dos los pa­sos. Te­ne­mos acuer­dos prác­ti­ca­men­te con to­das las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas es­pa­ño­las y con bas­tan­tes eu­ro­peas. Creo que es una de­mos­tra­ción pa­ra los es­pa­ño­les en ge­ne­ral de que si nos cu­rra­mos las co­sas, se pue­den ha­cer. Hay que te­ner mu­cha trans­pi­ra­ción pa­ra lo­grar al­go de ins­pi­ra­ción”.

n joven des­cu­bre que tiene adre­no­leu­co­dis­tro­fia, que ocu­rre en una de ca­da 17.000 per­so­nas. Ten­drá un len­to de­caer has­ta que­dar pos­tra­do en una si­lla de rue­das. Si tiene suer­te, por­que un 20% de los en­fer­mos en su si­tua­ción ven acor­ta­da su es­pe­ran­za de vi­da por in­fla­ma­cio­nes ce­re­bra­les. Y hay otra ma­la no­ti­cia: asu­mir que no exis­te tra­ta­mien­to.

La tra­ge­dia de es­te pa­cien­te de una en­fer­me­dad ra­ra no es anec­dó­ti­ca: 400 mi­llo­nes de per­so­nas su­fren una do­len­cia así ca­ta­lo­ga­da. Y pa­ra la ma­yo­ría ni exis­te tra­ta­mien­to ni se es­tá in­ves­ti­gan­do en él.

La mag­ni­tud del pro­ble­ma, en lo ín­ti­mo y en lo co­lec­ti­vo, lle­vó a Marc Mar­ti­nell, CEO y co­fun­da­dor de Mi­noryx The­ra­peu­tics, a dar un cam­bio de rum­bo a su vi­da. De tra­ba­jar en Ory­zon Ge­no­mics [ver pá­gi­nas an­te­rio­res], a for­jar su pro­pia aven­tu­ra em­pre­sa­rial. “Lo de­ci­dí en 2009, por mo­ti­vos per­so­na­les, y pa­sé un año de­fi­nien­do un plan de ne­go­cio. Es un cam­po muy com­pli­ca­do, pe­ro tam­bién uno de cre­cien­te in­te­rés, por­que las tec­no­lo­gías y ha­llaz­gos en es­te cam­po pue­den te­ner tam­bién una tras­la­ción a en­fer­me­da­des más pre­va­len­tes [con mayor nú­me­ro de afec­ta­dos]”.

Mi­noryx es una de las fir­mas es­pa­ño­las de bio­tec­no­lo­gía que ha ce­rra­do una de las ron­das de fi­nan­cia­ción más abul­ta­das. 19,5 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra una lí­nea de ne­go­cio doble. La que se cen­tró en un pro­me­te­dor fár­ma­co pa­ra la adre­no­leu­co­dis­tro­fia, MIN-102, ya en Fa­se III en sus en­sa­yos con pa­cien­tes hu­ma­nos; es de­cir, a las puer­tas de la co­mer­cia­li­za­ción. Y otra pa­ra im­pul­sar una plataforma compu­tacio­nal que per­mi­te pro­bar mo­lé­cu­las en 3D en una si­mu­la­ción que sir­va pa­ra crear nue­vos fár­ma­cos.

Lo ex­tra­or­di­na­rio de Mi­noryx es que am­bas lí­neas tu­vie­ron tal éxi­to que obli­gó, ha­ce unas se­ma­nas, a rea­li­zar una spin-off. Tan­to EE UU co­mo Eu­ro­pa le han con­ce­di­do la de­no­mi­na­ción de me­di­ca­men­to huér­fano al MIN-102, lo que sig­ni­fi­ca co­mer­cia­li­zar en ex­clu­si­va es­te fár­ma­co du­ran­te 10 años en Eu­ro­pa y 7 en EE UU. A la vez, seis em­plea­dos de Mi­noryx, en­tre ellos su co­fun­da­dor y di­rec­tor cien­tí­fi­co Xa­vier Ba­rril, se han in­cor­po­ra­do a una nue­va em­pre­sa, Gain The­ra­peu­tics. “Es un mo­ti­vo de or­gu­llo, no es nor­mal ver a una em­pre­sa es­pa­ño­la que ge­ne­ra su pro­pia spin-off. Pe­ro lo ne­ce­si­tá­ba­mos: cuan­do tie­nes un fár­ma­co en la fa­se de­ci­si­va pa­ra lle­gar al mer­ca­do, hay que en­fo­car las ener­gías en él”.

El éxi­to pa­ra Mi­noryx es­tá cer­ca, a unos 100 pa­cien­tes de dis­tan­cia que de­mues­tren que los be­ne­fi­cios pa­ra es­ta en­fer­me­dad son con­sis­ten­tes y pue­den ali­viar a mi­les de per­so­nas. El pri­mer pa­cien­te en pro­bar el MIN-102 lo hi­zo en el Hos­pi­tal Vall D’he­bron (Bar­ce­lo­na). Aho­ra lo si­guen 11 cen­tros sa­ni­ta­rios de va­rios paí­ses eu­ro­peos y EE UU. “No ha­brá una so­la es­tra­te­gia que fun­cio­ne pa­ra to­dos, ni si­quie­ra una tan pro­me­te­do­ra co­mo la te­ra­pia gé­ni­ca”, alerta Mar­ti­nell. “Por eso to­dos de­be­mos tra­ba­jar en múl­ti­ples di­rec­cio­nes pa­ra abor­dar las en­fer­me­da­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.